30/6/16

Mi conclusión tras las elecciones 26J


Tras el desastre, la debacle, la locura transitoria colectiva. Tras la victoria del miedo, la apatía, la desilusión, la desesperanza, la manipulación, la ignorancia....

Claro que Pablo Iglesias ha cometido errores y ha llevado a cabo estrategias que no le han funcionado, claro que Pablo Iglesias no es perfecto ni Podemos es como nos gustaría a todos y cada uno que fuera, pero yo creo en ellos, creo en su ideología, creo en su voluntad, porque comparto las bases de su filosofía política (de izquierda). Creo que lo han intentado con todas sus fuerzas teniendo al mundo entero en su contra y hemos sido nosotros, sus votantes, su propia gente, quienes les hemos defraudado, les hemos vendido, no hemos estado a la altura de su encarnizada lucha, les hemos traicionado porque la izquierda no está unida, porque dentro de la izquierda se lucha unos contra otros porque creemos que todos somos perfectos y que todos llevamos razón y debe ser tal y como digamos, pero no, nunca habrá un partido político ni una persona que encaje contigo al cien por cien, es imposible, pero no esperamos menos y así de mal nos va, luchando entre nosotros y dejando ganar al enemigo, al enemigo real, y después tenéis los santos cojones de pedir la cabeza de Pablo Iglesias como si nos hubiera fallado a todos, el único que ha luchado incluso con sus "compañeros" en contra, el único que ha intentado luchar por nosotros, la única culpa es nuestra.

Esa es mi conclusión, que la única culpa es nuestra y gracias a nosotros nuestra izquierda se hunde y Mariano Rajoy y todo su partido corrupto siguen en su pedestal controlando todo y riéndose de nosotros con toda la razón del mundo, cómo deben estar riéndose de todos nosotros y a la vuelta de la esquina tenemos más recortes y subidas de impuestos mientras ellos ríen y ríen y ríen y nosotros sufrimos y seguimos dejando que ganen porque "es que Pablo Iglesias se ha equivocado en esto y lo otro no me gusta y ahora me enfado y no respiro y no le voto".

Mi última conclusión: sois gilipollas. Desperdiciar una oportunidad como esta no merece otro calificativo, y de los que votan al PP y los muchos votantes que han ganado no voy a decir nada porque me muerdo la lengua hablando de ellos y me enveneno a mí misma.

La situación de la izquierda me recuerda un poco a la del feminismo, con luchas internas, cada grupo intentando imponer su ideología a las demás cuales profetas de alguna diosa inventada. Pero bueno, este es otro tema para otro día, tal vez.


28/6/16

Reseña: Partir de Lucía Baskaran


Partir es una historia sobre la juventud, sobre cómo matar la ingenuidad postadolescente y morir un poco, para luego resucitar hermosos. A través de la protagonista, la autora nos sumerge en un relato descarnado en primera persona. Desde sus personajes —jóvenes locos, temblorosos, que quieren descubrir el mundo y hacerlo estallar en pedacitos— hasta sus escenarios —Madrid, París, el ambiente universitario, ese sabor fresco, moderno, duro y urbano—, la historia va tomando fuerza y realidad y nos invita a seguir leyendo con miedo y emoción.

***

Comenzaré diciendo que es una novela muy femenina, me ha dejado muy marcada esa sensación, por la protagonista y todos los temas que toca su historia, aunque no es feminista porque solo roza el tema durante un par de páginas y lo descarta sin ningún interés, eso me ha defraudado, habría sido muy interesante que con el camino que llevaba terminara concienciada y sintiéndose feminista como una parte importante de su evolución, pero no.

Mujeres escritoras: si no escribimos nosotras sobre feminismo y hacemos que nuestros personajes sean feministas nadie más va a hacerlo, tenemos la oportunidad de dar visibilidad, de concienciar, de enseñar incluso, de normalizar, solo dándole un poco de importancia en nuestras historias, tenemos que hacerlo.

Al final te lleva por otros caminos que también son interesantes, le da muchísimo más realismo al conjunto, y te hace conectar más íntimamente con la protagonista, te da una conexión con la que entenderla, lo malo es que no lo tenemos durante todo el libro. Dejarlo para el final por un lado es una pena y la pérdida de un gran tema y por otro es un buen golpe de efecto pero yo habría preferido que saliera antes y se trabajara más.

No se trata tanto de una historia de evolución del personaje como de descubrimiento para nosotros, ella es así y hace lo que puede y vamos desenredando el misterio de su personalidad que arrasa un poco toda su vida, cada vez más con un sabor de inevitabilidad. Todo esto contando de una forma bastante interesante y entretenida: mezclando presente y pasado hasta que en los últimos capítulos todo encaja.

La narración se centra en el punto de vista de la protagonista que está bastante bien construida -una chica buscando su lugar en el mundo, bastante desquiciada y con pensamientos muy divertidos- y lo demás, lo que está fuera de su mente, está muy mal desarrollado, parece que le falta trabajo, tiempo, más espacio, y los personajes secundarios sólo son pegotes a su lado que no tienen ningún interés ni gracia. PERO la protagonista te engancha, pese a que la autora se deja lo mejor para el final, y me ha gustado muchísimo la relación de desamor con su pareja, es tan emotivo y triste y realista, me llegaba directo al corazón esos momentos juntos, están jodidamente bien hechos, te parten el corazón, y parece que todo lo bueno va acompañado de algo malo: desaprovecha mucho ese tema, me habría encantado que saliera muchísimo más en vez de los otros estúpidos personajes secundarios.

En conjunto es un buen primer libro, es entretenido, ligero, hasta divertido, y esos saltos de tiempo son muy amenos y deben haber costado mucho trabajo. El libro tiene fallos pero también tiene cosas buenas, no somos genios que cagamos obras de arte, tal vez si sigue escribiendo mejore libro tras libro. Pero si simplemente quieres distraerte y pasarlo bien esta es una buena elección, tanto como cualquier otra, no tiene nada especial, lo olvidarás al día siguiente, pero pasarás buenos ratos con él, y eso ya es mucho decir. Yo ahora estoy empezando mi primera novela y me sentiría feliz con conseguir esos mínimos, porque es difícil escribir y le concedo eso a la autora: haber terminado el libro y que yo también lo haya terminado de leer.

Así que bien, sigamos escribiendo y leyendo.



Por cierto, jamás me dejará de sorprender y desilusionar lo exagerados que son en las sinopsis y las recomendaciones de los libros y sus comparaciones con grandes a los que no llegan ni a la suela de los zapatos, pero bueno. Venderse como autor parece un chiste ya.

23/6/16

Melancholia 3


Desearía poder hacerte pequeñito
y meterte dentro de mi pecho
en una cabaña de huesos mágicos
capaces de detener a Melancolía
antes del fin de la última palabra devorada
y que escuchases
todo lo que el silencio esconde
todo lo que se ahoga en el miedo
y aprendieses
a descifrar el escalofrío de la nausea que me alimenta
antes de la tormenta de hielo

Prende una hoguera con los huesos que me sobran
o con ese músculo inútil llamado corazón
y sobrevive.




22/6/16

Melancholia 2

- usuario conectado al chat Almas Solitarias - 4:36

Melancolía: ¿Cómo enfrentar los días que tienen más oscuridad que esta noche sin luna?
Sexy34: Preciosa, sin salir de la cama, podría hacerte ver las estrellas de esa noche eterna tuya.
PrincesaPerdida: Encontrando tu luz propia, nunca se apaga del todo, es imposible.
Caramelo: Cada vez que te sientas triste busca un rincón de soledad, métete un dedo en la boca y cuando esté húmedo lo metes dentro de las bragas y te acaricias el c**o.
PrincesaPerdida: Siempre tiene que haber un cerdo en la sala...
Caramelo: No seas remilgada, princesita, esa es la única forma de brillar con esa jodida luz propia.

Melancolía: ¿Pero para qué la luz si quema y expone? Daña y juzga y desnuda las entrañas.
Caramelo: Entonces escupe en la palma de la mano y apaga esa jodida luz frotando con fuerza y desesperación hasta que estalle y solo quede calidez, niñita triste.
Sexy34: Princesa, ¿Quieres que te rescate de esta sala de raritos o tienes ya a tu príncipe azul?
PrincesaPerdida: ¿Crees que si lo tuviera, acostado en la cama esperándome, estaría aquí?
Sexy34: Puedo encontrarte y hacer que te sientas muy bien.
PrincesaPerdida: Tienes más pinta de villano que de príncipe azul.
Sexy34: Y tal vez eso sea lo mejor, tal vez tengas que dejar de buscar príncipes o puedes divertirte con los villanos mientras aparece en su caballo blanco.
Caramelo: Y puedes cabalgarle a él mientras tanto jajaja
PrincesaPerdida: Sexy háblame por privado y rescátame.

- usuario conectado al chat Almas Solitarias - 4:48

Melancolía: No es oscuridad, extinguida la luz, es vacío, no puede rescatarse nada del vacío.
Caramelo: Niñita triste, ¿quieres mirar mientras me masturbo? Tal vez eso te anime, podemos jugar a hacernos sentir bien nosotros también.
Rorschach: En todo vacío hay un Big Bang esperando explotar, el vacío solo es un espejismo.
Caramelo: Tío, lo único que va a explotar esta noche es mi p**a si dejas de molestar.
Rorschach: No seas tan pesado, la niñita triste no quiere jugar sólo hablar ¿verdad?
Melancolía: ¿Qué quiero? No jugar, tal vez al escondite del mundo, no, hablar hasta encontrar palabras que signifiquen algo, una respuesta o sentido a las preguntas.

- ventana privada con Rorschach - 4:55

Rorschach: ¿Melancolía por la película o simplemente por tristeza?
Melancolía: Ojala "simplemente" pudiera ser real junto a "tristeza" pero no hay nada menos simple que la tristeza, es como un agujero negro que lo devora todo.
Rorschach: Perdona, no quería subestimar tus sentimientos.
Melancolía: También es una de mis películas favoritas.
Rorschach: ¿Al final la locura es lo único que te salva del dolor?
Melancolía: Justine era la magia. Pero, pese a también estar enamorada de ella, creo que su hermana está infravalorada, porque incluso sin la locura llega hasta el final con valor. Me siento parte de la película.
Rorschach: Sí, podrías serlo.
Melancolía: ¿El qué?
Rorschach: La magia.
Melancolía: No... no es en la magia ni en el valor donde me encuentro, yo soy la destrucción, lee mi nick, soy la aniquilación, yo me siento Melancholia.




21/6/16

Melancholia 1


La habitación colmada de libros
el pecho de letras
la lengua de poesía
las uñas de desesperación
los dedos de soledad
las pupilas de apatía
Y el conjunto es un quiero todo y no puedo nada
en este cuerpo de Melancolía
que gravita hacia la catástrofe.



14/6/16

Debate de hombres para hombres, como si las mujeres ya tuviéramos derecho al voto...

Ayer pasó algo vergonzoso en el debate a cuatro, tal vez mucha gente no se dio cuenta porque en ese momento estaban pestañeando o mirando el móvil, duró 22 segundos aprox. pero yo todavía lo tengo atragantado y es algo que no voy a olvidar cuando vaya a votar y que me hará votar con pesar y sin ganas, lo haré porque no tengo más opciones -creo que votar es un derecho y una obligación-, y obviamente votaré a Podemos también porque no tengo más opciones mínimamente decentes.



Lo que ocurrió y que me ofendió profundamente es que cuando consiguieron sacar el tema de la violencia de género fue un desastre catastrófico que a nadie importó. Ellos se iban por las ramas y no hacían caso, la periodista moderadora (única mujer) se hizo escuchar al segundo intento y pidió entrar en el bloque de violencia de género y pensé yo "vaya, por fin, y un bloque entero, a ver si se enrollan un poco y qué dicen", no me duró mucho el entusiasmo, más o menos 22 segundos, el tiempo que tardó Pablo Iglesias en recalcar que era violencia machista y blablabla hay que proteger a las mujeres matarlas está mal blablabla y luego dijo alguna obviedad más Pedro Sánchez con su careto de quedar bien y se acabó, siguieron hablando de los temas importantes porque el terrorismo hacia las mujeres no le importa a nadie, ni a ellos, ni a los periodistas moderadores que dejaron pasar el tema como un fantasma, ni a los votantes, a nadie. Rivera y Rajoy ni hablaron en ese bloque, ni una sola palabra y no pasó nada, no merece la pena ni mentir sobre la violencia de género y fingir apoyo, qué pérdida de tiempo ¿no?

Yo me siento ofendida, indignada, insultada, ignorada, maltratada, por esos cuatro hombres que quieren gobernar el país, de hombres para hombres, sin pensar ni un segundo en las mujeres, sin dedicar tiempo a hablar de la violencia hacia las mujeres y de las víctimas y de cómo protegerlas, que no les importa que haya mujeres asesinadas y prefieren hablar de temas más importantes porque nosotras no lo somos.

Lo que sí que no tiene importancia ya que el bloque duró segundos es que siguen sin pronunciar la palabra "feminismo" como si no fuera imprescindible hablar de ello ligado a la violencia de género, que nosotras también luchamos, que hay un movimiento social que nos representa, que tenemos voz propia, pero bastante que han empezado ¡empezado, ahora! a usar la palabra "machismo y patriarcado", cosas de mujeres no por si parecen menos hombretones, a ver si al pronunciar la palabra FEMINISMO se les va a caer la polla de repente.

Y no voy a comentar nada más del debate porque me parece tan patético juntar a esa panda de mentirosos y tener que tragarme lo que dicen que no voy ni a comentarlo, son un circo mediático sin decencia, una actuación para imbéciles. Después del gran bloque de violencia de género apagué la televisión porque si ellos no hablan de las mujeres yo no voy a escucharles más.



13/6/16

Veinte euros de parking por hacer compañía a un familiar enfermo

Me gusta la comida de hospital porque no tiene ni una pizca de sal, yo cocino igual. Es lo único que me gusta de los hospitales. Una cucharada para mi abuelo, una cucharada para mí, como con un niño pequeño hay que conseguir que coma. En algún momento llegamos a nuestro esplendor mental-intelectual, nuestra cumbre, depende de cada uno cuánto tiempo logramos mantenernos ahí, y después caemos en picado -desandando todo el camino sufrido- hasta el subsuelo y tener que volver a usar pañales y babero. Somos tan frágiles. Solo una incómoda cama y los tubos enganchados al cuerpo nos separan de la sábana de tierra. Cuando me grita que ya no quiere comer más, realmente enfadado y harto de mí, es momento de dejarlo, pero solo en ese exacto momento en que notas que si le metes una cucharada más de comida va a escupírtela. Pastillas. Agua. Finge que se atraganta para darme pena y justificar que ya no puede comer más porque no le entra ni agua, se moja la bata y esconde una sonrisa infantil en sus ojos cansados. Le doy unas palmaditas en la espalda y bajo a comprar algo para refrescarme. En realidad es para distraerme y estirar las piernas. Bajo andando y subo en el ascensor bebiendo un zumo. Justo cuando entro en el pasillo donde está su habitación veo a las enfermeras cerrar su puerta. Corro un par de metros, llamo y abro.

- Perdón, pero...
- Tienes que esperar fuera. - Me corta una enfermera con cara de pocos amigos.
- Lo sé, solo...
- Tienes que esperar fuera. -  Repite como un robot estropeado con hastío en los ojos pero sin verme.
- Ya, solo quiero...
- ¡Tienes que esperar fuera! - Se me traba la lengua con todos los insultos que conozco y solo soy capaz de mirarla con un asco infinito y ganas de saltar sobre ella y estampar su horrible careto contra la pared.
- ¿Qué quieres? - Dice otra, al ver que no voy a ceder.
- Mi abuelo tiene el camisón mojado, si se lo podéis cambiar para que no coja frío. ¡Ya está!

Y cierro la puerta. Es cierto que todos podemos tener un mal día, aunque esa mujer tenía cara de vivir en un mal día continuo, de ser ella el jodido mal día, pero si trabajas con gente enferma y familiares cansados y preocupados tienes que controlar tu carácter y tus emociones, tienes que ser amable porque me importa una mierda que tengas un mal día, yo también lo tengo, llevo todo el fin de semana sentada en un sillón incómodo escuchando desvaríos, puede que estés cansada de cuidar enfermos pero al menos no son tu familia. He conocido muchos médicos y enfermeras y hasta ahora no he visto un punto medio, o son bordes y hasta maleducados o son amables y simpáticos. Recuerdo una vez que tuve que ir a urgencias por una reacción alérgica, me encontraba fatal tanto física como emocionalmente y la mujer que estaba de guardia en urgencias me hizo sentir peor, estaba tan sensible que casi me hace llorar solo por pedirle una baja o una recomendación de reposo para no tener que ir a trabajar y la mujer casi se rió en mi cara mandándome a la mierda. "Yo no puedo darte nada, tienes que ir a tu médico", "Pero me encuentro muy mal y en dos horas tengo que ir a trabajar", "Pues vas". Otra vez una mujer muy simpática me recomendó en un papel doce horas de reposo, sabía que podían hacerlo pero no le salió de su santo coño cavernoso hacerme el favor, si solo me miró una vez cuando entré y no volvió casi a prestarme atención. La recuerdo con cuernos y ojos rojos. Terminan con mi abuelo y puedo volver a entrar.

- Ya estaba seco así que no le hemos cambiado.
- Vale, gracias.

La otra ni me mira a la cara al salir. Me siento y abro el libro por donde lo había dejado, en medio de un relato. Mientras mi abuelo y su compañero se empiezan a quedar a dormidos. Un par de horas de paz, por fin.

10/6/16

Reseña: Bestias

Título: Bestias
Autora: Joyce Carol Oates

Estamos en el Catamount College durante los narcóticos setenta del pasado siglo y la joven Gillian Bauer se ha enamorado con desesperada inocencia: de la poesía, del carismático profesor André Harrow, de la singular escultora que este tiene por esposa, de la apartada mansión donde la pareja ejerce su anomalía,  de las misteriosas nocturnidades que allí acontecen... Gillian Bauer está a punto de penetrar en el infierno.

***

Tal y como cita la autora: "El arte debe provocar, perturbar, inflamar las emociones, llevar nuestro entendimiento a lugares no previstos e incluso no deseados." Pero supongo que aunque tengas ideas buenas en tu cabeza si no sabes sacarlas y crearlas no valen nada.

Me interesé por este libro porque vi que alguna chica a la que sigo lo había recomendado (ojalá recordara quién para dejar de seguirla) y con ese título y portada y la sinopsis prometen una historia oscura e incluso morbosa. Entiendo que eso es lo que la autora quería conseguir, una atmósfera tensa y asfixiante entorno a la protagonista con su enamoramiento obsesivo de su profesor y también un poco dándose ínfulas artísticas con el seminario de poesía, todo esto aderezado con misteriosos incendios y falsas alarmas que no dejan de suceder queriendo crear tensión. Bien, lo que la autora quería crear en este libro está muy claro, el problema es que no ha llegado ni a los mínimos.

El libro me ha fallado en todos los puntos, empezando por el estilo y la narración, no hay belleza ni profundidad, al principio lo intenta un poco y parece interesante pero en algún momento se pierde y se hace tedioso y lento y tosco, pero no esa clase de fealdad que quiere mostrar algo desagradable, parece que quería crear un halo de belleza oscura en torno a lo desagradable que sucede durante todo el libro, pero no lo consigue, no te inmuta ni emociona ni un segundo.

La trama pierde todo el interés porque no entra en detalles, presta más atención a tonterías que a lo que debería ser importante. Tiene una obsesión e incendios en el campus y no lo aprovecha bien, ni las clases de poesía. Con este libro he comprendido lo que significa algo que me han repetido mucho cuando he querido aprender sobre escribir: hay que mostrar no contar. A la autora no debe habérselo explicado nadie. Además, en lo que más podría engancharte con morbo y tensión pasa de puntillas, no tiene sentido.

Y los personajes... la protagonista, Gillian, tiene veinte años aunque aparenta catorce tanto emocional como físicamente según se describe, se obsesiona con su profesor de poesía, enamorada de él como todas sus compañeras, y llega hasta a acosarlo y espiarlo a él y a su mujer de quien también siente una admiración manchada de celos. Gillian es pánfila, es aburrida, insulsa e infantil, tanto que parece rozar la pederastia cuando él se fija en ella, a parte de ser un contacto desagradable porque él mismo lo es. No lo describen como un adonis, André Harrow es pedante e insensible casi bruto, egocéntrico y un tanto bipolar, le gusta llevar al límite y hacer sufrir en sus clases, fuera de ellas tampoco es muy diferente, y parece un buen personaje, junto a su mujer exuberante y excéntrica, llevados por la pasión brutal del arte y la vida, conquistando jovencitas y aprovechándose de ellas, pero no, parece que la autora tuviera prisa y le faltaran ganas mientras escribía este libro. Y los secundarios, las amigas de Gillian, solo son un pegote a su lado para que ella pueda volverse más paranoica.

He estado a punto de abandonarlo tres veces pero se lee tan rápido que al final lo he terminado, es mínimamente entretenido, ha sido casi como una lucha entre el libro y yo, un desafío a que me diera algo y demostrara que estaba equivocada pero ha perdido, lo único que te hace sentir es estar todo el tiempo esperando algo que nunca llega.



A veces cuando termino un libro vuelvo a leer la sinopsis y no puedo evitar reírme.

8/6/16

Reflejo

Estoy frente a un espejo maldito de verdades
con mausoleos en la sonrisa
y la piel llena de odio
enfermedad
tristeza embarrada de sed

Hay un grito de huida tras estos ojos
un susurro de trascendencia  necesidad
un brillo de locura en el dolor interminable

Llora el reflejo extraño

estoy atrapada.


7/6/16

La ansiedad

Ese diminuto demonio con la fuerza de mil tempestades. Ya le conozco como a un cercano e inevitable enemigo y puedo sentirlo despertar con sed de sangre después de tanto tiempo compartiendo infierno entre estos huesos desesperados, es complicado reconocer lo que nos despedaza porque el dolor lo nubla todo pero los años convierten la locura en compañía, viene detrás de una náusea que me sube desde las entrañas, me araña la piel desde dentro, asfixia mi mente y sabe a infección.

Este viaje al subsuelo de las pesadillas que empieza con un susurro casi imperceptible justo en las sienes y aumenta despacio como una bestia acechando a su presa, hasta que se expande y se convierte en un grito venenoso que me invade por completo. No puedo escuchar nada más, retumba en mis pensamientos, está incluso en la voz de los demás. Se repite como un eco incansable, furioso. Es como estar ahogándose y seguir escuchándolo a través del agua, pero conozco esas palabras deformadas como si las llevara grabadas a fuego, nunca podré escapar de ellas.

Todo lo que temes, todo lo que odias, es lo peor de ti con el poder de un dios sádico.

Solo puedo esperar y soportarlo, no hay fuerza humana con la que combatirlo, hasta que pierda fuerza y pueda retomar el control, hasta volver a ser yo misma y respirar como si hubiera escapado de arenas movedizas justo antes de asfixiarme.