20/9/15

Pollas

10/05/2004 - 13 años

Noche de chicas. Esta será nuestra primera noche solas y estamos tan emocionadas que hemos comprado licor sin alcohol y muchas pizzas. Llevamos todos los colchones de la casa al salón, cogemos vasos de tubo, inflamos globos de colores y ponemos música. Después de cenar decidimos por mayoría poner una película de miedo "El exorcista", que nos da más asco que miedo, pero al terminar nos peleamos por quién dormirá en el extremo de los colchones al lado de la puerta, le toca a la sonámbula y también discutimos quién dormirá a su lado, es que una vez le tiró un cenicero a su padre a la cabeza. Brindamos con licor de melocotón para hacer las paces y todas estamos de acuerdo en que algo - un poquito muy poquito - de alcohol debe tener porque nos notamos muy tontas y nos reímos por nada. ¡Vamos a hacer alguna tontería! Encendemos mi ordenador portátil y nos metemos en un chat para hablar con chicos y vacilarles. Uno de ellos que es más mayor conecta su cámara y nos da su número de teléfono, le llamamos con número oculto, damos la espalda al ordenador y rodeamos el teléfono en manos libres, charlamos un rato con él sobre tonterías. ¿Os gusta? Nos pregunta. Sí, sí, decimos nosotras, mientras nos miramos con caras raras. ¿De verdad os está gustando, chicas? ¡Sí, nos encanta! Grita una, todas nos reímos. ¿Estáis mirado bien lo que hago, niñas? Entonces todas caemos en que hemos ignorado el ordenador todo este tiempo, nos giramos para mirarlo y vemos su polla en la pantalla mientras se masturba, gritamos, cerramos la tapa del ordenador de golpe y colgamos el teléfono rápido. 

Durante un segundo todas nos miramos en silencio y luego estallamos en carcajadas a gritos. ¡Le he visto la polla, qué asco tías! ¡No volvemos a entrar en un chat nunca más, se estaba masturbando el cerdo! ¡Se ha sacado la polla el asqueroso y no nos hemos enterado, somos gilipollas, qué pervertido! Tías, en serio, esta noche voy a tener pesadillas...


13-07-2005 - 15 años

Vamos caminando por la calle hacia el centro comercial para pasar la tarde en algún sitio fresquito aunque solo tengamos dinero para unos helados. Si no hay mucha gente probarse ropa es divertido. Charlamos sobre chicos, nuestro tema principal desde hace un año cuando empezamos a interesarnos por el amor y después por el sexo, aunque todavía ninguna ha llegado tan lejos. Recuerdo lo asqueroso y raro que fue mi primer beso con lengua, lo muchísimo que flipé cuando toqué por primera vez (y única, por ahora) una polla dura y lo poco que me gustó cuando me metió los dedos, y todas esas veces tienen una cosa en común: en ninguna de ellas quería de verdad hacerlo, no deseaba hacerlo, era más hacer por hacer, dejarse llevar por la otra persona o estar super borracha. No quiero ni imaginar cómo será cuando pierda la virginidad pero espero que lo desee, que lo quiera, que lo decida de verdad yo, que lo anhele, que lo necesite, que sea placentero y trascendental, no por "el amor de mi vida" sino por mí misma... Cuando pasamos junto a un coche azul aparcado escuchamos un grito dentro de un hombre y al mirar asustadas vemos que está mirándonos y masturbándose con los pantalones por la rodillas, se ríe y levanta la pelvis y se masturba con fuerza enseñándonos la polla, nosotras salimos corriendo gritando, corremos lejos hasta girar una esquina, nos apoyamos contra la pared para recuperar el aliento y no nos hace ni puta gracia. 

Tías, que asco, siento muchísimo asco, y miedo, me ha asustado mucho. Qué hijo de puta pervertido. ¡Vamos a buscar una piedra o palos y volvemos y le pegamos! Tú estás loca. No, joder, el loco es ese cabrón. Yo no quiero volver, yo quiero olvidarlo. Putos cerdos violadores. Qué asco. Vamos, que ya casi hemos llegado con esta carrera. ¡Pero la próxima vez que nos pase le damos una paliza! Que sí, vamos...


04-09-2006 - 16 años

Estoy sola, esperando que llegue la renfe, en una estación al aire libre rodeada por un aparcamiento, la luces de las farolas se encienden cuando empieza a hacerse de noche. Paso de canción, paso otra vez, dejo una de Extremoduro. Quedan tres minutos. Doy cortos paseos de un muro a otro y otra vez. Al girarme veo alguien tras los barrotes, al lado de un árbol, no le presto atención. Dos vueltas más y vuelvo a mirar, sigue ahí, quieto, es un hombre, parece mayor. Me acerco por curiosidad, ¡maldita!, y veo que hace algo con el brazo moviéndolo rápido y... tiene la polla en la mano ¡joder¡ Doy un paso rápido hacia atrás, tropiezo pero no me caigo, durante un instante nuestras miradas se encuentran, me doy la vuelta y casi corro al otro extremo de la estación. Qué puto asco. Espero que ya no pueda verme, me estaba mirando mientras... ojalá pudiera vomitarle el asco que siento en su despreciable polla y luego arrancársela. 


22-06-2010 - 19 años

* Suena la llamada en el Skype mientras estoy leyendo en la cama, corro a conectarme *

- Joder, casi me caigo por contestar.
- (risas) ¿Qué te ha pasado?
- Me he escurrido con los calcetines.
- ¿Qué pasa? Hemos quedado dentro de hora y media, iba a meterme en la ducha.
- ¿No se cancela el plan, no? Tengo muchas ganas de ver esa peli en el cine.
- Soy yo, que estoy nerviosa y necesitaba hablar ahora mismo, no podía esperar.
- ¿Estás bien?
- ¿Qué pasa?
- Cuenta.
- Tías, es que mientras volvía a casa de comprar el pan, al pasar por el parque, he visto que había un hombre en un banco con la polla fuera masturbándose. 
- Qué novedad...
- ¡Qué asco!
- ¡Los hombres y sus putas pollas!
- ¿Y qué ha pasado?
- Pues que he sentido mucha rabia y le he gritado que dejara de hacer eso, que era un guarro, que me daba asco, que se tocara en su puta casa.
- Tía, ¿para qué dices nada, y si te hace algo?
- ¡Pues claro que hay que insultarles y gritarles! Muy bien hecho.
- Pero están locos, podrían hacernos algo si se sienten intimidados.
- Que les jodan, algún día nos cansaremos y habrá más que gritos y miedo y asco.
- Es que no he podido aguantarme, no es la primera ni la segunda vez que veo algo así, y ahora en un parque en pleno día que podría verle cualquier niña y me he enfadado mucho.
- Tú tranquila que has hecho lo correcto.
- Sí, solo te ha faltado tirarle una piedra a la cabeza y chapó.
- Vale, sois todas unas macarras geniales pero no olvidéis tener cuidado, por favor.
- ¡Qué tengan cuidado ellos!


17-04-2012 - 21 años

Vuelvo sola a casa, andando, a las dos de la mañana. Solo tengo que cruzar medio barrio, veinte minutos de paseo, hay luna llena, sé que lo que estoy haciendo es una locura pero me niego a sentir miedo. Soy valiente y soy fuerte, puedo correr rápido e incluso creo que sería capaz de enfrentarme a un hombre, sé cómo hacerle daño, si soy rápida me daría tiempo a hacerlo y huir. Pero no pasará nada. Camino sin la música para poder escuchar si alguien se me acerca por detrás. Mejor prevenir que curar. Al pasar al lado de un portal escucho un gruñido de hombre y miro instintivamente, tiene la polla fuera de la bragueta mientras se masturba. Hola guapa. ¡Que te jodan! Dejo atrás su risa corriendo pero me detengo de repente. No hay miedo ni asco, lo que siento es rabia e impotencia y mucho odio. Vuelvo a portal con paso tranquilo y decidido.

¿Por qué lo hacéis? ¿Qué os creéis los hombres y vuestras pollas, dueños del mundo? ¿Qué derecho tenéis de intimidar y acosar a las mujeres? ¿Por qué tenemos que ver vuestras pollas asquerosas sin haberlo pedido? Desde que soy pequeña he visto tantas veces a hombres masturbándose en la calle y he sentido miedo y asco y me he sentido sucia por vuestra culpa, por vuestro egoísmo, por vuestra asquerosa perversión, por vuestro machismo incurable. Y se acabó, no voy a ser una víctima nunca más. No voy a sentirme mal por vuestra culpa. No voy a permitir que me acosen, que me roben el control de mi vida, que me quiten la elección del placer, que os excitéis con mi debilidad. Me das asco y vas a pagar por ello, vas a pagar por haberme asustado, espero que te hayas corrido a gusto. 

Me acerco a él corriendo, casi sin recuperar el aliento, y le pateo la polla con todas mis fuerzas, y le pateo otra vez, se cae al suelo, y sigo dándole patadas, una y otra y otra y otra en el mismo sitio, y me da igual su llanto, sus gritos, sus lágrimas, sus súplicas, sigo golpeando hasta que me quedo sin fuerzas y veo la sangre que empapa sus pantalones y mi zapato. Él se ha desmayado, no sé hace cuánto. Su polla ya es solo un trozo de carne destrozado e inservible, bien, nunca más volverá a asustar a ninguna mujer. 

****

Solo el último es inventado pero si me vuelve a pasar algo así tal vez se haga realidad, no tenemos que tener miedo de defendernos, de hacerles sufrir si nos hacen sentirnos mal, que se jodan, nadie les obliga a acosarnos ni a violarnos ni a maltratarnos. La venganza siempre es justa.

19/9/15

¡Mira! Ya hay sangre por todos los sitios





 "Si pudieras engendrar algo dentro de mí, algo que no fuera expulsado jamás al mundo. Si quisieras escalar por esta triste caverna hasta tocar mi corazón con tus dedos y engendrar algo, 
algo dentro de mí."




 "El monstruo ha sido nuestro espejo roto. Nos hemos dividido en los pedazos y nos hemos mirado 
en ellos. Ahora hemos perdido el poder y volvemos a temblar."


 "L a   t r i s t e z a   e s   e l   ú n i c o   s e n t i m i e n t o   m á s   r á p i d o   q u e   l a   l u z."




 "Ese es mi amor. El amor del lobo por las ovejas. Hago daño cuando quiero. Y salgo corriendo cuando quiero. ¡Mira! Ya hay sangre por todos los sitios." 






18/9/15

Mentir para una persona es tan natural como volar para un pájaro (mentir/morir)


El viento mueve las hojas del árbol
yo lo miro desde dentro
los cristales están cerrados
cristales
barrotes
no puedo sentir el viento.

- Qué seria te has quedado.
- Solo estoy cansada, no he dormido bien. 

Solo
Estoy
Muriendo

los cristales están cerrados
no puedo hacerme hoja caída.

aparto la mirada y me escondo
más adentro.


17/9/15

Déjame ser sirena


No habrá esperanza
en ese trozo de carne
llamado corazón.

¿Cuántos mares llevamos dentro para la tristeza?
hay ahogados
suicidas y asesinos,
deja morir a las sirenas
afónicas.

Deja morir y observa,
los ojos del cadáver pueden mirarte con pena eterna
volverán en tus pesadillas
te abrazarán con su rígor mortis
y se desharán como lodo en tus entrañas.

Estamos todos preñados de muerte.


13/9/15

Recitando: Enamorados enamoradizos



Somos seres extraños, los humanos enamorados, enamoradizos, porque siempre acabamos odiando lo que amamos. Su tacto, su olor, su sabor, conocer cada lunar de su cuerpo, cada dilatación de sus pupilas, cada arruga de expresión en su rostro, saber lo que dicen sus miradas y lo que callan sus labios, conocer tan bien a la otra persona como a uno mismo, porque ese es el camino y el fin inevitable del amor.

Y caemos, contra un espejo al fondo del abismo, contra el reflejo de lo que fuimos, y el amor se convierte en dolor, y nuestro pasado se hace añicos, como nuestro futuro.

Siete años de mala suerte, dicen.
Ten más cuidado la próxima vez,
Y controla a ese corazón tuyo, tan olvidadizo,
Pero es como decir “nunca más” después de vomitar una resaca,
Volverás a caer,
Lo sabes.

Somos adictos
A la falsa sensación de volar
Cuando en realidad
Estamos cayendo.