27/10/16

Sobre las denuncias falsas


Enlaces sobre el caso de denuncia falsa que tiene indignados a todos los machistas de España:
- Primera noticia, agresión y denuncia de la mujer -
- Segunda noticia, denuncia falsa - Segunda noticia en otro periódico, aunque igual -

Lo importante: (sacado de la primera noticia)

"La abogada recuerda que el presunto agresor, que pasará mañana a disposición judicial por este caso, ha estado implicado en múltiples detenciones y entradas en prisión por quebrantar "entre cinco y siete veces" la orden de alejamiento que pesaba sobre él"."Cada vez que sale de prisión se repite la misma historia"  , dice Esteban que añade que siente "una impotencia y una frustración tremenda" por el caso.

La letrada además ha reprochado que no se proteja a su cliente: "Ella denuncia pero no la protegen". A su juicio, "existe un riesgo vital evidente" y señala que el supuesto autor está obsesionado con ella: "Le hace la vida imposible, le escribía cartas desde la cárcel amenazándola a ella y a su hijo, de 12 años. Incluso amenazaba a su familia por Facebook y llegó a colarse en su domicilio cuando ella no estaba", relata la letrada. "Señoría, como lo deje libre vamos a salir en los medios de comunicación. Va a acabar con la vida de mi hija y de mi nieto", declaró aterrorizada la madre de la víctima este lunes. Lo hizo ante el juzgado de violencia de género en el que ese mismo día tuvo lugar una vista a petición del abogado del detenido, que reclamaba su libertad: llevaba tres meses en prisión provisional y no se había fijado fecha para un juicio. Pero, a pesar de que la acusación y la fiscalía pidieron su retorno a prisión, el titular del juzgado aceptó la solicitud del representante legal del presunto agresor."

VARIAS DETENCIONES, ÓRDENES DE ALEJAMIENTO QUEBRANTADAS, 
AMENAZAS DE MUERTE, "ELLA DENUNCIA PERO NO LA PROTEGEN"  

Parece que toda la gente super indignada con este caso y esta mujer ni siquiera leen la noticia entera, es cierto que esta última vez ha sido una denuncia falsa PERO los que se llenan la boca con "presunción de inocencia, pobre hombre, blablabla" no se han enterado de que este pobre hombre ha estado en la cárcel repetidas veces por maltratar a esta mujer, que ha quebrantado varias órdenes de alejamiento, que la ha acosado y amenazado de muerte, que ha reincidido y estaba obsesionado con ella, pero sí, pobre hombre. No pobre mujer por estar desesperada y aterrorizada, por tener que llegar a hacer algo así, por tener casi la certeza de que van a matarla y que nadie hará nada por evitarlo, por estar tan sola y abandonada, por denunciar y que no sirva para nada, por ser ahora la mujer más mala del mundo por haber tenido que mentir para sentirse a salvo. Qué terrible mujer ¿verdad? Maldita mentirosa. ¡Gritad! ¡Gritadlo! Tal vez así podáis hacerlo real, enmascarar con una denuncia falsa lo que ha sido la necesidad de sobrevivir en un mundo que permite que nos asesinen. Yo no voy a juzgarla, mentir está mal, que un maltratador reincida y siga entrando y saliendo de la cárcel y nadie quiera proteger a esa mujer para que pueda vivir tranquila es mucho peor.

POR FAVOR, diferenciemos entre una denuncia falsa en la que todo es mentira y el hombre es inocente, que lo juzgo durísimamente y nos perjudica muchísimo, de una mujer maltratada que denuncia y no consigue ayuda y como último acto desesperado exagera una agresión.

Sigamos con lo importante: 
- Enlace a una lista de muertes por violencia de género, asesinatos de mujeres, feminicidio -

Cifras oficiales: 35 mujeres asesinadas en lo que va de año
Mujeres asesinadas que habían denunciado: 12
Mujeres asesinadas con orden de alejamiento: 5

Además de 7 mujeres asesinadas por familiares y 5 ejerciendo la prostitución, pero estas no cuentan en las cifras oficiales. También aparecen los hombres asesinados (5) por conexión con la violencia machista.

Me gustaría recordar lo poco que se menciona la cantidad que debe haber de mujeres que nunca llegan a denunciar el maltrato que sufren o haber sido violadas/acosadas sexualmente, y si ya las cifras son desorbitadas no me quiero ni imaginar cómo serían si todas nos atreviéramos a denunciar, y lo digo porque yo soy la primera que ha sufrido X violencia y no lo ha denunciado.

"La memoria que se presentó el pasado mes de septiembre revela que ha habido 129.292 denuncias por violencia machista en 2015, de las cuales solo el 0,0015% han resultado ser falsas." - eldiario.es -

La violencia de género, las denuncias, las agresiones, son temas tan sensibles y complejos que montar un circo con ellos solo sirve para banalizarlos y no debemos permitirlo, es una lacra social muy seria para mujeres y para hombres también. Ojala pudiéramos mirar cada caso individualmente (sobre todo en los "falsos" hay que mirar con lupa los detalles, como en este caso), ojala las mujeres que denuncian y saben que están en peligro fueran debidamente protegidas y siguieran vivas, ojala la sociedad y la política nos tomara en serio, y ojala los hombres se indignaran tanto con cada caso de asesinato/agresión machista como cuando hay una denuncia falsa, pero claro, lo primero sucede continuamente, por lo otro solo tienen que indignarse muy fuerte un par de veces al año.

Si no denuncias no puedes quejarte, si denuncias no te protegen, si exageras/"mientes" por miedo te conviertes tú en la mala. Lo único que queda claro es que las mujeres no tenemos ningún camino seguro y sencillo a seguir cuando vivimos estas situaciones, y que siempre van a juzgarnos. Así que yo a las mujeres solo tengo que decirles una cosa: VIVID, sea como sea, contra quien sea.

Y a los hombres recordarles que no somos enemigos, las mujeres luchamos contra los maltratadores y asesinos, contra el machismo que nos perjudica, no odiamos a todos los hombres, y me causa profunda tristeza ver que cuando una mujer es puesta en el punto de mira por exagerar o mentir o cometer un error parece que muchos hombres se alegran de que caigamos bajo, de que no siempre seamos las buenas, de que fallemos, pero no es una competición de sexos, parece que os venza el orgullo masculino (sin sentido) por nuestras derrotas y una especie de egoísmo colectivo en contraposición a nuestra lucha feminista porque os lo tomáis como algo personal contra vuestra masculinidad pero es a nosotras a quienes nos matan, no lo olvidéis. El "not all men" no sería necesario si no siguiéramos siendo asesinadas/maltratadas/violadas, así que mejor enfoquémonos en lo importante.


25/10/16

Alejandra, tienes mi voz



(Libro: Cartas de Alejandra Pizarnik a León Ostrov. 
Si queréis leer más páginas sueltas en mi twitter hay más fotos)

22/10/16

Pleurs

El odio me devuelve la mirada
tras unos ojos azules ahogados
y no puedo soportar mirar
a la bestia que más daño me ha hecho
de todas

Me golpeo con lágrimas
hasta deformarme el rostro
y olvidar que soy la creadora de tormentas
la dama de gris y llanto
la piedra que me abraza y no me deja escapar

el último abrazo que me queda

acerco las rodillas al pecho
y me consuelo
diminuta

nada quedará



20/10/16

Potenciales agresores

Voy a ser clara y directa para explicar por qué todos los hombres SÍ son potenciales violadores: desde que a nosotras -las mujeres- se nos educa para protegernos y desconfiar y tener miedo a vosotros se os convierte en potenciales violadores-agresores. No es invención ni culpa nuestra, es la sociedad quien os representa, luego que lo seáis o no es una decisión únicamente vuestra. Sé que suena muy duro y no significa que todos los hombres sean violadores, no voy a decir de nadie lo que es o lo que no es, no digo que por ser hombre y tener pene seas un violador o un potencial agresor, el matiz que quiero darle es el nuestro, es desde fuera, es el de la sociedad en la que crecemos las mujeres.

Jono Dry© – Brothers

No somos las feministas ni las "feminazis" quienes convertimos a los hombres en potenciales agresores, es la sociedad, incluso los mismos hombres cuando educan a sus hijas y a sus hijos de forma diferente y les inculcan muchas cosas menos el respeto y la igualdad, aunque creo que la educación está en desuso y tampoco han sabido nunca hacerlo bien, por eso todo lo que nos rodea nos influye. Y sí, estoy generalizando, y diréis "no todos los hombres son violadores o agresores" y es verdad pero no estoy hablando de eso, hablo de lo que representan no de lo que son porque eso solo lo saben ellos mismos: si son capaces de hacer daño o no, lo que nos atañe a nosotras es una cosa: desconfiar de toda persona -hombre- no conocido, y cuando crecemos aprendemos también a desconfiar incluso de quienes creemos conocer. No todas tienen esta desgracia pero sí muchas, demasiadas.

Y diréis los hombres "no es mi culpa porque YO no he hecho nada", no es tu culpa, "no es mi problema", bueno, depende de lo que quieras implicarte con la sociedad y con las mujeres, porque lo que sí pasa cuando cada semana hay una o varias noticias de que una mujer ha sido agredida, violada, golpeada, acosada, asesinada, por su novio, por su amigo, por su vecino, por su profesor, por su marido, por su ex pareja, por una cita de internet, por el chico guapo que no necesita violar, por el chico simpático inofensivo... lo que ocurre cuando cada semana hay una noticia de estas es que para nosotras cualquier hombre se convierte en un potencial agresor porque el violador, el maltratador, el asesino, no llevan un cartel en la frente que dice "peligro", porque nos han hecho daño personas que conocíamos, porque se han propasado desconocidos, porque nos sexualizan y nos deshumanizan y nos culpan. Cuando se nos educa para no hablar con desconocidos -hombres-, no aceptar bebida ni comida de desconocidos -hombres-, no estar a solas con desconocidos -hombres-, no ir solas por la noche y si nos cruzamos con hombres tener cuidado, cambiar de acera, acelerar el paso, fingir que hablamos por teléfono, tener las llaves en la mano por si tenemos que defendernos... cuando se dice de una mujer que ha sido asesinada por un hombre "vaya, es que no le conocía, si se ha metido con él en una casa pues estaba claro lo que podría pasar" es la sociedad quienes los convierte en potenciales agresores y a nosotras en potenciales víctimas, son los propios hombres quienes juzgando e infravalorando a las mujeres agredidas se desprecian a sí mismos. Nosotras lo único que tenemos que hacer es aprender a tener cuidado y desconfiar. Y cuando ya te han agredido una vez, a desconfiar de todos siempre.

Y podéis decir, tampoco son tantas las mujeres violadas o agredidas pues yo no conozco ninguna, un argumento muy lógico, porque claro, nosotras también llevamos un cartel en la frente que pone "víctima" y nos encanta hablar de ello, de hecho nada más presentarnos decimos nuestro nombre y la agresión que hemos sufrido. "Hola, me llamo Tamara, y soy víctima de maltrato. ¿Tú que tal?" todas vamos así por la vida. Es estúpido. Y también podéis pensar, que te lo haya hecho uno no significa que te lo vayan a hacer todos porque no todos son agresores, ya, pero yo no sé cuál puede o no serlo, no sé quién va a ser el próximo agresor con el que cruce, solo estoy casi segura de que sucederá, y mejor prevenir que curar.

Lo que quiero decir, por si no ha quedado claro, es que si yo me cruzo por la noche con un hombre, los dos solos por la calle y no hay nadie más, un hombre que sabe que no va a hacerme daño, yo no lo sé e instintivamente sentiré miedo o -no tan exagerado- me sentiré a la defensiva, me pondré alerta, mi cuerpo se tensará ligeramente, aunque solo sea por un segundo me fijaré en él y pensaré ¿me hará daño?, y eso nos sucede a casi todas, y por eso son potenciales agresores.

Trash Riot© – Crashing Waves

Y parece que tengamos que decirlo con cuidado para no ofender, pero si algún hombre se ofende no es con las mujeres con quien tiene que pagarlo, ni con las feministas, sino con los otros hombres, los que le convierten en un potencial agresor. Y aquí digo yo "no es mi problema" si te molesta, debería importarte más que tu ego lo que a nosotras nos hace sentir así de desprotegidas, porque somos nosotras las que no estamos a salvo, tu ego no sangra, nosotras sangramos.

Tampoco digo que tengáis que ser mártires por lo que hacen otros hombres, pero sí que tenéis que ofenderos menos y escucharnos-entendernos-apoyarnos más, o al menos no ser un obstáculo porque no podáis poneros en nuestro lugar. Empatizar así es complicado, lo sé, pero es el único camino. Los hombres tenéis un hueco en el feminismo pero ya está creado, debéis amoldaros a él, no intentar modificarlo a vuestro antojo. El feminismo es de las mujeres y nuestra voz es la principal, incluso cuando nos equivocamos, porque lo hacemos, incluso cuando perdemos las formas, porque es inevitable, y podéis dudar y debatir con nosotras y nos ayudaremos mutuamente para mejorar pero no podéis descartar ni infravalorar nuestra voz como si no tuviera suficiente valor.


* Este artículo de Locas del coño está muy bien sobre el tema: ¿Son los hombres violadores en potencia?
* Imágenes cogidas de esta web: http://www.enkil.org/

18/10/16

Vivir

Que nadie se engañe, no hemos nacido para vivir libres, estamos aquí para ganarnos nuestra vida. No hemos pedido vivir, no hemos elegido nacer, pero tenemos que ganarnos la vida que nos ha tocado. Como sea, lo principal en tu vida es ganarte tu derecho a estar vivo, ganarlo con esfuerzo y dedicación y perseverancia, ganarlo cuando estás cansado, ganarlo aunque no sepas qué sentido tiene, ganarlo aunque no sepas qué quieres hacer contigo mismo pero el mundo nunca deja de exigir, ganarlo como eje de tu vida que al final es de todos menos tuya. Ganarse la vida para los demás, para la aceptación de los demás, para contribuir a la sociedad y ser útil, ser digno alimento para la bestia. Somos como animales encerrados en un zoológico, gánate la comida, gánate la jaula, divierte a los visitantes, o muere, te sustituirán otros. Nuestra vida tiene el precio de nuestro salario. Disfrutar la vida, sentirla, saborearla, vivirla libres, será exclusivamente nuestro hobby, excepto para los privilegiados, e incluso ellos -la mayoría- viven también en sus jaulas, la única diferencia es que las suyas son de lujo, con vistas al cielo y el olor del mar. 

Y no seáis una carga ¡¡que estáis vivos, joder!! tenéis que complacer a mucha gente, no seáis egoístas. 



16/10/16

Dos soledades (relato)

Sus ojos, como dos universos siendo consumidos por los agujeros negros de sus pupilas, me observan, consumiendo cada estrella, cada gota de luz, los gritos de incontables muertes que no tenían escapatoria, condenados a un bucle de destrucción tras cada parpadeo, tan ligero como la bruma, tan letal como el veneno.

No soy capaz de asegurarme a mí misma que solo sea una mirada, me siento atrapada y confusa. Temo respirar, temo moverme, temo provocar a esta fuerza salvaje que me observaba, que me traspasa con su mirada, que me acaricia por dentro de la piel con ella; siento su calor como lava derramándose por mis venas. Le observo, intuyo una silueta masculina entre la oscuridad y las sombras que le rodean y le acarician entremezclándose, parece incontenible. Siento mi alma temblar de miedo a la vez que empuja contra mi pecho por el deseo de ser absorbida por esa mirada, pero la inmovilidad me contiene de huir o lanzarme a los brazos de la muerte.

¿Estoy soñando? ¿Estoy muerta ya? No hay nada más que oscuridad a mi alrededor y él, más denso, más profundo, como un diamante tenebroso que destella oscuridad propia ondulando como el reflejo de la luna sobre el mar. No hay nada más, ni una respiración entre mis labios, no siento nada más allá de su mirada, apenas recuerdo mi nombre si consigo esforzarme. ¿Cuánto tiempo llevamos mirándonos? Solo siento ligeramente la oscuridad contra mi piel, como una sensación indescriptible de algo que es todo y no es nada al mismo tiempo. Así que estoy muerta.

- Solo estás soñando, tu cuerpo sigue en tu cama, tu consciencia está aquí conmigo.

La voz retumba dentro de mi cabeza, el susurro de una voz grave y forzada como si hubiera sido olvidada. Mis ojos consiguen huir del hechizo de su mirada al notar una ligera sonrisa en su rostro, tras una ondulación de sombras. Intento mover los labios pero no responden así que solo pienso, si está en mi mente podrá escucharme. ¿Eres real?

- Soy tan real como el universo, con tu carne, como todo lo que existe tenga o no forma, tenga o no nombre.
- ¿Por qué estoy aquí? – Me alegro de no tener que usar la voz y exponerme con el temblor del miedo.
- Por el único motivo por el que existe y sucede cualquier cosa, porque yo lo quiero.
- No lo entiendo. – Siento mi mente también a oscuras.
- Pero hay cosas que sí entiendes, no me has preguntando qué soy.
- Lo eres todo. – Mi mente se estremece al pronunciarlo.

Observo sus labios moviéndose, expandiéndose lentamente de la sonrisa a una mueca, como un depredador relamiéndose. Y la oscuridad empieza a moverse, se acerca hacia mí como dejándose arrastrar. O tal vez no necesite moverse y sea a mí a quien arrastra hacia él, tal vez es el universo entero lo que mueve a su antojo. Cuanto más se acerca más consciente soy de su cuerpo y de las volutas de humo que desprende y se pegan a mi piel como una caricia fría, gélida, helada, que me duele y me calma. Solo entonces consigo ser consciente de mí misma y de mi cuerpo desnudo siendo cubierto por su oscuridad.

El frío aumenta y se convierte en esquirlas de hielo clavándose en mi piel pero cuando noto su cuerpo pegarse al mío, por fin, su piel contra la mía, tan real como mi miedo convirtiéndose en deseo, consigo dejar de sentir dolor. Fuego de tinieblas me calienta desde fuera hacia dentro, desde cada centímetro de cuerpo pegado al suyo hasta las entrañas y rincones de mí misma que no conocía. Pero solo me roza y no puedo moverme, no puedo apretarme contra él y buscar el escondite perfecto en cada centímetro de su piel. Mi consciencia desfallece, anhelante, desesperada, animal. He olvidado por completo mi nombre y siento que si se aleja me descompondré en pedazos y moriré. Y si no lo hace puede que también muera pero no me importa.

- Llevo demasiado tiempo solo, lo siento. – No me importa la tristeza que brilla en su mirada, solo necesito calmar este dolor palpitante, casi no escucho su voz entre mis quejidos. – Tienes que darme permiso, entrégate a mí.

Tengo que pensar, sé que hay algo que tengo que decir, calmará el dolor, piensa, piensa. Siento miedo, te odio ¿Qué me has hecho? ¿Por qué necesitas permiso si el universo es tuyo? Solo es un juego, solo quieres humillare, sádico, pobre Dios solitario entre humanos que pierden la fe. Calma mi dolor, te necesito, no me destruyas. En medio de la espiral de dolor y locura consigo encontrar las palabras que necesita. Mis labios se mueven al pronunciarlas, mi voz se extiende por el infinito como una promesa eterna, como una condena.

- Soy tuya.

Tal vez se consuele pensando que si tiene mi permiso podrá hacer conmigo lo que quiera y sentirse en paz consigo mismo pase lo que pase. Porque tras la niebla de mi mente, tras la locura y el deseo, tras su mirada, tras mi consciencia confusa, tras mi aceptación por desesperada necesidad, siento el peligro como un ser más que nos acompaña.

Y mis palabras liberan a la bestia. Un rugido retumba en su pecho y antes de que pueda gritar su boca se apodera de mis labios y me invade su lengua. Es más cálida de lo que imaginaba y dulce, su saliva es como almíbar. Se bebe mis gemidos mientras sus manos acarician todo mi cuerpo y otras bocas reclaman mis pezones entre sus dientes y una lengua me recorre entre las piernas. Debería sentir terror pero por un segundo que se expande me siento a salvo calmando el dolor con placer. Me abraza y me besa por todo el cuerpo a la vez y sus gemidos hacen vibrar la oscuridad que nos rodea, que nos engulle, también la noto entre mis piernas y entrando en mi boca con su lengua. Lo respiro, me posee, me inunda, saboreo su poder, la vida y la muerte, y mis lágrimas. En el instante que entra dentro de mí sé que nunca volveré a estar completa sin él.



* relato inspirado en Los cien mil reinos de N.K.Jemisin
* no aseguro que tenga continuación

15/10/16

Dos reseñas de N.K.Jemisin

Los cien mil reinos

Primero lo leí hace cinco años y recordaba que me gustó mucho. Entonces mi ritmo de lectura era más lento que ahora y su pequeña trama política se me hizo pesada porque yo quería estar todo el rato en la acción (creo que a veces no nos gustan los ritmos lentos porque siempre vamos con prisa) pero he guardado durante todos estos años un gran recuerdo de este libro, y sobre todo por uno de sus personajes secundarios. Así que decidí leerlo otra vez, algo que llevaba un tiempo pensando, y un domingo después de desayunar me acomodé en la cama con el libro, ese mismo día a la una y media de la mañana terminaba de leerlo.

Tendría que haber tenido más calma y paciencia, había muchísimas cosas que había olvidado, el libro era casi nuevo para mi memoria, pero mientras lo redescubría me llegaba algún recuerdo de algo que estaba casi segura de que iba a pasar y no podía dejar de leer, tal vez no es tan adictivo como lo describo pero con las ganas que le tenía y los buenos recuerdos para mí lo ha sido. Pero si de algo estoy segura es de que como libro de fantasía tiene el cielo ganado. Y de otra cosa estoy segura, no es tan malo tener una memoria horrible porque puedes volver a disfrutar de libros que sabes que te van a encantar, y a veces yo necesito eso, por muchos libros maravillosos y nuevos que haya por descubrir yo necesito algo que solo uno conocido puede darme: seguridad y confianza para momento en los que necesito un ancla.

Los cien mil reinos nos narra la historia de una chica que tras quedarse huérfana es convocada por su abuelo, el rey -no coronado- del mundo, para nombrarla heredera al trono. Y cuando un Arameri pide algo solo puedes obedecer, así que Yeine deja su hogar para ir al Cielo -ese maravilloso castillo que vemos en la portada- y enfrentarse al destino que quieran designarle. No tardará en darse cuenta de que lo único que podrá hacer allí será sobrevivir.

Los cien mil reinos nos habla de un mundo mágico controlado por los Arameri, de una lucha por sentarse en el trono del mundo con el mayor poder de la tierra, de la historia de tres dioses que crearon el universo, de una guerra entre esos dioses y lo que ha quedado de ellos: un dios vencedor, una diosa asesinada, y un dios derrotado y castigado con sus hijos a la esclavitud de los humanos. Y Yeine, como buena protagonista, tendrá un papel fundamental que ni ella misma conoce hasta la mitad de libro donde todos los secretos empiezan a destaparse y se pone en marcha la cuenta atrás.

Es un lectura muy ágil y sencilla, incluso la pequeña trama política que en realidad no tiene mucha importancia pero supongo que Jemisin intenta dotar de profundidad y realidad al mundo que ha creado con su política, sus religiones, sus leyendas y su magia. No es nada enrevesado así que entras en la historia y te mueves a través de ella muy fácilmente. Lo más importante son sus personajes y sus historias y creo que Jemisin los ha creado muy bien. Los Arameri son despiadados, Yeine es ingenua en su mundo pero aprende rápido y es fuerte; será arrastrada por la obsesión de descubrir quién asesinó a su madre y cómo sobrevivir a su familia, y destacaría a dos dioses: Nahadoth, el Señor de la Noche, condenado y esclavizado, débil de día, salvaje de noche en la oscuridad que le da poder pues él es la oscuridad, siempre terrorífico. No te atrevas a susurrar su nombre en la noche porque puede aparecer. No te enamores de su belleza porque te destruirá. Aunque los Arameri tengan a los dioses controlados, con la correa apretada al cuello, a veces alguien comete un error con ellos, al darles mal una orden y usar mal la magia, y los errores con los dioses se pagan con la muerte. Pero no seré yo quien les culpe de su odio y su brutalidad, han sido esclavizados, son torturados por humanos que tienen un poder que no les corresponde, yo también estaría enfadada. El Señor de la noche es una fuerza brutal contenida, como un animal enjaulado, y como personaje tiene una fuerza impresionante porque con lo poco que sale te seduce con su oscuridad y su peligrosidad desde la primera vez que aparece, es un personaje maravilloso. Luego está Sieh, uno de sus hijos, que conserva la apariencia y esencia de un niño, es inquieto, juguetón, travieso, muy cariñoso, tierno, un poco manipulador, casi olvidas que es un dios más viejo que el mundo, le da luz a la historia cada vez que aparece, es imposible no quererle. Y otra cosa que podría destacar es cómo describe física y sensorialmente a los dioses (porque no siempre tienen forma física definida y son mucho más que eso) y te lo imaginas a la perfección.

El final me sorprendió, me gusta que me sorprendan. Voy a empezar el siguiente con muchísimas ganas, aunque no creo que aparezca Nahadoth, la historia cambia de personajes, pero la ilusión me puede.


Los reinos rotos 

Todo ha cambiado desde el final del anterior libro, este continúa diez años después. Los hijos de los dioses ya no son esclavos pero tampoco son completamente libres, tienen normas que seguir para la protección del mundo humano, y ahora es Itempas quien ha sido castigado por sus pecados a vagar por el mundo como un humano hasta que el dolor y la furia de Nahadoth sean compensados. Tampoco es que esto sea un gran spoiler, los libros suelen acabar bien después de las tragedias y de que los protagonistas lo pasen muy mal, el final del libro anterior merece la pena si no lo has leído incluso sabiendo que lo consiguen porque realmente eso ya lo sabemos siempre, lo que no sabemos es cómo o a qué precio y eso es lo interesante.

La protagonista de este libro es una mujer muy especial, se llama Oree y lo más destacable de ella es que es ciega y lo único que puede ver es la magia como colores que cambian de intensidad y de forma según se use, tal vez por ese poder que le permite ver a los dioses -pues están formados por magia pura- es que se siente atraída por ellos y se rodea de hijos de los dioses, a veces queriendo y a veces sin poder evitarlo, pues pueden esconderse de ella. Y un día, en su apacible vida, aparece en el callejón de su casa un hombre tirado entre la basura, debería haberlo dejado allí pero ella siempre intenta ayudar a quien lo necesita y se siente irremediablemente atraída por el peligro. Y ese hombre, silencioso y huraño, peligroso más para sí mismo que para los demás, empieza a hacerse un extraño hueco en su vida.

Hasta que aparecen los problemas, alguien asesina a una hija de los dioses, pero se supone que ellos no pueden morir, y es Oree quien encuentra el cadáver, un cadáver al que le han arrancado el corazón, el primero pero no el último. Y empieza la marcha atrás hasta encontrar al culpable y que la furia de Nahadoth no arrase el mundo donde están asesinando a sus hijos, les concede treinta días antes de actuar él mismo. Por desgracia no veremos a Nahadoth, pero sí la vemos a Ella intercediendo por él y es maravillosa. Y Sieh aparece unas cuantas veces aunque está muy cambiado, pero claro, con los demás no se comporta como lo hacía con Ella y ahora es libre con todo su poder.

En este libro tratan mucho el tema de las religiones y la adoración a los dioses pues ahora hay muchos y el mundo también es libre de elegirlos, y profundiza en la fina y oscura línea que separa religión de secta peligrosa, la ambición, la creencia de poseer la verdad absoluta, el ansia de poder disfrazado de culto. Y lo peligrosa que puede llegar a ser la magia.

Al principio se me hizo la lectura un poco más lenta, muy introductoria, aunque tampoco tenía mucho tiempo para leer y si no puedo sentarme y estar al menos dos horas leyendo una novela se me atascan los capítulos y me cuesta hacerme a ella, puede que sea más problema mío que del libro, no sé. Pero también es cierto que leer a Jemisin es una delicia, que pasas las páginas sin darte cuenta, y cuando llega la acción es un no parar de ritmo y en ese momento me leí la mitad en un solo día. Y como siempre destaco sus personajes por encima de todo, aunque sus historias también son muy interesantes con el equilibrio justo entre lo predecible y las sorpresas -que siempre las consigue-, y además en este ha tratado muchísimo mejor el eje de las religiones/sectas que en el anterior la política. Me ha encantado Oree y su bondad y su fuerza, a veces más temeraria que valiente. Me ha gustado muchísimo el personaje de Itempas porque no me ha terminado de caer bien durante toda la lectura y así es justo como debe ser, porque es un dios torturado por su propia mente que ha cometido el peor de los pecados y ha estado solo muchísimo tiempo, odia a los humanos y no los entiende y se odia a sí mismo, le puede el orgullo, un personaje así no puede cambiar ni en trescientas páginas y no va a caerte bien porque es un capullo, pero tampoco es malo del todo, a veces vislumbramos su frágil y diminuto corazón y en esos momentos sentí pena por él, incluso con el horror de sus actos y su dura personalidad sentí pena por él y hasta ternura al final, justo al final. Eso me ha encantado.

Y el final otra vez me ha sorprendido y esta vez me ha roto un poquito el corazón, perfecto.



La editorial me ha contestado por twitter que no tienen planeado publicar la tercera parte (final) de esta saga pero aun así los recomiendo, Los reinos rotos tiene un final que puede quedarse ahí, sin más, aunque quede abierto pero en cada libro su historia termina solo que deja una puerta abierta para el siguiente. Y espero que, como mínimo, traigan más libros de esta autora porque me gusta mucho.

Voy a tener que aprender inglés solo para poder leer más libros.

13/10/16

hay una nana en la tormenta para la niña animal que aúlla poemas


caen las manos decapitadas
hacia los espejos de invierno
y el grito se quiebra

huyen las lágrimas a contracorriente hacia la oscuridad del párpado
para no ser bebidas por la caricia
y ensuciadas por el invierno que no respeta la humedad

caen las manos disecadas
como poemas lanzados a la soledad
de la loba muda

huye antes del llanto
niña
o dormirás
dormirás
dormirán
tus pulmones
como los pétalos de las flores
tras la tormenta