17/9/15

Déjame ser sirena


No habrá esperanza
en ese trozo de carne
llamado corazón.

¿Cuántos mares llevamos dentro para la tristeza?
hay ahogados
suicidas y asesinos,
deja morir a las sirenas
afónicas.

Deja morir y observa,
los ojos del cadáver pueden mirarte con pena eterna
volverán en tus pesadillas
te abrazarán con su rígor mortis
y se desharán como lodo en tus entrañas.

Estamos todos preñados de muerte.