17/9/16

Día cuatro de regreso a la rutina


Lo único que me incitaba
a volver a casa
era terminar de escribir
todo lo que necesitara escribirse

como si pudiéramos chantajear a la muerte con arte...

pero había olvidado
que solo se puede escribir mientras soñamos
y la vida real nos rompre los dedos a latigazos
cada falange de musa agoniza
susurrando
epitafios.