5/8/14

9


Con todas las caricias
de sangre
que has diseminado
desde mi útero
acongojado
hasta mis pupilas
contraídas
hay un camino
de larvas
moribundas
agonizantes
un reguero de sangre
de mariposas
que nunca serán
bellas.
Como tu recuerdo
pudriendo mis labios
azules.
Como el eco
de tus carcajadas
distorsionadas en súplicas
vacuas.
Como todos los pétalos
marchitos
sobre los que descansan
mis pesadillas.
Y amortiguan mis gritos
asfixiándome.
Y contraen mis latidos
estrangulándome.
Gota a gota
te enterraré
bajo mi sangre
y mi cuerpo inerte
y conseguiré olvidarte.