21/5/15

Frío - microrelato -

Observo su cuerpo desnudo, pálido y terso, parece un ángel que ha caído para salvarme. Me tumbo sobre ella. Es tan suave, me rozo contra sus pechos, la acaricio con todo mi cuerpo, le susurro cuánto la deseo, cómo arde mi sangre como lava en mis venas. Lamo sus labios, mi barba la araña tras la caricia de mi lengua, tiemblo entero. Subo una mano hasta su cuello, lo rodeo, aprieto y mi lengua invade su boca, nuestros dientes chocan, presiono nuestras caderas, aprieto un poco más. Le abro más las piernas, sujeto mi polla dura y me masturbo contra su coño. Muerdo sus labios e imagino lágrimas en sus ojos. Presiono contra ella, empujo hasta estar dentro de ella, empujo hasta romper el himen, empujo con fuerza hasta llegar al fondo de ella. Se me escapa un hondo gruñido de placer, la sujeto con ambas manos del cuello y empujo hasta el fondo una y otra vez.

Su peso me aplasta contra el suelo, sus movimientos me arrastran sobre la tierra, no siento nada, solo hay frío. Menos mal que estoy muerta.