18/1/16

Escritura automática


Glorifica la sangre
que cae de la mordida
y encharca la grieta de soledad
que desgarra la piel
como la maldición de un demonio
de metal
oxidado
enfadado
esperándote


lame las heridas
aliméntate de tu derrota
y renace en tus costillas anoréxicas