30/6/16

Mi conclusión tras las elecciones 26J


Tras el desastre, la debacle, la locura transitoria colectiva. Tras la victoria del miedo, la apatía, la desilusión, la desesperanza, la manipulación, la ignorancia....

Claro que Pablo Iglesias ha cometido errores y ha llevado a cabo estrategias que no le han funcionado, claro que Pablo Iglesias no es perfecto ni Podemos es como nos gustaría a todos y cada uno que fuera, pero yo creo en ellos, creo en su ideología, creo en su voluntad, porque comparto las bases de su filosofía política (de izquierda). Creo que lo han intentado con todas sus fuerzas teniendo al mundo entero en su contra y hemos sido nosotros, sus votantes, su propia gente, quienes les hemos defraudado, les hemos vendido, no hemos estado a la altura de su encarnizada lucha, les hemos traicionado porque la izquierda no está unida, porque dentro de la izquierda se lucha unos contra otros porque creemos que todos somos perfectos y que todos llevamos razón y debe ser tal y como digamos, pero no, nunca habrá un partido político ni una persona que encaje contigo al cien por cien, es imposible, pero no esperamos menos y así de mal nos va, luchando entre nosotros y dejando ganar al enemigo, al enemigo real, y después tenéis los santos cojones de pedir la cabeza de Pablo Iglesias como si nos hubiera fallado a todos, el único que ha luchado incluso con sus "compañeros" en contra, el único que ha intentado luchar por nosotros, la única culpa es nuestra.

Esa es mi conclusión, que la única culpa es nuestra y gracias a nosotros nuestra izquierda se hunde y Mariano Rajoy y todo su partido corrupto siguen en su pedestal controlando todo y riéndose de nosotros con toda la razón del mundo, cómo deben estar riéndose de todos nosotros y a la vuelta de la esquina tenemos más recortes y subidas de impuestos mientras ellos ríen y ríen y ríen y nosotros sufrimos y seguimos dejando que ganen porque "es que Pablo Iglesias se ha equivocado en esto y lo otro no me gusta y ahora me enfado y no respiro y no le voto".

Mi última conclusión: sois gilipollas. Desperdiciar una oportunidad como esta no merece otro calificativo, y de los que votan al PP y los muchos votantes que han ganado no voy a decir nada porque me muerdo la lengua hablando de ellos y me enveneno a mí misma.

La situación de la izquierda me recuerda un poco a la del feminismo, con luchas internas, cada grupo intentando imponer su ideología a las demás cuales profetas de alguna diosa inventada. Pero bueno, este es otro tema para otro día, tal vez.