4/9/16

Hablando de escribir y trabajar

Entretenimiento (sinónimos):
Distracción, diversión, pasatiempo, esparcimiento, hobby, afición, jolgorio, placer, recreo, regocijo, juego.  Antónimos: aburrimiento.

Trabajo (sinónimos):
Ocupación, función, misión, cometido, quehacer, labor, tarea, faena, operación, tajo, brega.
Esfuerzo, carga, tormento, pena, penalidad, martirio, padecimiento, batalla, lucha, pugna.
Antónimos: descanso.


Solemos considerar el trabajo lo opuesto al entretenimiento, le damos un matiz peyorativo porque el trabajo suele ser una obligación impuesta que conlleva un esfuerzo más duro y el entretenimiento una actividad elegida de esfuerzo ligero o nulo. Pero no son opuestos y aquí aparece lo que llamamos “vocación”.  Hay personas que tienen la suerte de dedicar su vida a su vocación y luego estamos los demás, que tenemos un trabajo por obligación y otro trabajo vocacional que queda relegado a “simple hobby”, pero eso no debe quitarle importancia o permitirnos no tomarlo tan en serio, pues eso que elegimos, eso en lo que elegimos volcarnos en cuerpo y alma, es lo que le da más sentido a nuestras vidas y representa las alas de nuestra libertad. Para mí es escribir, y por eso quiero hablar del trabajo que implica escribir, del aprendizaje y esfuerzo necesario para hacerlo y de la satisfacción de cada momento dedicado a ello. 

Y sabed algo: escribir no es solo juntar palabras. Claro que puede hacerlo cualquiera, incluso hacerlo bien, pero solo si decide dedicar su vida a ello con obsesión y devoción.

Yo pensaba que ya lo sabía y que ya lo hacía, pero me he dado cuenta justo mientras escribo mi primera novela y mientras leo el primer libro sobre cómo hacerlo de que no había tomado la decisión de verdad con todo su peso y conscientemente, de que acabo de hacerlo, de que antes solo era una “juntapalabras” y ahora empiezo a ser lo que he decidido que quiero ser: escritora.

Y cuando me pregunten a qué dedico mi vida, diré: yo escribo.



fotografía de Angélica Liddell