14/8/14

11


La cuenta hacia atrás
también es infinita
no puedes esconderte
hasta que se acabe el juego
solo te queda una vida
en la recámara

Las letras se emborronan
y en un instante
suspendido en el tiempo
efiterno
gritas
sin rimar los ecos
no eres una buena compañía
para la soledad

Las musas se suicidan
a tus pies
y te inunda la tinta
hasta el cuello

Pero puedes conseguir una tregua
para encontrarte
- o terminar de morir -
si te quedas muy quieta
y en silencio
entre tus huesos
y te conviertes en su muñeca
de trapos sucios