2/1/16

Me emociona elegir mi primer libro del año

2015 terminó con 57 mujeres asesinadas por violencia machista. 2016 ha empezado con una mujer y su hijo asesinados. Pero mejor hablemos del vestido transparente de Pedroche o de los que dieron las campanadas en ropa interior, las prioridades claras, por favor, quién enseña más carne y tiene menos cerebro debe ser el debate del momento, si de los asesinatos de mujeres siempre hay tiempo para hablar, cada semana hay uno nuevo... Cuánto machismo, joder, usando a las mujeres como carnaza, es intolerable, es inadmisible, y cuando os enteréis de que 2015 ha sido el año en que más niños han sido asesinados en esta vorágine de violencia machista yo espero que, como mínimo, os salga espuma por la boca de rabia. Venga, gritad, vomitadlo todo, vamos a indignarnos y fingir que nos importa durante cinco minutos. Qué acostumbrados estamos ya a la muerte, a la violencia, a la destrucción, me sorprende y me preocupa, sólo somos cifras macabras perdidas como lágrimas en la lluvia.

Pero qué guarra la Pedroche, con ese vestido y sin bragas...

Pues a mí lo que más me indigna es que en 2015 sólo he leído 37 libros (alguno más en ebook que se me olvidara apuntar) y la mitad de ellos recuerdo que fueron una basura. Me quedo con Rayuela, aunque solo he leído la parte corta y este año quiero hacer la lectura completa, y también me quedo con De Profundis, Cronopaisajes, La mujer del viajero en el tiempo, Leche y miel, y todo de Angélica Liddell. Pero también he conseguido muchas otras cosas que compensan, tanto literarias como cotidianas y personales. La verdad es que ha sido un buen año para mí, y creo que un mal año para el mundo.

Si miro a mi alrededor ahora mismo todo lo que veo son libros, sin comprar ninguno más tengo tantas lecturas acumuladas que podrían ocuparme todo este nuevo año sin descanso. Más los que me descargo, más los que ya tengo en la cesta de amazon, más, más, más.... pero sumar está bien, no hay que estancarse, hay que avanzar e ir a más siempre.

Y así, descentrada y con energía doy la bienvenida a este nuevo año. Ya solo queda uno menos.