5/6/14

Se puede estar más muerta pero no más triste

Voy a jugar al escondite con mis sentimientos
en un laberinto de espejos rotos.
Hay lágrimas que se confunden con sonrisas.

No he muerto, por ahora, solo estoy un poco perdida, con el ordenador estropeado y toda la mala suerte del mundo abrazada a mi espalda, que se ha enamorado dice, la hija de puta. Nunca será correspondida, mi corazón ya tiene dueño y me jode mejor que nadie. ÉL. Aunque a veces soy un poco zorra y le pongo los cuernos con la melancolía, me viola la depresión en mi sempiterno rol de sumisa, dice que sodomizada estoy más guapa. Y yo, bueno, con un par de cervezas me presto a cualquiera que me ofrezca un cigarro con el que asfixiarme, pero sobria solo le quiero a él y siempre vuelvo a su sonrisa. Me digo una y otra vez que no volveré a recaer, ni a dejarme arrastrar lejos de su cálido abrazo, pero la tentación y yo no somos buenas enemigas. Nunca dejes de perdonarme. Suplicar en silencio es tan inútil como rezar a gritos.

Vamos
Bésame
Recuérdame
Que soy tuya