8/7/14

Estamos condenados al amor de nuestra vida


Ella
queriendo escapar del infierno
lleva los demonios abrazados a las costillas
alimentándose de cada pedazo roto de corazón
que se descuelga

Ella
se ha quedado tan quieta
tirada en el suelo
que parece un cadáver olvidado
pero solo está recordándole

Ella
que prometió mil eternidades
y ahora solo tiene mil nadas
se hace la muerta
para ahuyentar al futuro

sin el oxígeno de sus besos
solo queda la melancolía
atragantada

su recuerdo es la única eternidad que le queda.