30/3/14

Podría correr sin parar y siempre volver al mismo hogar

Últimamente he estado viajando, para descubrir que cualquier sitio me gusta más que mi casa pero que en ningún sitio se está como en casa, y ojala pudiéramos llevarnos el hogar dentro de un caparazón sobre la espalda, pesaría menos que la melancolía. Querer dos cosas a la vez, quedarse y volver, es como romper tu propio corazón por la mitad, es no estar nunca completamente en tu lugar.

Podría desnudarme en cualquier hotel pero en ningún espejo me vería tan guapa como en el de mi habitación, aunque a sus ojos nunca cambio da igual el paisaje que tenga a mi espalda o el rayo de sol que ilumine solo la mitad de mi cara. Da igual a dónde vaya el viento al que suspiramos mientras sigamos estando a la distancia de un beso de puntillas. Pero yo lo noto hasta en mis huesos que los muelles del colchón donde hacemos el amor ya no chirrían y no sé si sonreír o echarlo de menos.

Nunca podré deshacerme de mi nostalgia
ni de mis ganas de huir a cualquier lugar
pero siempre contigo - reír o llorar -

23/3/14

Me follo las rosas con espinas de tus te quiero

Podría enamorarme de otras caricias recorriendo mi cuerpo por el sendero de cicatrices que dejaron las anteriores, incluso aunque sigan escociendo los recuerdos, no hay mayor masoquismo que el amor, pero ya no soy una niña inocente que se viste de princesa y que se siente querida cuando la abrazan por la espalda, ni me sorprendo cuando noto la erección pegada a mi culo y las manos estrujándome las tetas, que el amor es una enfermedad, la perversión un síntoma, y violar corazones una consecuencia. Lo aprendí a la primera, así de lista soy, igual que a desilusionarme sin lágrimas.


No hace falta que susurres que me quieres mientras me inmovilizas con tus manos, una apretándome el cuello, la otra sujetándome del pelo contra el colchón, y tus caderas golpean las mías cada vez más violentas, como si quisieras invadirme, y así me posees y me utilizas, pero de verdad no hace falta que me profeses tu amor, estoy tan mojada que todo me resbala y solo quiero escuchar los golpes de tu cuerpo contra el mío y nuestros gemidos, ya me tienes en tus garras, para qué seguir fingiendo que tenemos el corazón entre las piernas...

Me follaba tan fuerte contra ese viejo colchón de muelles rotos que se me rompió el corazón de tanto vapulearlo y lo peor es que no pude darme cuenta hasta mucho después de haber terminado porque el cuerpo entero me dolía de tanto amarnos. Nunca me di cuenta de que solo me acariciaba para colarse entre mis piernas y masturbarme hasta tenerme gimiendo alrededor de su polla. Hasta que me abandonó y tuve que curarme muy lentamente lamiendo mis heridas con los restos de su saliva. Ya no volveré a echarle de menos después de haber aprendido a acariciarme yo sola pensando en mí.


Ahora estoy recompuesta y con el maquillaje intacto, he despertado de mi extenso letargo, mientras el príncipe azul me violaba, con un orgasmo en los labios y el corazón petrificado. He escapado del paraíso artificial para recorrer cada esquina de cualquier cama y tengo la libertad tatuada en la piel, las mariposas del estómago ahogadas en alcohol y el nombre de cualquiera susurrado en mi aliento.

Si vas a besarme que sea entre las piernas.

21/3/14

Escucho latir mi corazón en tu pecho

Ella tenía la carcajada más triste del mundo, él las caricias llenas de tormentas, y la primera vez que se atrevieron a susurrarse te quiero su amor paró el mundo un segundo y todas las estrellas cayeron del cielo para concederles la suerte del universo entero. Creían que podían salvarse el uno al otro.

- Hazme olvidar que no he estado contigo toda mi vida.

Y conseguía hacerla olvidarse hasta de su propio nombre mientras le temblaban las piernas incontrolables sobre sus hombros. Besarla era el mayor vicio que él tenía, en cualquier parte de su cuerpo, con los dientes, con las manos, con los ojos, con los labios, a todas horas. Y ella se dejaba rehacer en sus manos de mar que cicatriza todas las heridas. Sus promesas juegan a tocar el cielo rebotando contra un colchón de muelles rotos.

Ninfómanos condenados a enamorarse del orgasmo a ojos abiertos clavados en el alma. El poeta que busca la lucidez al fondo de cualquier botella de cristal, tiene el infierno en sus plegarias, y la muñeca desinflada aspirante a musa efímera del para siempre, loca de dientes rotos por sonreír en cada caída. Esnifa polvo de estrellas y haz eco en el infinito.

Llevemos equipaje compartido
con todas las fotos en las que nos besamos con los ojos cerrados
y mis bragas rotas de amor.

Todas las margaritas que sobreviven a nuestros miedos
están enredadas en las trenzas de mi pelo
y florecen con tus caricias.

La única eternidad posible es morir abrazados bajo la misma tumba de cemento.

14/3/14

Si la pasión se acaba algún día agonizaré eternamente de frío para que nunca dejes de abrazarme.


Vivimos toda la vida enamorados, pero solo hacemos el amor cuando creemos haber encontrado el para siempre en sus caricias. Todo amor es eterno mientras el corazón siga bombeando susurros de su nombre en mis gemidos. Y cuando me persigas a través de todos los fotomatones de la ciudad creando eternidades en un segundo sabré que el futuro será nuestro pasado.

Solo necesito cerrar los ojos para verte. Eres el escalofrío que recorre mi espalda empezando con tu beso en mi nunca hasta la caricia de tus palabras en mi lengua, que saben a secretos y promesas a la vista de todos pero solo míos. Y quiero reír y llorar, besarte y gritar, que me quieras con todas tus fuerzas mientras yo pierdo las mías. Pero cuidado, amor, que mis sentimientos son de cristal y podrían hacernos añicos. ¿Te atreves a jugar conmigo, al escondite? Por ti me dejaré encontrar, aun siendo invisible para el resto del mundo.

Tendríamos que olvidarnos de todos nuestros miedos para caber en un abrazo y crear un hogar en el que refugiarnos del mundo. Si te dejo entrar tienes que prometer quedarte, y cuidarme, que yo sola no sé sobrevivir ni cinco minutos, no llegues tarde, el final del cuento de hadas nos espera y después hay todo un infinito por descubrir.



Y me suicidaré, si me dejas morir de frío.
Seré lluvia de invierno, en cualquier estación.

10/3/14

Cuando me quede sin palabras pintaré un beso en una hoja y la lanzaré de mi ventana a la tuya

A veces escribir sale del alma y otras hay que forzarlo, pero nunca debes parar porque si lo haces puedes quedarte paralizada para siempre, y sería como perder una parte de mí misma.

Cuando estaba en el instituto gané un concurso de escritura, llegó el profesor a clase con un taco de folios y nos dijo que durante esa hora escribiéramos un relato de tema libre, fue una encerrona en toda regla, luego algunos profesores elegirían a un ganador por curso y yo fui la del mío. Pero, aunque nunca he escrito mal, es algo con lo que se nace o no se nace y se puede aprender pero nunca es lo mismo, creo que gané por pena porque escribí un relato muy triste y estaba en una época de mi vida funesta. Sea como sea, me gustó escribir, y desde entonces siempre que he necesitado expresarme o desahogarme o lo que sea: escribía. Relatos, poemas, diarios, de todo, lo que fuera, escribir, escribir, escribir.

Mis sueños y mis pesadillas están hechos de tinta.
Cada parte de mí se derrama.
Hasta cuando me corro con él chorreo tinta, joder.
Y nunca he dejado de gritarle a la hoja en blanco ¿POR QUÉ? a todo.
Y algún día encontraré la respuesta, dentro de mí, que es lo único que hay en las letras: personas, recuerdos, pasado y futuro, almas, vidas... ni que fuera poco.

Y cómo no podía imaginar que me enamoraría perdidamente de ese poeta cabrón, el único por el que derribaría mis barreras sólo por la curiosidad de sentir su pluma contra mi piel creando mil palabras nuevas para contar secretos, imborrables. Y ahora soy toda un mar de tinta azul para que nunca nos quedemos sin formas de decir te quiero.

8/3/14

Si se te han caído las llaves al mar, puedes llamar al timbre, te espero inmóvil y en silencio casi sin respirar.


Dijiste que te quedarías para siempre
y aquí sigo esperando
al otro lado de la puerta
que nunca cruzas.

Aunque sepa que ya es imposible que vuelvas
de ningún lugar
yo seguiré esperando-te
para siempre.

Las llaves nunca dejan de sonar
al otro lado de la puerta
- no tengo valor para asomarme a la mirilla -
nunca serás tú.

6/3/14

Ninguna mentira deja un bonito cadáver

Estoy mala de garganta y corazón, por gritar tu nombre hasta en mis silencios, mientras tu ausencia me arropa y este frío que nace en mis entrañas me hace delirar con tus recuerdos. Aunque sigo deseando, desde el lugar más recóndito de mi alma, olvidarte, olvidar todo, y al final solo me olvido de olvidar. Y las sonrisas que se han desvanecido y las que nunca llegarán se convierten en lágrimas que jamás calmarán mi sed de tus besos. Y me morderé la lengua hasta ahogar mis sentimientos antes que susurrar que te quiero una vez más. Habría preferido morir con tu adiós que volverme impenetrable para mil amores más, que no quiero ser fuerte, ni sabia, ni amante de la soledad, solo tuya.

Pero no fui suficiente, no para ti, desamor, no para alguien que nada esperaba de mí y que en secreto nunca me quiso. Mentiras, secretos y traiciones había en el infinito pozo de tus pupilas, pero yo brillaba como una estrella fugaz - sin deseo -, enamorada de mi amor, cegándome a mí misma con la utopía de un cuento de hadas.

Y me perdí en ti, desamor, confundida en un cuento que no era el mío, y olvidé si era la princesa disfrazada de puta o la puta con vestido de princesa subida a unos tacones rotos, para satisfacerte, solo era consciente de que nunca llevaba ropa interior, para complacerte, amor - disfrazado de príncipe azul que destiñe con la primera lágrima -

Y al final solo fui una muñeca hinchable llena de sentimientos que se desinflaban con cada sórdido empujón de tu egoísmo contra mi inocencia.

Te quise, como si hubieras existido cada segundo.
Te recuerdo, como si el amor fuera un puñal en mi corazón.
Te lloro, porque sigo sin pensar en mí.