28/2/14

La única herida abierta que me queda es mi sonrisa

Cómo desarma el desamor, joder, el picasso de un corazón roto, que la última bala sea un trofeo de supervivencia clavada en la pared. La musa más bella y compasiva es el Dolor, el sufrimiento, la tristeza infinita de un corazón roto en mil pedazos, y sangrar en cada letra las lágrimas que tus ojos ya no pueden derramar. Cuánta alma en las palabras escritas a cuchilla en la piel para que los latidos del corazón olviden su nombre, todos hemos sido lluvia de tristeza mientras el cielo tronaba desolado. Frases llenas de muerte que nos recuerdan todas las veces que hemos resucitado, y temblamos con los recuerdos en un suspiro, y pensamos "cuánto dolor y qué grandísima belleza dejar de ser correspondido". Porque pensamos siempre, que siempre, volveremos a amar, porque el último amor nunca se acaba y alguna vez lo encontraremos. El para siempre nos espera y solo sin miedo el infinito puede parecer hermoso.

Se podría vivir de respirar te quieros
Que ya morimos bastante en cada despedida

Y solo quien ha amado de verdad pierde la esperanza, por unos segundos eternos, de volver a hacerlo jamás, y se deja acariciar por la soledad cuando la resguarda del frío, y sus dedos incontables serán tiritas para tus abundantes recuerdos sangrantes.

Estoy llena de cicatrices difuminadas
La única herida abierta que me queda es mi sonrisa

Podría contar que yo antes me desangraba por cada poro de mi piel y cada día era uno menos para mí, que he llorado tanto que mis ojos se volvieron azules en un mar de tristeza, que dejé de existir para el mundo y mi nombre se perdió en los recuerdos, conmigo. Fui nada en la soledad, y desaparecí, consumiéndome como una flor marchita en mis entrañas.

Pero lo que quiero contar es que ya no duele que mi corazón palpite tan fuerte como quiera, que cada día es uno más a su lado, que puedo convertir mis ojos en un cielo donde volar en libertad y ya no me ahogo en ellos. Que mi nombre está en sus besos y en los susurros de sus te quiero, y vuelvo a ser yo, recompuesta con todos mis pedazos, sujeta en su abrazo... Y a veces pienso que también se puede morir de felicidad.

16/2/14

How to disappear completely

Siempre me han acunado las trompetas del apocalipsis, tal vez por eso he sido insomne toda mi vida, pero nunca he dejado de soñar, y podía quedarme horas y horas mirando una pared en blanco proyectando mis utopías e incluso mis peores pesadillas y cómo me enfrentaría a ellos cual guerrera espada en mano, pero en algún momento hay que crecer, y desollarse los nudillos contra las paredes para mantener a raya los ecos de tantas noches en vela... creemos que conocemos lo peor, los susurros, los llantos, los gritos, pero lo peor llega siempre con el silencio, absoluto silencio que lo aplasta todo como un agujero negro cayendo como un tornado sobre nuestras vidas, y ya no escuchas ni el latido de tu corazón. Ya no hay nada.

Oscuridad.
Silencio.
Te has perdido hasta a ti misma.
Entonces llega...

He mirado a la Muerte a los ojos y me ha sonreído. Desde entonces huyo de Ella sin mirar atrás, sin detenerme un segundo. Aterrorizada. Y el futuro solo es una sombra alargada de lo que me persigue. Y todo es vacío, Ella, y no hay nada más a mi alrededor, nada más a donde llegar, es como correr en círculos, pero no puedes parar, y no se te ocurre que tal vez así llegues al final más pronto que sin miedo.

No hay ningún lugar a donde ir
Donde refugiarse
No hay hogar ni trincheras
Solo abismos

Su perfume de cenizas me asfixia a cada paso, hasta las flores huelen a muerte, y solo ese amor que me protege cada noche entre sus brazos puede ayudarme a seguir respirando con sus besos, a mantenerme de una pieza con sus caricias. Si tienes un bonito horizonte que alcanzar, aunque solo sea un espejismo, es más fácil no dejar nunca de correr sin mirar atrás, aunque en cada espejo veas su sombra cada vez más cerca de ti. Solo al final es momento de darse la vuelta, mirar cuánto camino has recorrido, el sendero de tus huellas, las ruinas a tu paso...
y ahora me toca a mí mirarla a los ojos, y sonreír.




***
- Me tomo unos días de vacaciones para hacer un pequeño viaje, 
casi ni notaréis mi ausencia. Un beso a todos y gracias por leerme. -

12/2/14

Me dueles. ¿Eso significa que te quiero?

Podría entender el Amor si pudiera dársele forma y aprenderme su rostro con los dedos, si fuera algo más que una revolución interior en la que nuestro corazón elige latir por el nombre de otro, pero en silencio, porque no podemos arrancárnoslo con nuestras propias manos para entregarlo, tal vez no lo necesitamos para vivir, solo nos hace morir más rápido... No me gusta pintarme los besos con sangre ni maquillarme la mirada con la agonía de amarte y siento que solo estoy suicidándome en tus abrazos de piedra, la vida debería tener algún sentido.


Mátame más fuerte
que todavía me quedan latidos
para luchar por nosotros

Está lloviendo de mis ojos pero tu corazón es impermeable y te vas en busca de otro amanecer cuando yo anochezco. Me quedo sola en mi oscuridad, con mi pecho ahogándose de miedo, sin un solo suspiro prestado para sobrevivirnos. Y nuestro amor son unas alas traicioneras que me dejan caer en picado cuando rozo las nubes con los dedos, es una trampa para caer al infierno sin frenos, como si fuera el único hogar posible.
Acéchame despacio
- mi bestia indomable -
que no quiero huir antes de que consigas quererme
y morir por un paso en falso


Perdona, ¿me estoy poniendo demasiado sentimental? También podría quedarme atada en tu cama, para ni volar ni estrellarme contra el suelo, soy mucho más confortable que la soledad, y mis piernas siempre estarán dispuesta a abrazarte, a consolarte, a darte el único amor que puede tocarse y saborearse, siempre estaré preparada para tu ansia. Chorreo mi alma sobre tu polla, pongo la otra mejilla para que me calienten tus obscenas caricias y nunca me quedaré afónica de gritar lo mucho que te quiero, en el único momento en el que tú vislumbras amarme, mientras te corres dentro de mí.

Y hay veces que te miro y siento que te quiero más que a nada en el mundo y ojalá tú me acariciaras alguna vez así, me arrancaré los ojos para no darme cuenta nunca, y te los regalaré.

Cabrón despiadado
No suplicaré piedad
Deshidrátame a besos
y moriré sin lágrimas.

10/2/14

No dejes de mirarla, no pestañees, no le des la espalda, y verás tras las grietas de su careta.

Un reflejo sin sonrisa me observa esperando que le dé algo de vida, sus ojos brillan en la oscuridad. Solo hace falta un pestañeo para despejar las pesadillas, y un eco que no se canse hasta despertarte. Llegas tarde... a tu propia vida. En algún momento debes empezar a moverte , y ahora es ese momento.

Todavía es ese momento
Lleva siendo ese momento cada día de mi vida
Y siempre lo será
Podré desaprovecharlo eternamente

Sigue buscando la luz al final del túnel, durante el día, porque te da miedo la oscuridad, y seguirás encontrando sólo baldosas desgastadas que quieren hacerte la zancadilla. Sigo tan perdida como el día en que me di cuenta de que tenía que encontrarme, tal vez no haya nada que encontrar. Puedes incluso intentar hacer un trato con el demonio para tener un futuro, y que en el último momento no pueda llevarse a cabo porque no hay nada con que pagar, un beso sin alma no sacia la sed.

Soy una mujer que ya no es hija y tampoco es madre
Soy una amante que no sabe amar y que nunca ha sido amada
Soy una mujer que nunca lleva tacones y todavía juega en los columpios
Soy un pasado que no lleva a ningún futuro

Y sigo dando vueltas sobre mí misma buscando un faro que me lleve a casa

Me refugié en las letras, para intentar buscar en mi interior vomitándome sobre una hoja en blanco, y me desespero sin inspiración, mi musa se ha suicidado porque me repudiaba y el sonido de la cuerda colgando de la lámpara no me deja concentrarme, nunca deja de balancearse y todo mi mundo se derrumba con ella, me mareo y solo vomito bilis, me pudro por dentro mientras ella se descompone y la rosas que nacen de sus entrañas están marchitas como mis lágrimas.

Podría estar engañándome a mí misma y al mundo entero durante toda mi vida, aunque soy una pésima mentirosa pero sólo cuando lo hago adrede, toda mi existencia es una farsa bien disimulada. Ser una mujer que escribe no me hace escritora, sonreír no me hace feliz, buscar no significa saber lo que quieres encontrar, levantarse cada mañana no es vivir, aunque lo parezca. Parezco tantas cosas...

Pero solo soy un rostro con ojos azules
Sonrisa nerviosa
y mil millones de defectos imperdonables.
Todo lo demás es mentira

7/2/14

Si fuera tan fácil...

Hay que olvidar los dolores pasados y seguir adelante sin pausa, da igual que se te rompa el corazón; todo el mundo sabe recomponerlo, da igual que te destrocen la mente y el alma; debes saber arreglarlo, con rapidez y una sonrisa a ser posible, sin por favor. Claro, porque vivir es tan fácil como separar los labios para tomar una bocanada de aire. En este mundo hay dos clases de personas: los que conocen el dolor, y los que creen que conocen el dolor.

Nadie más puede ver ni escuchar a mis monstruos. Cuando me acuesto sola en mi habitación, con la persiana subida para que entre algo de luz, y me tapo hasta la nariz con el edredón; encogida como un bebé que se aferra a las entrañas de su madre porque no quiere salir a los horrores del mundo. Pero nunca, nunca, puedes esconderte de ti mismo. Y los escucho, arrastrándose por el suelo como gusanos ansiosos de invadir mi cuerpo antes de tiempo, pero también tienen garras que mutilan cada lágrima que se escurre de mi cama inundada, y a veces intentan agarrarme pero mi carne blanda se taja entre sus inmensas uñas rotas y podridas y consigo escapar con su ansia marcada en mi piel.

El horror es un mapa de huidas en mi cuerpo, de intentos de.

Hay que ir a la guerra. Arráncate la piel a tiras y amputa ese corazón deteriorado que sólo bombea veneno, serás una preciosa muñeca lisiada al volver de la batalla. Mirada vidriosa, sonrisa perenne y un hueco silencioso tras el pecho. Nadie se dará cuenta. Ni siquiera el alcohol podrá llenar ese vacío en el que retumban tus llantos, pero nunca pares, que ser diferente es un pecado, ahógate en sonrisas y muere por olvidar quién fuiste cinco minutos más.

Tranquila
ya no hay peligro fuera
solo dentro
de ti

3/2/14

Corriendo me tropezaba menos que yendo de la mano

Una tarde de invierno
mi padre quería darle una sorpresa a mi madre
y llevarme a verla al trabajo
para que no hiciera el camino de vuelta sola
- o eso supongo,
sólo tenía cinco años -
Me puso los zapatos de charol, mis preferidos
Sujetó mi mano con la suya
Y salimos con brío de casa de mis abuelos
- siempre me quedaba con ellos,
cuando él nunca estaba -
Me costaba seguirle el paso
iba dando saltitos tras él
tropezando con mis propios pies
sin tregua
y veinte minutos después llegamos
yo cansada
él hastiado

Me solté de su mano en cuanto vi a mi madre
y corrí hacia ella
pero antes de llegar a sus brazos abiertos
tropecé y caí al suelo
- no recuerdo que llorara,
mientras mi madre se acercaba corriendo -
Me consolé con sus besos
y caricias en las rodillas doloridas

- ¡Pero David, cómo traes así a la niña!
- ¿Qué le pasa?
- ¿Le has puesto tú los zapatos?
- Sí, claro.
- ¡Le has puesto cada zapato en el pie equivocado! Pobrecita, mi niña.

Desde ese día aprendí a calzarme siempre sola
para no tropezar por errores de otros
y sentirme yo la culpable.