4/3/16

diario: viernes

Tercer café del día porque hoy no solo hay que aguantar la jornada laboral, luego toca la jornada social y aunque lo espero con ansia para despejar la mente y recuperar mi tiempo y el espejismo de libertad ya estoy agotada después de toda la semana y sus cuarenta infernales horas trabajando así que es difícil, es un esfuerzo extra, pero realmente es por lo que vivimos día a día, después de todas las obligaciones y responsabilidades llega ese momento para nosotros para disfrutar, sabe a gloria agridulce, como cuando llego a casa y en vez de ver cualquier serie de mierda entretenida -porque muy pocas aportan algo de verdad- abro un libro y leo a Angélica Liddell, a Cortázar, a Virginia Wolf, a Gabriel García Márquez... y hacen que cualquier día merezca la pena, que no sea un día perdido, porque lo que queda atrás en el tiempo es irrecuperable, hay que aprovechar todo lo que podamos el momento, nuestra vida es este momento, el presente, todo lo demás está muerto.