11/8/16

La tranquilidad del dominante con la mano en el cuello del sumiso


Están tranquilos
porque los huesos de la dignidad
y los tendones de la libertad
tardan mucho tiempo en sanarse
lentamente
hasta alzarnos con todo nuestro cuerpo
y la mirada erguida
sobre la fosa donde estábamos olvidadas
desterradas
como árboles derribados a golpes
pero florecemos
demasiado llanto ha ahogado el miedo
y vamos a conquistar las ruinas

Estad tranquilos
que tras vuestra calma llegará nuestra tormenta.