12/1/18

Sobre la libertad sexual

- El manifiesto contra el "puritanismo" del movimiento #MeeToo traducido aquí:
https://www.letraslibres.com/espana-mexico/politica/defendemos-la-libertad-importunar-indispensable-la-libertad-sexual#.WlZNApWQDQI.twitter

"Sin embargo, es el propio puritanismo el que toma prestado, en nombre de un pretendido bien general, los argumentos de protección de las mujeres y de su emancipación para encadenarlas a un estado de eternas víctimas, de pobres cositas bajo el imperio de demonios falócratas como en los viejos tiempos de la brujería.

De hecho, #MeToo ha generado en la prensa y en las redes sociales una campaña de delaciones y acusaciones públicas de individuos que, sin haberles dejado la posibilidad ni de responder ni de defenderse, han sido puestos en el mismo nivel que agresores sexuales. Esta justicia expeditiva ya tiene víctimas, hombres sancionados en el ejercicio de su oficio, forzados a dimitir, etc., pero cuyo único error fue tocar una rodilla, tratar de robar un beso, hablar de cosas “íntimas” durante una cena de trabajo o mandar mensajes de connotaciones sexuales a una mujer sin que la atracción fuera recíproca."

Yo no creo que el movimiento #MeeToo nos victimice, creo que expone más al agresor que a la víctima, de eso se trata, y creo que nos empodera, que es nuestra forma de defendernos de las agresiones ya sufridas y también de dejar claro que no vamos a aguantarlas más, que no queremos ser víctimas, que estamos aprendiendo a tomar el control y alzar nuestra voz. A mí me parece maravilloso y la forma en que lo han tergiversado me sorprende y decepciona, puedo entender que se tengan opiniones y puntos de vista diferentes o que la forma de actuar y reivindicarlo de unas no les parezca la forma más correcta a otras, pero este manifiesto firmado me parece una exageración para luchar contra un movimiento que solo busca visibilizar y rechazar la violencia sexual contra la mujer,  y también esa violencia que por nimia y leve más se invisibiliza pero que por repetitiva puede hacer daño.

Ante la justicia no es igual una agresión sexual que el acoso sexual, como es obvio, y cómo los medios o las redes sociales se alimenten como hienas de estos movimientos y cómo den las noticias no creo que sea culpa del movimiento feminista, el periodismo y las redes sociales son buitres en busca de carnaza, da igual el tema.

Los hombres que han sido acusados públicamente claro que pueden defenderse y lo hacen en sus redes sociales y en entrevistas y en juicios si se llega a eso, es cierto que en internet se produce un linchamiento hacia estos hombres pero en internet todo lleva a linchamientos, la gente en internet pierde las formas con mucha facilidad, pero todos los casos que he visto de hombres acusados luego ellos han contestado, algunos asumiendo su culpa (Kevin Spacey), otros haciéndose los tontos o negándolo (James Franco, el más reciente), luego algunos de casos más graves son denunciados y condenados, y después del linchamiento en twitter (oh, qué tragedia tan inusual) no pasa nada, ellos siguen trabajando igual aunque hayan sido condenados por violencia de género (Johnny Depp), creo que quien más lo ha sufrido ha sido Kevin Spacey al perder el papel protagonista en House of Cards, se dramatiza mucho pero pocas veces llega más allá de las redes sociales y de ahí el movimiento #MeeToo y su importancia, porque claro que no es lo mismo una agresión sexual que el acoso pero ambas cosas son delito y no hay que ser una mujer puritana para estar harta de soportar conductas inapropiadas o agresiones.

Luego los hombres que tocan rodillas y que roban besos, no es cosa nueva que el acoso sexual en el trabajo sea muy grave y puedas perder tu puesto, estas personas no están en la cárcel, tienen una conducta inapropiada y son sancionados por ello, me parece justo.

"Esta fiebre de enviar a los “cerdos” al matadero, lejos de ayudar a las mujeres a ser autónomas, sirve en realidad a los intereses de los enemigos de la libertad sexual ... en nombre de una concepción sustancial del bien y de la moral victoriana que lo acompaña, que las mujeres son seres “aparte”, niños con rostro adulto reclamando que los protejan."

¿No han podido pensar que precisamente por ganar autonomía y conciencia feminista es que somos capaces de "enviar a los cerdos al matadero"? Que no imploramos que nos protejan, que es nuestra forma de protegernos, de defendernos.

"La ola puritana no parece conocer límite. Se censura un desnudo de Egon Schiele en un cartel, se pide la retirada de un cuadro de Balthus de un museo con el motivo de que es una apología de la pedofilia, en la confusión del hombre con la obra, se pide la prohibición de la retrospectiva de Roman Polanski en la Cinémathèque y se obtiene el aplazamiento de la consagrada a Jean-Claude Brisseau. "

Como esto no se trata de una lucha entre nosotras, o no debería tratarse de eso, ni de ser enemigas, en esta parte solo puedo darles la razón. La sociedad con el feminismo es como un niño aprendiendo a andar, yo misma cuando empecé a considerarme feminista había cosas que entendía mal y estaba muy enfadada así que el feminismo a veces era un aliciente para odiar a los hombres, el aprendizaje y el cambio no puede estancarse e ir hacia delante lleva a mejorar, una parte imprescindible de ser feminista es estar siempre aprendiendo y cuestionando lo establecido. En realidad nunca he odiado a los hombres, pero mi dolor y mi enfado se convertían en un odio hacia todo que nublaba mi juicio, creo que es normal estar enfadada y perder las formas cuando te han agredido tanto, lo malo es estar así toda la vida. Y si como sociedad ya dejamos bastante que desear no me extraña que el feminismo acabe convertido en chorradas como prohibir un cuadro donde una niña enseña las bragas. Pero igual que les parece desproporcionado meter en el mismo saco a violadores y acosadores, lo mismo es mezclar estar chorradas con el movimiento #MeToo. Que eso no es puritanismo, es no tener dos dedos de frente.

"El filósofo Ruwen Ogien defendía una libertad de ofender indispensable a la creación artística. Del mismo modo nosotras defendemos una libertad de importunar, indispensable a la libertad sexual. Hoy estamos suficientemente informadas para admitir que la pulsión sexual es por naturaleza ofensiva y salvaje, pero somos lo suficientemente clarividentes para no confundir coqueteo torpe y agresión sexual."

La libertad sexual no debe basarse en poder incomodar, la libertad sexual debe basarse en el respeto, sobre todo cuando queremos relacionarnos con otras personas, no estamos hablando de activismo político, ni de arte, no es una lucha de poder donde todo vale, estamos hablando de relaciones sexuales y sentimentales, de nuestro comportamiento con las demás personas y lo primero que debemos aprender es a tener educación y respeto, cada persona debe vivir su sexualidad como le plazca pero no debemos violentar a los demás con nuestra libertad sexual, tenemos que convivir en sociedad y tener relaciones sanas y equilibradas.

El feminismo es desde donde se impulsa la igualdad y su base es el respeto, luchamos porque se nos respete y valore, pero no es necesario ser feminista para ser respetuoso con los demás, sean hombres o mujeres, es la base de cualquier relación con otra persona y más si quieres intimar, el salvajismo se quedó en las cavernas, somos personas civilizadas o deberíamos serlo.

La seducción insistente es acoso si ya le has rechazado, si no saben aceptar un no como respuesta no es nuestro problema, conseguir un  a base de acoso y derribo no es un consentimiento real, es forzado y llevándolo al límite (no tan lejano) podría terminar siendo una violación. Esta seducción insistente aceptada se debe a que antes las mujeres teníamos que hacernos las difíciles para no parecer facilonas y quedar como putas, pero ya hemos avanzado bastante en este punto y ahora nuestra libertad consiste en que se acepte como válido nuestro no y que solo necesitemos decirlo una única vez. Y si hay mujeres que todavía se andan con juegos de hacerse las difíciles es su problema, lo que tienen que aprender es a aceptar su sexualidad y la otra parte lo único que debe hacer es aceptar su rechazo sin insistir.

El concepto que tienen algunas personas sobre la libertad me inquieta.

"Sobre todo, somos conscientes de que el ser humano no es monolítico: una mujer puede, en el mismo día, dirigir un equipo profesional y disfrutar de ser el objeto sexual de un hombre sin ser una “zorra” ni una vil cómplice del patriarcado. Puede velar por que su salario sea igual al de un hombre pero no sentirse traumatizada para siempre por un roce en el metro, incluso cuando eso es un delito. Puede interpretarlo como la expresión de una gran miseria sexual, como un no-acontecimiento.

En tanto que mujeres no nos reconocemos en ese feminismo que, al abrigo de la denuncia de los abusos de poder, toma el rostro del odio a los hombres y al sexo. Pensamos que la libertad de decir no a una proposición sexual no existe sin la libertad de importunar. Y consideramos que hay que saber responder a esta libertad de importunar de otra manera que encerrándose en el papel de presa."

Me parece muy bien que quieran dejar esto claro pero, aparte yo creo que nuestra libertad adquirida consiste precisamente en poder defendernos y no tener que soportar ni un ridículo roce en el metro, no porque por un roce vayamos a traumatizarnos sino porque no nos da la gana pasar ni una y es nuestro derecho reivindicarlo, a quien no le moleste ese roce me parece estupendo y a quien le moleste que lo diga y lo grite hasta quedarse a gusto, que ya hemos tenido que guardar silencio durante demasiado tiempo, y no se trata de puritanismo sino de hartazgo.

Puede parecer muy banal pero cuando no es un roce sino cinco al día, y silbidos y "piropos" por la calle, y pitidos de coche, y que te sigan durante unos metros, que te lancen besos... y que te manden mensajes sexuales insistentes, y que te pongan una mano en la rodilla y luego en el muslo y luego un masaje en los hombros y luego ¿qué? ... y así un día, y otro, y otro, y otro día, pues digo yo que infla bastante los ovarios como para que lo que puede parecer una tontería te haga poner el grito en el cielo, a mí no me pasa excepto en ocasiones contadas y casi anecdóticas pero entiendo que las mujeres que sufren esto cada día se quejen, y estos ejemplos son lo mínimo de lo mínimo, intentad poneros en esa situación y pensad lo mucho que puede quemar a lo largo del tiempo, no es grave pero tampoco es una tontería, estoy de acuerdo en que debemos centrarnos más en lo importante pero los casos que se han denunciado públicamente no son tonterías.

Lo del odio hacia los hombres y al sexo ni voy a comentarlo de lo ridículo que me parece, ¿dónde se han dejado la intelectualidad estas mujeres? Porque me parece que estamos "debatiendo" entre personas adultas, que no somos niñas que no saben centrar sus ideas y manejar sus emociones (como he comentado que me pasó al iniciarme en el feminismo), es que me tengo que ofender aquí, que no queramos soportar el acoso o un comportamiento inapropiado no significa que no podamos disfrutar del sexo, no todas las personas expresamos o vivimos nuestra sexualidad de la misma forma.

La violencia sexual nos convierte en presas, defendernos nos hace libres y fuertes.

"Para aquellas de nosotras que han elegido tener hijos, es más sensato educar a nuestras hijas de maneras que estén lo suficientemente informadas y conscientes para poder vivir plenamente su vida sin dejarse intimidar ni culpabilizar.

Los incidentes que pueden afectar el cuerpo de una mujer no alcanzan necesariamente su dignidad y no deben, por duros que a veces sean, hacer de ella una víctima perpetua necesariamente. Puesto que no podemos ser reducidas a nuestro cuerpo. Nuestra libertad interior es inviolable. Y esta libertad que atesoramos no existe sin riesgos ni responsabilidades."

No somos eternas víctimas por sufrir una agresión, ni por luchar para no volver a sufrirla nosotras ni ninguna mujer, ni por no querer olvidarla, ni por no querer quitarle importancia, creo que nuestra lucha es por trasladar la culpa de nuestros hombros a los del agresor y no hay que infravalorar esa lucha, si tú eres una súper mujer que nada la perturba me parece envidiable y admirable, pero deja mucho que desear esta superioridad de mirar a las demás por encima del hombro y decirles "venga, supéralo, no es para tanto, deja de ser una víctima, te quejas demasiado". La sociedad es estúpida y mediocre, el periodismo es una nido de víboras, internet es el reflejo de nuestra inhumanidad y egolatría, y estoy a favor de criticarlo y poner control, pero las mujeres que han sufrido no son débiles, ni mártires, ni puritanas, están aprendiendo a defenderse y nadie debe interponerse en su camino.

No hay que frivolizar con las nimiedades, es cierto, porque puede afectar a los casos verdaderamente graves, y a estos me refiero cuando me pongo tan intensa porque me lo tomo como algo personal y por ahí no paso.

Los movimientos feministas no son culpables del uso que hacen los medios e internet de estos temas y claro que hay que plantar cara también cuando lo tergiversan y exageran intentando sacar carroña y hay que dejar las cosas claras para lo bueno y para lo malo y debemos preocuparnos por ello, por eso partes de sus quejas me parece correctas, pero cuando atacan a otras mujeres y su comportamiento no puedo estar de acuerdo.

Dentro del feminismo es esencial debatir y escuchar diferentes opiniones pues nunca vamos a estar todas las mujeres del mundo de acuerdo en todo, pero es totalmente innecesario luchar unas contras otras por un supuesto feminismo mejor que otro, y este es uno de los mayores lastres que arrastramos.

Espero haber expresado bien lo que pienso y si surge algo que aclarar escribiré sobre ello.

Lo último que quiero dejar muy claro: el feminismo no es un lucha contra los hombres, sino contra las agresiones hacia las mujeres.