5/5/16

Tú, pájaro azul grisáceo

¿Han soñado los pájaros con piernas atléticas y un horizonte inalcanzable? ¿Han deseado sentir la tierra entre los dedos y que no signifique muerte? ¿Nos miran sin vértigo cayendo en picado hacia nuestra tumba de cemento? ¿Escuchan los versos en los que idolatramos su danza aérea?

Sus plumas de libertad besan el viento
respiran las nubes
y tiemblan en picado como música celestial

¿Saben que deseamos tanto volar que les arrancaríamos cada pluma mientras suplican piedad si solo con eso pudiéramos elevarnos?

Encerramos la belleza en jaulas por envidia, pura y venenosa envidia humana. Nosotros no tenemos nada digno de admirar, por eso dominamos el mundo. Somos los cazadores, las bestias, la metástasis imparable. Como el que atrapa una mariposa y la clava con alfileres a un corcho de lápida, su epitafio es la caricia repugnante del asesino mientras él sonríe orgulloso. Humanidad solo es una palabra que se escurre entre los labios como una hemorragia.