10/7/15

Corazón azul asfixiado


Tenemos heridas en cada parte del cuerpo
incluso donde no hay cuerpo pero sigue una prolongación de nosotros
fantasmal como un recuerdo
o el anhelo de algo jamás conocido.

Imagina el dolor más grande que puedas sentir
en tu carne, en tus entrañas
como un martillo haciendo polvo tus huesos
como que te vacíen los globos oculares con delicadeza.
Nada
cualquier fantasma duele más que la carne.

Por eso hay personas que se mutilan con sus propias manos
anestesistas profesionales
tienen más fantasmas que terminaciones nerviosas
menos miedos que pesadillas.

Desesperados
agarrándose al último clavo ardiendo y que queme
que queme
que arda todo.