21/9/16

caquexia 2


Recordar que tienes el secreto del silencio 
en la cálida herida de la tristeza
desgarrada
entre los pliegues de arrepentimiento
si te atreves a marcharte de sangre
si te atreves
para calmar al trueno desesperado
que quiere ser aguijón en tu pupila
donde se esconden la enfermedad y el eco
y derramar la infección
como si no fuera contagiosa
como si no fuera un mar intentando calmar la sed
como si no fuera mi rostro azul
asfixiado
de soledad
Y, de repente, a punto del salto de fe
de ser ángel de nieve en el cemento
el terror,
olvidar
el orden de las palabras en el desierto de la lengua
y partir el secreto en dos nubes grises
que lloran
y lloran
y lloran