14/9/16

Día uno de regreso a la rutina


La condena de marcharse
que conlleva siempre volver
al único hogar conocido
con olor a cárcel antigua
y metal oxidado

Los paisajes de oxígeno se decoloran en las pupilas

Las bestias de cemento
desgarran el suspiro de luz
que sobrevive al hongo gris
que asfixia las nubes
y nos dejan a la penumbra del recuerdo
donde se confunden las rosas con las margaritas
y al arrancar una espina
llueve sangre.