30/1/14

De mi último aliento surgió un remolino que arrasó las utopías

Abandonada en un charco de sangre de estrellas
Entre huesos y deseos rotos
Acaricié la oscuridad con las pestañas
Una última vez
Mientras fuera los monstruos aullaban
A un cielo sin luna, perdidos
Entre ruinas de espejos distorsionados
- astillados bajo las uñas -
Donde nunca puedes encontrarte

Brotaron rosas rojas en mis lagrimales
Que nunca dejaron de lamentarse
Y me convertí en la tumba más bonita del vertedero
Con olor a recuerdos regurgitados
- ahogados en alcohol,
prendidos con cenizas -
Y los monstruos no aflojaron sus garras, ensangrentadas
Aunque el pasado peleaba con rabia, por sobrevivir

No luches mientras intentan mutilarte

Mientras los latidos me abandonan
Sus colmillos se afilan en mis miedos
- encuentran la respuesta al laberinto
en el que me perdí -
...
...
...
No puedo sobrevivir con las manos heladas
He gastado toda la tinta de tu nombre en las paredes de mi habitación.
Me has dejado en la oscuridad
Y sin carta de despedida para arroparme
Los cadáveres están muy fríos.
Con mi último aliento el viento siempre sabrá que no te querré nunca más.
- dejaré de luchar
contra las garras hundidas en mi piel -