14/2/15

Querido diario: sigo respirando

San Valentín de los cojones. Celebrarlo discutiendo y dando ultimátum también puede ser romántico. Hay crisis de pareja que son catarsis en la relación, o te purifican o te descomponen. Todo o nada, pese al amor. Aunque el romanticismo es todo o nada, el amor más tóxico y adictivo. El amor romántico es locura o no es amor, es desgarro, frenesí, lujuria, necesidad... Pero a veces debe primar el instinto de supervivencia, la objetividad realista, y hay que pararse, mirar hacia atrás, pensar en el futuro y ser capaces de rompernos el corazón a nosotros mismos si hace falta, aunque parezca un suicidio.

...
- Tenemos que tomar una decisión, sobre nosotros.
- Lo que tienes que hacer TÚ es ser normal.
- Vamos a dejar de jodernos, de mentirnos a nosotros mismos, de fingir que podemos cambiar la realidad, porque no lo soporto más, no puedo más: ¡ESTOY LOCA! Esa es la verdad, y yo más no puedo cambiar, hemos llegado a mi tope. ¡Estoy loca! Soy una celosa incontrolable y una depresiva inestable, y no va a cambiar, lo siento muchísimo pero tenemos que aceptarlo ambos, yo me rindo, ¡nunca voy a ser normal, deja de pedírmelo, deja de esperarlo! Estoy cansada de prometer mentiras, de esforzarme por imposibles, de basar nuestra felicidad en que yo cambie, porque no voy a hacerlo, se acabó, o me aceptas como soy, ahora mismo, o se acabó lo nuestro, pero yo más así no puedo seguir, necesito paz y que nos queramos, necesito estar bien, necesito ser feliz, o eres capaz de aceptarme y quererme con todos mis defectos o nos tenemos que separar antes de destrozarnos más.

Él me mira incrédulo, se limpia las gafas, murmura para sí lo jodidamente loca que estoy. Yo le dejo un tiempo para que asimile la realidad, mi confesión, mi ultimátum, mi súplica. 

- ¿De verdad estás haciendo esto?
- Sí, lo siento, pero no podemos estar toda la vida luchando el uno contra el otro.

Hay límites, nadie es perfecto, hay personas muy imperfectas y solo con amar no vale, el amor en sí mismo no es sinónimo de felicidad, podemos destrozarnos queriéndonos mal y yo no puedo soportar otra relación destructiva, estoy segura de que él tampoco.

- ¡Dime algo! ¿Me quieres o me dejas?
- Te quiero, joder, qué otra cosa puedo hacer...
- Dejarme.
- No. 
...

El egoísmo es uno de mis incontables defectos. En las parejas debe haber un equilibrio, una estabilidad, o es imposible un futuro juntos. Cómo se consiga depende de cada pareja, sea mejor o peor, más o menos aceptable, más o menos tóxico, depende de cada pareja, pero creo que si llegan a ese equilibrio a su manera, si consiguen que funcione para ellos, cediendo ambos en distintas cosas, si encuentran un punto medio en el que amarse libre y totalmente, pueden llegar a ese futuro juntos, sino no.