28/7/16

Cold in hand blues

Alejandra escribe:

y qué es lo que vas a decir
voy a decir solamente algo
y qué es lo que vas a hacer
voy a ocultarme en el lenguaje
y por qué
tengo miedo

Blue escribe:

Alejandra, Alejandra, Alejandra...
en los espacios entre las letras de cualquier palabra desgastada
en los precipicios dentro de las letras que escondemos con tinta y versos
en los pozos de garganta de lobo hambriento en los puntos finales.
Podemos escondernos.

Tamara dice:

- Yo también tengo miedo. Escribo.


23/7/16

Escribe, escribe y ensancha el alma



Para escribir poesía necesito alimentarme de la tristeza o de la rabia. Pero para escribir prosa largo y tendido necesito paz y bienestar emocional o me bloqueo, como empujón puede servir a veces un poco de rabia pero leve, si me siento mal soy incapaz de escribir más que versos. Curioso. Mi humor ciclotímico me permite oscilar entre la poesía y la prosa, en un temerario baile al borde del precipicio con unas vistas preciosas.


16/7/16

Cambiemos humanidad por barbarie (2)

¿Sabéis que atacar significa matar gente?
¿Sabéis que las guerras matan gente?
¿Sabéis que los drones matan gente?
¿Sabéis que lanzar bombas mata gente?
¿Sabéis que nuestros países van a guerras en nuestro nombre y mandan drones en nuestro nombre y lanzan bombas en nuestro nombre?
¿Sabéis que para ellos...
- los otros, los que ven nuestra lluvia de bombas y a sus familias asesinadas -
...nosotros solo somos también gente?



Cambiemos humanidad por barbarie (1)

Creo que os pone cachondos llorar
sobre fotos de cadáveres de niños
asesinados
y gritar de horror en ciento cuarenta caracteres
y seguir lanzando bombas  fuera de casa
para que mueran más niños  en todas partes
y culminar vuestro perturbado orgasmo

la humanidad eyacula sangre
llora sangre
bebe sangre
pero solo sangra petróleo.





15/7/16

No es un jodido poema

Ahora lloramos otra vez, hijos del primer mundo, hijos de Europa, lágrimas de diamante
hijos que odian a sus hermanos
hijos que asesinan a sus padres  
hijos que se miran al espejo y deforman el reflejo
hijos con la cabeza muy alta, la lengua muy larga, el cerebro muy pequeño, y las manos escondidas

No conocéis la sangre de la guerra
de los drones que lanzan bombas ciegas
en hogares que no nos pertenecen
en los cuerpos de sus niños indefensos
sus hijos
sus madres
sus hermanos
sus cadáveres arropados con sábanas sucias
mientras peinamos nuestro sedoso cabello
y hacemos la compra al salir de trabajar
nos damos un capricho de chocolate
y hacemos el amor
sin conocer el miedo
expertos en odio e ignorancia

No oléis la sangre que mancha vuestras manos limpias de mugre y muerte  
NO INOCENTES, SOLO MENTIROSAS
hasta que la venganza
arrastrada por la locura y la maldad que no nacen de la nada
la hace gotear de vuestros propios cuerpos
NO INOCENTES, SOLO COBARDES

cobardes llenos de odio y sangre
que ahora gotea en armonía con la de sus hermanos

y nadie aprende
que hay que dejar de odiar
para secar el mar de sangre

que la guerra solo se termina
dejando de matar
o aniquilándonos a todos.

Lágrimas de escupitajo es lo que de verdad somos
libre de culpa ya no queda nadie


13/7/16

No es un poema

Cómo espero escribir un poema
si me cuesta mover los dedos
a través de esta bruma de apatía
ni me peino ya con estos muñones
soy una leona enjaulada en silencio
si tras despertar he mirado el techo durante diez minutos
y no he encontrado ningún motivo
para levantarme
el metro huele a sudor, a cuerpos hambrientos, a esclavitud
mi oficina está en un primer piso y es como escalar una montaña
si llevo una hora removiendo el café
mirando la página en blanco
queriendo solo acurrucarme bajo ella
y desaparecer
llaman al timbre, abro, sonrío, reparto los paquetes
sigo contabilizando, me siento como una mala actriz
frente a las cámaras de vigilancia
los hilos sádicos nunca dejan descansar al títere
tengo que comer
tengo que pagar las facturas
tengo que trabajar
lo que no necesito alimentar
es la profundidad que empequeñece
entre la garganta y el estómago
abandonándome
donde el deseo se convierte en tinta, en grito, súplica, oxígeno
donde somos inocentes y la fantasía puede cambiar el mundo
donde está mi hogar
construido con mis propias manos
y soy diosa, dueña de la palabra
de la luz de las estrellas
en esta eterna cálida noche de terciopelo
qué le importa a nadie
si el cuerpo sigue moviéndose aunque quede vacío por dentro

si el silencio es compensado con ruido ruido ruido ruido
ruido ruido ruido
ruido

llaman a la puerta, sonrío
cierro la página en blanco
sigo contabilizando