12/2/14

Me dueles. ¿Eso significa que te quiero?

Podría entender el Amor si pudiera dársele forma y aprenderme su rostro con los dedos, si fuera algo más que una revolución interior en la que nuestro corazón elige latir por el nombre de otro, pero en silencio, porque no podemos arrancárnoslo con nuestras propias manos para entregarlo, tal vez no lo necesitamos para vivir, solo nos hace morir más rápido... No me gusta pintarme los besos con sangre ni maquillarme la mirada con la agonía de amarte y siento que solo estoy suicidándome en tus abrazos de piedra, la vida debería tener algún sentido.


Mátame más fuerte
que todavía me quedan latidos
para luchar por nosotros

Está lloviendo de mis ojos pero tu corazón es impermeable y te vas en busca de otro amanecer cuando yo anochezco. Me quedo sola en mi oscuridad, con mi pecho ahogándose de miedo, sin un solo suspiro prestado para sobrevivirnos. Y nuestro amor son unas alas traicioneras que me dejan caer en picado cuando rozo las nubes con los dedos, es una trampa para caer al infierno sin frenos, como si fuera el único hogar posible.
Acéchame despacio
- mi bestia indomable -
que no quiero huir antes de que consigas quererme
y morir por un paso en falso


Perdona, ¿me estoy poniendo demasiado sentimental? También podría quedarme atada en tu cama, para ni volar ni estrellarme contra el suelo, soy mucho más confortable que la soledad, y mis piernas siempre estarán dispuesta a abrazarte, a consolarte, a darte el único amor que puede tocarse y saborearse, siempre estaré preparada para tu ansia. Chorreo mi alma sobre tu polla, pongo la otra mejilla para que me calienten tus obscenas caricias y nunca me quedaré afónica de gritar lo mucho que te quiero, en el único momento en el que tú vislumbras amarme, mientras te corres dentro de mí.

Y hay veces que te miro y siento que te quiero más que a nada en el mundo y ojalá tú me acariciaras alguna vez así, me arrancaré los ojos para no darme cuenta nunca, y te los regalaré.

Cabrón despiadado
No suplicaré piedad
Deshidrátame a besos
y moriré sin lágrimas.