15/7/16

No es un jodido poema

Ahora lloramos otra vez, hijos del primer mundo, hijos de Europa, lágrimas de diamante
hijos que odian a sus hermanos
hijos que asesinan a sus padres  
hijos que se miran al espejo y deforman el reflejo
hijos con la cabeza muy alta, la lengua muy larga, el cerebro muy pequeño, y las manos escondidas

No conocéis la sangre de la guerra
de los drones que lanzan bombas ciegas
en hogares que no nos pertenecen
en los cuerpos de sus niños indefensos
sus hijos
sus madres
sus hermanos
sus cadáveres arropados con sábanas sucias
mientras peinamos nuestro sedoso cabello
y hacemos la compra al salir de trabajar
nos damos un capricho de chocolate
y hacemos el amor
sin conocer el miedo
expertos en odio e ignorancia

No oléis la sangre que mancha vuestras manos limpias de mugre y muerte  
NO INOCENTES, SOLO MENTIROSAS
hasta que la venganza
arrastrada por la locura y la maldad que no nacen de la nada
la hace gotear de vuestros propios cuerpos
NO INOCENTES, SOLO COBARDES

cobardes llenos de odio y sangre
que ahora gotea en armonía con la de sus hermanos

y nadie aprende
que hay que dejar de odiar
para secar el mar de sangre

que la guerra solo se termina
dejando de matar
o aniquilándonos a todos.

Lágrimas de escupitajo es lo que de verdad somos
libre de culpa ya no queda nadie