27/7/14

Tengo mi epitafio sobre el cabecero de la cama


Matada en sueños y resucitada solo a medias, de cintura para abajo y de cuello para arriba.
Nadie me recordará por mis fracasos.
Nadie me recordará.