29/11/15

Mis últimos vídeos subidos a youtube


Aviso de que mi cuenta en youtube estará un tiempo inactiva, seguramente hasta mediados de enero o principios de febrero, no voy a poder hacer audios. Creo que me queda algún vídeo más guardado para subir y ya no habrá más hasta que pueda volver a recitar. Espero poder volver a hacerlo cuanto antes porque me encanta.

Mucho más allá - Recitando a Alejandra Pizarnik 


Recitando - La tristeza es innata en mi alma 


Peregrinaje - Recitando a Alejandra Pizarnik 

25/11/15

Trilogía. 3 - El perdón


- Destruí mi corazón en pedazos para poder crearos. Pero tienes razón, debo perdonar cualquier arrepentimiento aunque también deben ser castigados los errores, si quieres atravesar las puertas del cielo deberás coserte a ti misma las heridas y cada puntada de aguja dolerá como un nuevo corte. Si soportas la penitencia serás perdonada.


24/11/15

Trilogía. 2 - La súplica


- ¡Me arrepiento, Me arrepiento! ¿No he sufrido ya bastante dolor? Solo quería que terminara, solo quería descansar ¿Por qué estamos obligados a vivir una vida que nos hace daño? ¿Por qué tenemos que agradecerte nuestra creación si nos abandonas al dolor y la destrucción? ¿Por qué debemos amarte como padre si no nos cuidas como hijos? He cometido errores pero tú me diste el libre albedrío para equivocarme, me diste la maldad para tentarme, no puedes culparme por no ser perfecta... ten un poco de corazón.


23/11/15

Trilogía. 1 - El interrogatorio


- Tenemos pruebas suficientes para inculparte. Darte la oportunidad para confesar y rebajar la pena solo es un acto de buena fe. Y la buena fe se acaba rápido.
- Tiene que ser un error, yo no...
- No juegues a hacerte la tonta.
- Yo no podría...
- Cualquiera podría hacer cualquier cosa en el momento justo. ¡Confiesa!
- No, por favor... no he hecho daño a nadie.
- El suicidio se castiga con el infierno eterno. ¡Mírate las muñecas, demonio!


18/11/15

Lo fácil de escribir, los errores del escritor

Mientras venía en la renfe hacia el trabajo he estado pensando sobre literatura (tengo el móvil estropeado y no puedo escuchar música y sufro mucho y para paliar el dolor pienso en cosas bonitas) de esto he hablado mil veces con Rorschach pero es un tema fascinante e inagotable e incansable, me emociona hablar del arte de crear, del arte de lo creado. Y como estoy hiperactiva esta semana quiero escribir alguna teoría nuestra, porque amar es compartir, pero... yo no os amo ni soy generosa, solo me gusta escribir, es un acto egoísta.

Voy al grano que tengo que trabajar y por desgracia mi trabajo no es escribir. Creo, desde mi humilde opinión y sabiendo que no soy poseedora de la verdad absoluta (aunque me gusta pensar que sí en secreto), creo que lo más fácil en el arte de escribir (en concreto hablo de lo que conozco) es hacer sentir, es tocar las emociones del lector usando las nuestras. Está claro cómo empezamos todos escribiendo, con traumas personales, sobre nuestro dolor, desamor, pérdidas, dudas, miedos... solo hace falta juntar letras y salen palabras y te expresas y ya estás escribiendo, magnífico, facilísimo, todo se basa en nuestras emociones y sentimientos, rápidamente hay lectores que empatizan con nosotros porque todos hemos sentido lo mismo alguna vez, cosas tan básicas como el amor-desamor-sexo que está tan de moda, "los intensitos" (de los cojones), y yo lo soy y lo seguiré siendo pero también hago otras muchísimas cosas más.


Empiezas escribiendo sobre lo más fácil de este mundo y lo que trabajas es tu forma de escribir hasta llegar a tu voz personal (algunos, si tienes un mínimo de talento y ganas) y el problema es cuando después de esa gran hazaña no sigues mejorando, no cambias escenarios, no pruebas cosas nuevas, estás estancado, no luchas por evolucionar, te conformas, y aunque gustes mucho a los demás es conformismo contigo mismo, el peor de los pecados del escritor, y voy a dejar clara una cosa: puedes escribir todo lo bien que quieras y tener tus metáforas y tus trucos de magia, pero si escribes de lo fácil, de lo simple, de lo mismo siempre, no vale una mierda y al no ponerte más a prueba puede que "tu talento" incluso sea falso, solo que has aprendido a jugar bien tus cartas porque te las sabes de memoria, eres un tramposo.

Este es el principal problema de los escritores de hoy en día, y creo que el fondo oscuro del problema es que la mayoría no solo carecen absolutamente de talento y no pueden dar más, por mucho esfuerzo que pongan y esto es una pena pero no todos podemos hacer algo solo porque nos guste, también es que no quieren ser escritores, quieren ser famosos, como dijo Batania "yo no quiero tener fans, yo quiero tener lectores", eso es un verdadero escritor (y además con talento).

Tengo una manía horrorosa de dale al botón de guardar todo el rato mientras estoy pensando.

Y yo ya no soy exigente, no pido mucho visto lo que hay, no espero talento de nadie, incluso pienso que puedes escribir aunque no tengas talento, puedes ser un buen escritor sin talento, yo intento ser buena escritora y no creo que tenga talento, sí tengo muchas ganas, pero tienes que esforzarte mucho, hay que ser transgresor, hay que tener ganas de hablar de todo, de dar tu opinión sobre todo, de tocar cualquier tema, no tener miedo a no gustar o a equivocarte, hay que luchar por uno mismo, y en cuanto manejas un tema o una forma hay que pasar al siguiente, siempre hacia delante. Hay que intentar ser el mejor y ser diferente. Hay que reinventarse continuamente. Si no nos dejamos llevar por las modas todos tenemos una visión única del mundo, eso es lo que hay que dar como escritor, hagas novelas o poemas o artículos de opinión o lo que sea.

Claro que puedes escribir sobre el desamor, pero también sobre lo que has leído en el periódico, sobre política, sobre tus inquietudes, sobre las historias que te cuentan tus abuelos... ¡lo que sea! cualquier cosa que sientas o que pienses puede escribirse y puede ser literatura o poesía si lo haces bien. El escritor tiene que ser dueño de las palabras y usarlas a su manera para decir lo que tenga que decir, no al contrario. El problema es que hay muy pocas personas que tengan algo que decir. ¿Qué tenéis que decir vosotros? A parte de que os duele el corazón, como a todos.

No se puede ir al grano con estos temas porque tienen tantos matices y hay que explicarlo profundamente y esforzarse en hacerlo bien, espero haberlo conseguido, un poco.


http://caramelitos.blogspot.com.es/

http://neorrabioso.blogspot.com.es/search/label/Batania%20PALABRARIO

http://carlosaymi.com/

http://hermosadecadencia.blogspot.com.es/


17/11/15

escritura automática nerviosa

Me siento a punto de explotar, estoy llena de algo, a reventar, me asfixia, necesito gritar, hablar, cantar, recitar, me ahoga, necesito vomitarlo, mearlo, escupirlo, no me deja respirar esta pulsión por escribir, por crear, por expresarme, por abrirme en canal y vaciarme y ser ligera por fin, como el suspiro tras el orgasmo y todos los nudos del cuerpo desenredándose y dormir plácidamente durante días, quiero sacarme todos los órganos del cuerpo y regalárselos a quien los necesite más que yo, yo solo sangro y gimo y escupo veneno y te cuento hasta el infinito cómo sabe el mundo, solo necesito mi voz y mi lengua, los dedos me los puedo cenar y donaré a África mi estómago lleno, un peso menos, pero no me robéis mi voz, no me hundáis en el silencio, la soledad es amiga de los locos pero yo no estoy loca, sé que el eco de esta habitación no es otra voz, porque no le escucho coger aliento, sé que darle a publicar no es como charlar pero me conformo, quién querría masticar estos huesos y lamerme el tuétano, qué miedo, tal vez no tengo nada que decir en realidad, solo truenos en la garganta.


16/11/15

El principito

Tras una encuesta en twitter sobre si El principito es genial o está sobrevalorado, en la que han votado veinte personas y ha ganado por poco que es genial, y después de escuchar la inquina que le tiene mi novio a este cuento y cuánto lo idolatran muchas personas, he decidido leerlo, tampoco es que sea una gran hazaña pues solo tiene 70 páginas. Esta es mi opinión.

El principito se puede resumir con la perfecta frase que me dijo Rorschach “yo solo he necesitado leerlo una vez”. Es un cuento infantil que esconde metáforas para adultos, pero al final se queda en tierra de nadie, un poco de todo y mucho de nada.

Es un cuento para niños entretenido que enseña más de lo que un niño puede apreciar y es una lectura para adultos que vislumbra metáforas interesantes, aunque también muy simples y trilladas, y de forma muy superficial, no ahonda en sus ideas, hay muy pocos capítulos que desarrolle, me gusta -por ejemplo- el cuarto planeta con el hombre de negocios porque sí lo desarrolla más, pero en la mayoría te suelta una frase, una metáfora, un concepto, y todo lo demás corre a cuenta tuya y se queda con el mérito de todo lo que uno mismo desarrolla a partir de sus pinceladas, un poco tramposo, y también tiene unos cuantos de puro relleno, y que metan relleno en 70 páginas con dibujos tiene delito. Yo esperaba algo muy diferente, esperaba mucho más y no me ha transmitido nada. 


Y en cuanto al relato del zorro, no me ha convencido, chirría bastante, sus lazos afectivos que enseña se parecen a la dependencia emocional y ese “domestícame” “quiéreme” “necesitémonos” me parece que no enseña bien el amor, la conexión, la singularidad que descubrimos de las personas al intimar, termina mejor explicándose más pero empieza muy mal. Entiendo lo que intenta hacer pero lo ha hecho de la peor forma posible. Sí tiene un párrafo precioso:

“Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, desde las tres yo empezaría a ser dichoso. Cuando más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto, descubriré así lo que vale la felicidad.”

Conclusión. El libro me ha entretenido mínimamente, tiene un bonito final, es una lectura agradable e incluso tierna, es más para niños que para adultos, he sacado alguna buena frase de él, pero creo que está sobrevalorado, no hace falta leerlo más de una vez, no hace falta leerlo ni siquiera una vez. Pues anda que no hay libros de verdad con enseñanzas de verdad con dobles y triples lecturas de verdad que son arte y que hay que releer, como para idolatrar El principito. Seamos adultos, que no es tan malo como lo pintan. Y si queréis presumir de leídos y de libros favoritos que al menos no sea un cuento para niños de 70 páginas...

Podría resumir mi opinión en que El principito es a la literatura lo que twitter es a la poesía.

Ahora, odiadme libremente. 

15/11/15

El mundo sigue contando asesinatos


Pueden seguir muriendo mujeres
ASESINADAS
los números son infinitos
diez
veinte
sesenta
seiscientas
cinco más en una semana
después de una manifestación feminista

El mundo sigue contando
montañas de nichos
hasta rozar el cielo
pero no nos esperan más que nubes llorosas
y olvido

Ya no voy a implorar ayuda
no voy a suplicar protección
no voy a sentir lástima
ni miedo
no voy a ser débil
ni una víctima
nunca más

Voy a gritar VENGANZA
voy a tatuarme mujer viva
voy a responder a vuestra violencia
a vuestro odio
con mi fuerza y valentía
voy a escupir ante vuestros piropos
voy a reír ante vuestras humillaciones
voy a golpear tras vuestros golpes
voy a matar antes que estar muerta

Voy a ser una mujer
sin miedo de serlo.


11/11/15

Para él, mi Él


La luz al final del túnel
puede ser una persona
que no teme tu oscuridad

se acerca a ti
te tiende su mano
y te ayuda a seguir hacia delante
no te suelta nunca

Qué luciérnaga tan generosa
y fuerte
y brillante

a su lado las noches de invierno nunca son frías
los tropiezos no son caídas
el vértigo es vuelo
el amor no duele, cura y cicatriza

No necesito más para sobrevivir
él es todos mis salvavidas
todos mis vicios
la luz para mis sombras

que no se me apague el mundo
nunca más.


Feliz cumpleaños, amor

9/11/15

El arte está en decadencia

Hay grupos y cantantes que me encanta escuchar pero a los que jamás vería en directo porque son inmensas decepciones, por desgracia la música se ha convertido en banal entretenimiento, en un espectáculo, a ver quién encaja mejor en el molde y vende más discos, tan vacío y vulgar como sus consumidores, y ha perdido su arte en la mayoría. Me refiero a todos los géneros musicales, el arte está en decadencia, y es nuestra culpa, vivimos en una época en la que idolatramos a los mediocres. Cualquiera puede comprar la letra de una canción, cualquiera puede comprar un modulador de voz y cantar, cualquiera puede aprender dos o tres canciones a guitarra y parecer músico, y mil ejemplos más. Al menos estos intentan imitar algo parecido a buena música, mínimamente decente, y pueden engañar. Al menos sirven para divertirte en casa. Pero por suerte es fácil comprobar quién vale y quién no, solo hay que escuchar un directo.

Pero hay algo que puedo asegurar y es que todos los "superventas" son basura.

Y seguiré escuchándoles a veces mientras espero que llegue alguien que me haga susurrar "¡joder!"

Lo mismo pasa con la poesía pero al revés, quédate con los directos y nunca compres sus libros. Casi todos los nuevos poetas que están ahora de moda dan unos recitales muy buenos, me emocionan con su voz y su lectura y su forma de interpretarlos, salgo con ganas de comprar sus libros y devorarlos, y lo hago, me compro uno y llego a casa y lo abro y empiezo a leer, un poema, otro poema, otro, otro, otro y en algún momento paro y me cago en todo, porque no es lo mismo, porque han perdido la voz y sin esa voz no son nada, son aburridos y monótonos y vacíos, intento llegar a la mitad y los abandono muerta de asco. ¿Por qué son tan emocionantes cuando  los leen en voz alta y por qué lo pierden todo cuando tengo las letras delante y los leo yo en voz baja? Es extraño pero es lo que me sucede, y me ha pasado ya muchas veces, por eso ya no compro sus libros, solo voy a sus recitales.

La respuesta es que son literatura basura, un simple y bonito espectáculo, que sin el espectáculo no queda nada, solo tinta en un papel.



3/11/15

Todos somos superficiales

Todos miramos mejor a quien se parece a nosotros que al diferente.

Porque no es solo que seamos superficiales, es que creemos que somos el bien supremo y queremos-exigimos que los demás sean como nosotros. NO deberíamos juzgar la imagen de los demás, da igual cómo sea esa imagen y cuánto se diferencie de la nuestra. La ropa, el peinado, el color del pelo, el maquillaje, la apariencia física, el estilo personal elegido, NO representan ni transmiten lo que de verdad importa de las personas, solo es fachada banal, sin importancia real, solo muestra unos gustos personales, NO debería ser nuestra guía para juzgar la personalidad y las capacidades de la otra persona, ¿qué tiene que ver que lleve el pelo azul o los labios rojos o unas converse o un vestido hasta la rodilla o que no se tape las ojeras, con sus capacidades para su trabajo, con su inteligencia, con lo que puede aportarnos? Nada. Pero siempre vamos a elegir antes al que nos parece atractivo o al que creemos que tiene mejor apariencia (parecida a la nuestra) incluso aunque su personalidad no nos agrade tanto. Somos subnormales atraídos por los brillos y las "cosas bonitas" aunque solo sea una mierda que brilla.

Socialmente todo se reduce y se basa en que seamos todos iguales, en matar la singularidad, en moldear la personalidad y que encaje en el molde "correcto", todos como un rebaño gris hacia delante, anodinos, insignificantes, reemplazables, un mar de vómito que no sabe a nada. El control, la norma aceptada como una correa asfixiándonos. Y también me da sensación de silencio, de soledad, de vacío, de manejabilidad, y así es exactamente como nos quieren.

Voy a hacer mi trabajo igual de bien con un pendiente en la nariz, con un mechón rosa, sin maquillaje o con él, con falda o con pantalones vaqueros, y no debería molestar u ofender a nadie, por muy diferente que sea, cómo decida ser yo.

Respetad a los demás, pero respetadlos de verdad, aceptando todas y cada una de las cosas que nos diferencian, aceptando la belleza que elijan. No robéis la libertad de los demás, no dejéis que os roben la vuestra. La sociedad en la que vivimos nos representa, liberémonos.

La normalidad no existe. La belleza única no existe. La perfección no es real.