17/10/15

Primark ¿qué tienes dentro? Yo no quiero

Ayer por la tarde fuimos al centro y tuvimos la maldita curiosidad de entrar al famoso Primark, solo con acercarte ya se notaba la locura, estaban las aceras tan llenas de gente que costaba moverse, simplemente pasear por allí era imposible, era como hundirse en arenas movedizas de carne, parecía que fuera ya navidad en los últimos días para comprar todos los regalos. Cuando conseguimos llegar a la entrada vemos que hay seguridad y vallas de plástico rodeando todo el edificio, es imposible entrar, de hecho es que no nos dejaban entrar, había que hacer una cola kilométrica y coger un ticket con número e ir pasando cuando te tocara el turno, joder, la cola daba la vuelta a la manzana, nosotros estábamos flipando, entre boquiabiertos y descojonados, no puede ser, esto no puede ser, pero sí, yo no me lo podía creer, de verdad, ha sido lo más aterrador que veo en mucho tiempo. No sé si es que regalaban algo o qué coño había dentro, si daban sexo gratis en los probadores o qué, pero me da igual, sea como sea es una locura colectiva que nos infravalora como sociedad y como personas incluso, me parece incomprensible y que no merece ningún respeto, no, no vale todo, esa excusa de que cada uno puede hacer lo que quiera con su tiempo y su vida y su dinero... claro, pero no es respetable, es denigrante y da vergüenza ajena y no me voy a callar porque la mayoría del mundo sea estúpido y se sienta ofendida porque yo lo diga.

Igual de absurdo es hacer media hora de cola para entrar a una tienda de ropa barata, que para comprar el nuevo iphone el día que sale a la venta, porque las marcas os tienen alienados, el consumismo consume vuestras vidas, y hay casos peores en los que se gastan un dinero que no tienen en una marca de móvil que es un timo. ¡¿Qué enajenación mental es esta?! Yo solo quería salir corriendo de allí y escapar de esos zombis.

Nunca entenderé este ansia de consumo que controla nuestra sociedad. Cómo sois tan fáciles de manipular. Nada material va a llenar vuestro vacío interior. Estáis muertos por dentro, huecos, deshechos, deshumanizados. No queda vida inteligente en este mundo.

Si queréis-necesitáis gastar dinero comprad libros.