22/12/14

Las putas románticas

No quiero ser un ramo de flores que se marchita
Con vistas al suicidio en la ventana
No voy a ser el para siempre que muere en una tumba de tiempo

Fóllate todos los amaneceres supurantes de mi piel
Derrite la escarcha que me viste por dentro
Debajo de las uñas tengo caricias escondidas para que nunca me olvides
Te voy a besar hasta que sangres blanco mi nombre
Como yo chorreo el tuyo entre los muslos,
Con las pupilas dilatadas te veo hasta los huesos
Machacándose contra los míos, suena a infinito
Estamos cayendo hacia la luz
Cuando explote volaremos

Hago mímica de sentimientos
Conozco demasiado bien las mentiras y las palabras
Como para fiarme de ninguna lengua que deja huellas dactilares
Entre el tímpano y los labios sedientos

Me corro en el vacío de anorexia emocional
Entre mi pecho y tus costillas
Y mis piernas llenas abrazándote.


18/12/14

Soy sangre, sangrante, sangrada, hemorragia, menstruación


Se me contrae un dolor en el vientre
Se me ahorcan los ovarios
Y el mar de muerte me desborda entre las piernas
Dejo huellas de sangre a mi paso
Y los dientes rotos de morder la angustia

Duele y se me atasca el aire en los pulmones
Mientras grito hacia dentro
Y finjo que no estoy desangrándome en abortos

Soy mujer
Guardo tampones y compresas en el bolso
Para cuando llevo los labios rojos,
Te puedo dibujar un corazón con los dedos en los azulejos del baño
Después de masturbarme,
No tengo por qué esconderme entre mentiras o medias verdades
Porque haya hombres que no tienen coño
Y quieran el mío sólo cuando les conviene.

Soy mujer
Soy sangre, sangrante, sangrada, hemorragia, menstruación
Soy carne
Soy huesos
Soy vello en el cuerpo
Soy bella, virgen, puta, enamorada
Soy hija
Soy madre - si quiero


13/12/14

Las flores disimulan el olor a muerte

No puedes hablarle al miedo de miedo
pero sí a una isla de puentes.

Nos devoramos en un manicomio de cristal,,
el amor huele a sangre,,
vestiré de rojo en mi funeral,,
no me escucharás gritarte con la piel,,
mil bocas sin lengua
donde palpita el corazón.

No estábamos allí para salvarnos
cuando masticamos las piedras
que iban directas a nuestra nuca
tiritando de soledad

de errores a suicidios entre las costillas
hay una sonrisa de distancia
de cigarros a falta de suspiros
de bañeras rebosando y demasiado espacio para flotar
cuánta soledad entra en todo el espacio de la cama que nos sobra
cuántas piedras en el estómago
cuánta sangre
en los ecos que me mantienen viva.

Sigues pensado que te abandoné
pero sigo tan perdida como tú de mí.

La boca me sabe a metal
¿Dolor? ¿Quién?


9/12/14

"más allá de cualquier zona prohibida hay un espejo para nuestra triste transparencia"



No va a dar tiempo.
Se nos acaba el tiempo.
Eterno.
Nunca se detiene.
Nos dejará atrás en algún momento.
Nunca podremos correr tan rápido.
Los años cargan su peso en nuestros hombros.
Los huesos se debilitan
de tanto caer y levantarse y no poder descansar
y crujen
duelen las rodillas
tropiezan los tobillos
y el tiempo se nos escapa de la punta de los dedos
cada vez más lejos
hasta desaparecer de nuestras pupilas
y solo podemos mirar hacia atrás.


Hace frío, me pican los ojos, me duele la espalda, estoy cansada, tengo sueño, cada día es más difícil que el anterior, aunque te acostumbres, eso es lo peor, corres peligro de ser arrastrado por la corriente. Se me ha caído una pestaña y se me ha olvidado pedir un deseo, si lo único que quiero son unas horas más en el día y tener ganas de vivir al llegar a casa, al dormirme, al despertarme. Sólo tenemos una vida y la desperdiciamos trabajando, en trabajos de mierda la mayoría, que no nos aportan nada, solo nos convierten en engranajes de esta sociedad tóxica, nos absorben hasta matar nuestra singularidad, que el mundo siga girando a peso muerto, nos dejamos morir. No podemos escapar. La gravedad aprieta, hasta arrinconarte, oprimirte, enjaularte. Solo puedes volar para estrellarte, tienes una oportunidad de ser libre.

¿Durante cuánto tiempo seré capaz de luchar? De abrir un libro, sujetarme los ojos, y alimentarme a mí misma intentando sobrevivir. Pizarnik. Página 157. Recibe este rostro mío, mudo, mendigo. Recibe este amor que te pido. Recibe lo que hay en mí que eres tú. Página 158. Del combate con las palabras ocúltame y apaga el furor de mi cuerpo elemental. Página 159. Una flor, no lejos de la noche, mi cuerpo mudo, se abre, a la delicada urgencia del rocío. Mi cerebro sediento se abre a las cenizas del tiempo y saben a pasión, porque todo lo que tiene la vida es pasión, y todo lo que no tiene pasión es muerte.


8/12/14

22


Sonríe frente al espejo
desnúdate despacio
acaricia tu cuerpo
abre tus piernas
mastúrbate
y gime
y córrete mirándote
hasta amarte
con cualquier reflejo
perfecta
sudorosa
pupilas dilatadas
mientras sigas sonriendo
y tus piernas tiemblen
esa venus
eres tú


6/12/14

Respirar era innecesario - recitando -



Respirar es innecesario, creía
Hasta que me quedé sin aliento para gemir contigo
y se me quedaron los te quiero atascados en el último latido.

Somos recuerdos que quedan grabados en el tiempo.
Somos caricias que quedan grabadas en la piel.
Somos lágrimas que mojan los labios y no calman la sed.

Y tú eres mi último deseo
antes del fin del mundo.

Seamos inmortales, invencibles
Juntos, en un beso
De los que provocan terremotos
A pecho abierto

Y seamos bellos
como un quejido suplicante
De labios sedientos

No temas llorar,
Riega con tu tristeza
La tierra árida
Y renace entre las cenizas.


2/12/14

Siempre pongo dos alarmas si tengo que madrugar o no me siento segura y no puedo dormir


Me levanto a las siete y media de la mañana
todavía es de noche
tropiezo hasta el baño
me lavo la cara con agua fría
hasta que puedo abrir los ojos y verme
- mejor no mirar -
desayuno tostadas con café
mucho café, mientras
veo cómo la luz se abre paso en la oscuridad
y siento nostalgia
chupo los restos de mermelada de mis dedos
lamo las últimas gotas de café de la cuchara
y arrastro los pies descalzos por la casa
me tiro en la cama que ya se ha quedado fría
tengo que vestirme
me tapo con el edredón
gimoteo
como si alguien pudiera escucharme y salvarme
dormir y despertarse sola es horrible
tener todo el espacio en la cama es horrible
me acurruco como si tuviera alguien detrás 
abrazándome
rozo con los dedos el borde de las bragas
los meto por dentro
y más adentro
me acaricio los labios y paso un dedo entre ellos
no tengo a nadie en quién pensar
me lo invento
me acaricio el clítoris
suavemente
hasta notarme mojada
me meto un dedo
despacio
estoy apretada
luego otro
despacio
me abro
los muevo dentro de mí hasta empaparme la mano
con la otra aprieto el clítoris
lo estimulo con fiereza
mientras mis dedos me penetran cada vez más rápido
el edredón ya no contiene los gemidos
los gritos
cuando me corro

me destapo
el sudor se enfría sobre mi piel
mientras mi respiración se calma
ducha rápida
me visto
y salgo corriendo hacia el trabajo
voy a llegar tarde.

30/11/14

Mastica las cenizas y que florezcan coronas de espinas



Ella, acaricia los surcos de su piel
recuerdos cauterizados con tiempo,  tiempo,  tiempo
y sangre marchita

y sonríe
con inmensa tristeza   abatida

¿Por qué huimos del dolor? En vez de aprender de las heridas que recitan lecciones en nuestra piel, en vez de abrazarlo entre las costillas y apretarlo hasta asfixiarlo, devorarlo antes de que nos destruya, absorberlo, como llorar hacia dentro para recuperar todas las lágrimas derramadas para nada.
Sufre y siéntelo,
tiembla y sufre,
agoniza y no mueras.

Ella, ha aprendido a beber mares salados
a tatuarse la memoria a puñetazos
a comerse los labios y besarse los nudillos
a dejar a su paso un camino de piedras
para poder recuperar los tropiezos

ha aprendido a recolocarse los huesos y las sonrisas
y puede asustar a las bestias con una sola mirada
desolada

Ahora todo el amor huele a cuchillas oxidadas
como ella la que no teme ni la oscuridad
de su interior


Ella, qué extraña mirada me refleja.


29/11/14

21


Me asfixia mi propio cuerpo
como si quisiera huir de
mi piel abrazada al hueso
desesperada
en un mar abandonado de tempestades
que se baña en amaneceres de mis venas.

Me olvida mi propio nombre
aferrándose en el temblor de mis labios al viento
a lametazos al eco
que ya no suena ni a mi voz
y no soy yo
ni alguien
ni nadie
nada
un vacío que late inconveniente.

Cierro los ojos y me veo mejor que
nunca con esas pupilas mentirosas
que pestañeaban azul
lloraban rojo
y se han desamparado gris muerta.


16/11/14

No me quedan consuelos para este cuerpo en descomposición latente

Se consume el cigarro entre mis labios, saboreo la ceniza, respiro humo, espiro una hora menos de vida. Todos nacemos moribundos. No me quedan consuelos para este cuerpo en descomposición latente. No puedo moverme del suelo, me pesan tanto los huesos que voy a caer hasta el centro de la Tierra y podré entrar en calor por primera vez en mi vida, hasta derretirme y ser solo un charco de miseria, sangre y vísceras. El infierno no está abajo sino dentro, en el hueco que deja el corazón podrido cuando ya no late más. En el silencio que deja el eco de su nombre al extinguirse. En la soledad de unos ojos que han llorado la última lágrima y pueden volver a ver que no queda nadie. En el último recuerdo, en los finales que no matan, que te dejan a mitad de nada, como caer sin estrellarse, como follar sin correrse, como amar sin tenerle.

El amor es lo más importante de esta inútil vida, somos sentimientos a flor de piel, somos nuestras emociones y a la mierda la razón, por eso nunca nos rendimos ni aunque estemos agonizando.

Todavía no estoy segura de que merezca la pena pasar por todo esto para nada, vivir para morir, existir para desaparecer, si al menos aguantar todo este dolor tuviera alguna recompensa valdría para algo, tendría algún significado, pero sufrimos solo para poder tener un día más, tal vez algún día de felicidad, hasta llegar al último y después ser la inexistencia absoluta. Qué sinsentido la vida, la muerte, la conciencia, estar aquí para nada, el tiempo limitado, cada segundo que debemos exprimir con ansia, con necesidad, con desesperación, porque solo somos tiempo perdido en medio de la eternidad.


10/11/14

20


No quiero fingir
que el para siempre existe
que la perfección existe
que el amor verdadero no se acaba
que no podemos perder cualquier cosa
incluso a nosotros mismos
Y sin fingir
quiero atreverme
a intentar ser feliz
en este caos autodestructivo
y poder sostener el dolor
entre mis costillas
y sujetar las ruinas en un abrazo


Solo voy a mentir
para creerme fuerte
cuando haya perdido
todas las fuerzas
La esperanza
siempre es lo último
en desaparecer
y después no hay nada.


9/11/14

Hay tantas formas de amar como de follar

Me pongo de rodillas sobre el colchón con las manos en la pared, él se agarra fuerte a mis caderas, clavando sus dedos en mi piel, y vuelve a entrar en mí de una embestida, hasta el fondo. Hace rato que dejé de gemir para empezar a gritar. Me folla como si quisiera invadir todo mi cuerpo, colonizarme, poseerme hasta perder la razón. Se acerca, pega su pecho a mi espalda, sube las manos por mi estómago hasta cubrir mis tetas, me las aprieta con los pezones entre los dedos, su boca en mi cuello, sus dientes en mi piel, apretando, sin bajar el ritmo de sus embestidas. Presiono mi culo contra sus caderas para que llegue más profundo y ya no puedo ni gritar del placer que va hacerme explotar. Me empuja hacia abajo, cogida por la nuca, hasta tener la cara aplastada contra el colchón, me agarro a las sábanas, las muerdo, y con la mano libre me azota el culo sin parar de taladrarme con su polla. Mi cuerpo empieza a temblar, ardo viva, y mientras me corro mi coño succiona su polla y él llega al orgasmo conmigo.


Pongo un cigarro entre mis labios, lo enciendo, suspiro humo, y reviso mi cuerpo con un espejo pequeño en busca de marcas. Cesa el ruido de agua cayendo y poco después sale... él del baño. Joder, no recuerdo su nombre, pero todavía retumban en mi garganta los gemidos de nuestro revolcón. Se acerca desnudo hasta la cama, repasando todo mi cuerpo con la mirada, con una sonrisa vanidosa en esos labios carnosos todavía rojos por los besos y los mordiscos. Me duele cada centímetro del cuerpo y es maravilloso. Pero el tío este tiene que largarse ya.

- Nena, tengo que irme ya que mañana trabajo. - Menos mal.
- Tranquilo, yo voy a quedarme dormida en cuanto dé la última calada.
- Todavía no me he ido y ya estoy deseando volver a verte.

Se acerca para besarme pero le pongo una mano sobre el pecho para detenerle. Parece que tengo que dejarle las cosas claras otra vez.

- Ya te dije al principio que tengo pareja y por mucho que me haya gustado estar contigo no va a volver a pasar, nunca repito tío, quiero que salgas por esa puerta y nunca volver a verte. ¿Lo entiendes?
- Joder, no te estoy pidiendo matrimonio solo más sexo.
- Tengo una única regla y nunca la rompo.
- Bueno, pues llámame cuando lo dejes o si rompes tus reglas.

Jamás. Estoy muy enamorada, pero aunque él ya haya vivido todo lo que quería y yo sea el último amor de su vida no significa que yo, con quince años menos, también vaya a atarme exclusivamente al primer y único amor de mi vida, que lo es y lo será, pienso estar con él para siempre, lo demás sólo es sexo. No quiero perderme nada aunque sea egoísta, mi forma de vivir es cogiendo todas las oportunidades que se me cruzan, y si salgo de fiesta y ligo y quiero follar con un desconocido lo hago. Pero él es con quien comparto mi vida, a quien quiero, el único, a quien siempre vuelvo.

El sonido de un portazo me deja por fin a solas. Me meto bajo la ducha y me quito con agua caliente el olor de otro en mi cuerpo frotando con la esponja exfoliante, dejando más enrojecida mi piel. Casi siempre estoy muy segura de mí misma pero a veces dudo de si soy buena persona porque sé que le rompería el corazón si se enterara de lo que hago sin él. Pero no puedo vivir mi vida para otra persona, el centro de mi mundo siempre seré yo y moriré habiendo hecho todo lo que quise y pude hacer. Si no vives al máximo, sin limitaciones, para mí no merece la pena.

Antes de dormir, tumbada sobre sábanas nuevas, le llamo, necesito escuchar su voz y decirle que le quiero para descansar bien cuando no estamos juntos.


23/10/14

No te creas que porque te quiera ya lo tienes todo ganado

Cuando me conociste era como un accidente de tráfico, horrible, pero no podías dejar de mirarme. Te enamoraste del agujero de mi corazón solo porque dejaba que te lo follaras para intentar sentir algo, ninguno esperábamos que me revivieras, espero que alguno sí lo deseara. ¿Te debo la vida? Cada vez que respire sin asfixiarme pensaré en ti.

Si crees que el amor es la cima, que solo hace falta un amor correspondido para que funcione, es que eres un pobre ingenuo condenado al desamor. ¿Crees que tus sentimientos son el elixir de la vida -mi vida-? Eso es porque no me has visto sangrar y gritar en silencio los versos de amor más horribles del mundo, que te empalmarían hasta el delirio. Mírame sufrir y quiéreme muriéndome. Acaríciame las heridas, húndete en mi coño y acaricia mis entrañas, revive mi corazón a puñetazos y róbame el aliento. El amor se me escurre por todas las grietas de mi cuerpo y sólo queda el eco de los orgasmos en mi garganta. Te querré mientras sepas follarme. Me querrás mientras mi destrucción sea interminable. No te enamores del salto de fe, ni de la caída, ama el golpe contra el suelo una y mil veces, las heridas son lo único que permanece para siempre. Yo quiero ser tu herida más profunda, infectada y sangrante. Incurable. Y darte todo el dolor necesario para que la felicidad pueda hacerte hasta llorar de placer.


¿A quién le debo mi muerte? A un millón de mentiras -con rostro- que me han desgarrado por dentro. Estar inundada no calman la sed -de venganza-. Las hemorragias internas solo ahogan la esperanza. Por mucho que me desborde nunca consigo vaciarme -de sangre, ni de lágrimas-. Soy un dolor eterno. Me doy de cabezazos contra la pared esperando olvidar y solo consigo recordar lo mucho que duele odiar. Odiarlos. Odiarme. Si tuviera el botón de destrucción total a mi alcance convertiría el universo en polvo de estrellas. El perdón nunca es la respuesta, sólo para quienes no pueden soportar la agonía de vivir odiando a muerte. Por la noche para quedarme dormida cuento puñaladas. No le tengas miedo al filo de la navaja, lo que más daño te hará en la vida nunca parecerá doloroso a simple vista.


Volver a enamorarse es de locos.
Yo siempre lo he estado -loca-

16/10/14

Para que algo cambie primero tiene que destruirse y luego rehacerse

- Hoy no estoy de buen humor, llevo días decaído, apático, y no se me pasa. Creo que sería mejor que te fueras a casa, no te ofendas.
- No, si eso es lo que necesitas me iré, ¿pero de verdad quieres que me vaya? ¿no es una prueba en plan digo vete pero pienso quédate y solo hay una opción correcta y es no hacer lo que digo?
- Lo digo de verdad, no es una prueba ni un juego.
- Bien, porque no soy adivina, si me dices que necesitas estar solo me iré porque entiendo que a veces la soledad, a nosotros mismos, es la única compañía que podemos soportar.
...
- ¿No te molesta que prefiera estar sin ti, no ser capaz de darme lo que necesito?
- Conozco mis limitaciones, ambos las conocemos desde el principio, puedo acompañarte en tu desidia si lo quieres pero no puedo sacarte de ella, no sé cómo hacer algo así, lo único que podría hacer para mejorar tu ánimo es follarte.
- Me da miedo el futuro, me da miedo caer en la desidia, porque si lo hago no podremos estar juntos, si yo cambio lo nuestro no tendrá futuro, si somos iguales no tendremos futuro, me da miedo ser como tú y perderte.
- Lo entiendo, yo tampoco quiero que eso pase.
- A veces eres tan increíblemente fría y racional que me fascina y me disgusta muchísimo.
- Bueno, lo siento, pero tú no eres así, no eres como yo, no creo que vayas a cambiar tanto ni ahora ni nunca, creo que las personas tienen una esencia que marca su carácter, hay aspectos que pueden acentuarse o atenuarse pero no cambiar completamente, somos como somos y hay cosas que nunca cambian, estás lleno de vida y de necesidad, no puedes perderlo todo.
- Yo creo que las personas sí cambian, que todo puede cambiar, incluso tú podrías revivir por dentro en el futuro, tener pasión por la vida.
...
- Me da tanto miedo el futuro, la decrepitud, ...
- Odio esa palabra, es horrible.
- ... desperdiciar mi tiempo, mi vida. A veces lo único que calma esta desolación es pasarme horas y horas leyendo hasta que me duelan los ojos y no poder más, es lo único que me llena, que le da sentido a mi vida, que me hace sentir que hago algo útil. Por eso quiero que te vayas, creo que si leo me sentiré mejor, recuperaré mis ganas de vivir.
- ¿Si no lo conseguiste ayer, ni antes de ayer, sin mí, con tus libros, por qué ibas a conseguirlo hoy echándome para seguir leyendo?
- Tienes razón. Siempre eres la voz de la razón.
- Sólo hay que esperar y aguantar hasta que pase la tormenta. A veces el alma agoniza y nada podemos hacer salvo soportarlo y esperar.
- Pero tu maldita desidia no va a ayudarme, no puedes hacer nada bueno por mí.
- No empieces con lo mismo de siempre, con que nunca me esfuerzo, porque ya no aguanto tus tonterías que se convierten en mentiras que no te crees ni tú, porque he cambiado muchísimo, porque te quiero lo mejor que puedo, porque sigo intentando cambiar para complacerte en todo, pero tú nunca tienes suficiente, nunca dejas de quejarte, nunca te conformas, y yo no puedo ser perfecta, no puedo ser todo lo que tú quieres o necesitas. Te daré todo lo que pueda hasta mis límites pero no voy a convertirme en otra por ti, acéptame de una maldita vez y deja de quejarte como un niño malcriado.
- Aunque te diga que te vayas deberías querer quedarte y ayudarme, eso es lo correcto, no irte, hacer lo lógico no es hacer lo correcto.
- ¡No se puede hacer todo a la vez, no se puede tener todo! Vas a volverme loca. ¿Quieres que grite más? ¿Quieres que te haga cosquillas hasta obligarte a llorar de la risa? ¡¿Esto es lo que quieres?!
- Para, por favor, déjame.
- ¿Quieres que me vaya?
- No
...
- Anda, vamos a follar, te dejaré hacerme todo lo que quieras, desahógate, te sentirás mejor después, los dos lo haremos.
- Voy a hacerte daño.
- Bien. Te quiero.
- Yo también te quiero.



5/10/14

19


He perdido
Lo que más necesitaba
En esta vida:
A mí misma.

Me busco hurgando
En las heridas
Con los dedos
Intentando encontrarme
Dentro de la piel
Entre las venas
Pero hay tanta sangre
Que no puedo ver.
Dónde estoy

Me busco en el reflejo
En los espejos
Entre el iris y la pupila
En los poros
Entre el pelo
Y las pestañas
Atrapadas en mis ojos
Y los suspiros
Cuanto más respiro menos veo.
Dónde estoy

Sigo hacia delante
Buscándome
Aunque me perdiera hace mucho tiempo.

Sigue hacia delante
Alejándote más
De donde te perdiste.


29/9/14

“No hay dolor, niña azul…”

 
Ciega
se me rompe la piel
a latigazos
me desbordo
desde las entrañas
hasta el suelo
lleno de pelusas
y cuando caiga
quedaré enterrada
en el olvido
entre humo y cenizas y silencio
en la nada que debe estar
en algún lugar
donde nunca miramos
Ciegos
la muerte nos rodea
y llamamos vida
a estar muriendo.


Corazón moribundo. Pulmones asfixiados. Una pestaña se ha congelado a mitad de la caída. Deja de esperar que el mundo gire a tu ritmo, que se ralentice el tiempo, que el pasado vuelva o desaparezca por completo, que el futuro te esté esperando con los brazos abiertos y un trébol de cuatro hojas en cada mano. Deja de esperar y corre o te quedas atrás, de todo, y te pierdes en el tiempo sin tiempo y vas desapareciendo hasta olvidarte a ti misma. Pero cómo voy a correr con las rodillas rotas y el suelo resbaladizo. A oscuras. Hacia delante puede ser la dirección opuesta y no darme cuenta. No puedo perderme más sin desaparecer. Tengo que salvarme a mí misma. Nunca esperes la ayuda de nadie, ni siquiera la aceptes porque las personas van y vienen, tú eres la única que nunca te abandonará, no dependas de nadie más. Encuentra un hogar, o cualquier dirección hacia la que correr, y aprende a curarte sola. Recoloca los huesos, cierra las heridas, lame las cicatrices, y empieza de cero si hace falta, pero empieza. Vuelve a respirar, bombea la sangre hacia dentro, sopla la pestaña.


“No voy, a dejarte nunca
No estoy, dispuesta a perderte
Y para defenderte, voy a ser más mala, que todos los malos
Voy a disfrazarme de lobo feroz.”
Lucharé con uñas y dientes por el hogar de mi vida, por mantener en pie cada cimiento, indestructible, por resistir a las peores tormentas, a la naturaleza humana, al tiempo, forraré las paredes con recuerdos, impermeables, y dentro nunca tendremos frío, ni soledad, aunque las ventanas siempre estén abiertas, no tendremos claustrofobia en los abrazos. Hay cientos de formas de luchar, todo vale en el amor y en la guerra, pero sólo hay una cien por cien efectiva, sólo hay una cosa que debes hacer para no perderlo: hazlo feliz y libre.


28/9/14

Tengo la regla, si no te gusta muérete y déjame vivir tranquila

Ya he hablado de la regla en instagram pero creo que es muy importante ahondar en ello. Parece que la menstruación es antinatural o un tabú o un castigo divino para las mujeres que los hombres no comparten y tenemos que ocultar lo máximo posible que estamos con la regla, porque sangrar por el coño es algo sucio y asqueroso y desagradable por eso hay que esconderlo, no vaya a ser que nuestra naturaleza ofenda a algún hombre sensible. 

Hablar de la regla ante hombres te hace quedar mal, simplemente hacer evidente que la tienes, incluso en confianza con tu pareja, "espera, voy a ponerme un tampón antes de salir", "me duele la tripa, voy a ver si estoy sangrando mucho que no quiero mancharme" ... la respuesta son caras raras, aunque el mío ya se está acostumbrando a fuerza de mi insistencia, y la contestación "demasiado información, no necesito saberlo", bueno, yo creo que sí, sangro por el coño durante cuatro días todos los meses desde los catorce años y es algo de lo que no me avergüenza hablar, que trato con total normalidad porque forma parte de mi vida, no vengas tú - hombre - a cortarme el rollo con tus escrúpulos machistas, con tu patriarcado que quiere oprimirme hasta asfixiarme, y acéptame como mujer con mi regla porque somos inseparables hasta dentro de mucho tiempo. 

Ni se te ocurra hacerme sentir mal u obscena o sucia por algo que no puedo evitar, que forma parte de mi cuerpo, que se escapa a mi control. No voy a avergonzarme de mi coño, ni de mis tampones, ni de mis compresas, ni si mancho los pantalones o las sábanas por la noche, de que a veces sangro mucho o hasta salen coágulos de sangre, de que se me vuelven locas las hormonas y las emociones, de que duele a veces mucho. Lo siento por tener la regla, lo siento por ser mujer, es lo que esperas pero jamás lo diré porque no lo siento.

Cuando estoy en algún sitio público y tengo que ir al baño a cambiarme o me llevo el bolso o tengo que esconder el tampón o la compresa en un bolsillo o dentro de la mano si cabe porque hasta a mí me da un poco de vergüenza ir "aireando la intimidad de mi coño", y me enfado conmigo misma por hacerlo, y quiero luchar contra ello, no somos unas guarras por estar sangrando, no debería ser algo desagradable u ofensivo para los demás, no debería ni importarle lo más mínimo a nadie más que a nosotras mismas. Sociedad machista - hombres y mujeres - deja de meterte en mi puta vida.


21/9/14

tic, tac,,,,,, tic,,,,,, tac



Acostarse tarde. Despertarse tarde. Volver a quedarse dormida nada más parar el despertador, con el móvil en la mano. Hacer todas las comidas a deshora. Vivir tarde, en el pasado. Que se te escapen todos los trenes por segundos, unos cientos. Darte cuenta de que te has equivocado demasiado tarde. Pedir perdón después de última hora, cuando ya no hay forma de volver a casa a tiempo de nada. Que la última sonrisa a destiempo se ahogue en lágrimas. Gritar cuando ya no queda nadie para escucharte, ni el eco del último portazo. Saltar al vacío y que ni el viento te acompañe. Llevar muerta siete años y que tu último latido llegue tarde. Ahí está, persistiendo, ajeno a la realidad. Que tu hora se haya terminado. Y llegar tarde a la muerte.



Nos estamos muriendo. Con cada bocanada de aire que respiramos nos morimos por dentro. Cada día es uno menos, vivimos en cuenta atrás. Vivimos muriendo. ¿Y qué estáis haciendo con vuestra vida? Después no hay nada, olvido y silencio, oscuridad y vacío. Dejar de existir no duele pero da miedo. Lo que duele es la vida. ¿Y qué hacemos con cada segundo de preciada vida, existencia, conciencia de nosotros mismos y el mundo que nos rodea? Perder el tiempo, perder todo el tiempo del mundo en nada importante. Cuántas vidas desperdiciadas. Y quienes piensan que después de la muerte habrá algo, qué cojones importa lo que venga después, estás vivo ahora, vive el ahora, a la mierda el futuro, y el pasado, el presente es la vida, todo lo demás es estar más cerca de la muerte.

Corre, se te escapa el tiempo. "Pronto, siempre demasiado pronto, moriremos todos."



Salta el contestador cada vez que le llamo. ¿Sabéis que el tiempo de vida de las mariposas es tan breve que a veces sólo duran un día? El tiempo necesario para asegurar la reproducción. Es casi ridículo, sólo nacen para crear vida y morir, no tienen más tiempo que el que tarden en fornicar y parir. Incubadoras de vacía existencia. Tan breves, tan efímeras, como nuestro amor. ¿Por qué nos enamoramos una y otra vez? ¿Por qué siempre nos juramos que después del último no vendrán más, como con una mala borrachera, pero siempre volvemos a beber? ¿Por qué creemos que cada vez será diferente? O lo que es peor. No, no sé que es peor. ¿Por qué nos da igual que no sea diferente? Dejamos de soñar con amores eternos y nos conformamos con momentos de felicidad mientras duren, perdemos la esperanza pero no la necesidad. Y amamos como la primera vez y como si fuera a ser la última siempre, cada vez. Odio los finales. Cada día morimos un poco más.


20/9/14

18


No soy fuerte
tras este escudo
de hielo que se derrite
en sangre,
no puedo resistir
la realidad
que es ajena a mí,
no puedo enfrentarme
al mundo
que he perdido
abandonada.

Si miro hacia delante
sigo viendo todo
lo que ya no tengo,
sangrando cicatrices,
llorando coronas marchitas.

No puedo soportar
la felicidad de los demás
y sus familias
que son hogar
y sus mesas
llenas de comida casera recién hecha
y mi congelador
a rebosar de soledad.

No quiero formar parte
de vuestras vidas
que ya no son
la mía.


19/9/14

17


Dicen
que me parezco
a mi padre.
Que soy fría
impasible
inaccesible.

Dicen
personas que supuestamente
me quieren
me conocen
que soy como mi padre
al que todos odiamos.

Dicen
que debería ser
otra persona
que debería avergonzarme
que debería ser
como ellos.

Grito que les den
y me declaro
extraterrestre
inhumana
y huérfana del mundo.

Deshogarsitada.


16/9/14

Conversaciones con la luna asomada a la ventana


- Estás fría.
- Yo siempre estoy fría, como la chica de tu relato "...no consigues que entre en calor, sigo siendo fría, fría…fría. Y me compadeces por esa extrema pobreza sin saber que ese frío del que tanto te quejas es lo único que aun sé que es mío, algo que nadie ha conseguido arrebatarme..." Fría, fría, fría.
- Pero ella también lo está por dentro.
- Pues eso, como yo. Toda mi vida me han dicho que soy fría. Manos frías, labios fríos, piel de gallina o de rigor mortis, tengo hipotermia en el alma, mis lágrimas son estalactitas, soy el puto iceberg que hundió el Titanic.
- Ya no eres así.
- Solo contigo, cariño, nadie más se lo merece.
- Fría y despiadada.
- Contenida.
- Continente contenido.
- Isla desierta invernal, ¿vendrías a vivir en mí?
- Infierno congelado. Ya sabes que mi estación favorita es el invierno.
- El infierno está entre mis piernas, y arde. Yo soy tu estación favorita.
- Y mi hogar favorito.
- Abrázame, que me quedo fría.




13/9/14

Escribir por escribir por pasar el tiempo por no echar de menos por vivir

Suena el despertador del móvil. Mi novio se levanta, se prepara té negro, yo me doy la vuelta en la cama y sigo durmiendo media hora más. Siempre igual. Podría estar durmiendo medio día si me dejaran. Después de beberse su primera taza viene a despertarme con arrumacos, si le he dado sexo por la noche está contento y cariñoso por la mañana... si no ha dormido mal por mis recurrentes pesadillas, se despierta solo con que me mueva. La otra noche le desperté porque me estaba riendo, soñaba algo muy gracioso que ya no recuerdo. Me visto y bajamos al bar a por mi primer café del día, lo necesito para ser persona. No me gusta el sexo mañanero, recién despierta me cuesta mucho llegar al orgasmo. "Un café con leche, por favor. Gracias." Voy sin ropa interior, como a él le gusta. Me mira mientras doy sorbos y hablamos, siempre hablamos mucho, sobre todo, sobre cualquier cosa. Comemos con su madre, cocina muy bien, creo que le caigo bien. Es muy importante llevarse bien con la suegra, o fingirlo. Él tiene suerte, no tiene que llevarse bien con ninguna suegra ni suegro ni con nadie, solo tiene que gustarme a mí. En casa suelo echarme la siesta después de comer, un ratito. Me encanta mi sofá. La televisión de fondo. Con él me echo "la siesta" que incluye juegos, caricias y sexo. No es difícil ponerme cachonda. Tengo un coño muy acogedor y está tan enamorado de él como yo. La ventana está abierta, todavía hace demasiado calor. Se escuchan las televisiones de los vecinos, el perro ladrando, discusiones, los muelles del colchón, nuestros gemidos. Le muerdo en el hombro cuando acelera el ritmo. Le hago daño y eso le pone más violento. Me folla más fuerte. Me aplasta contra el colchón. Le clavo las uñas en la espalda. Me muerde el labio. Sus caderas son eternas contra las mías. Vamos a machacarnos los huesos en frenesí. Somos un círculo vicioso de dolor y violencia que nos lleva al orgasmo. Saboreo el paraíso. Sabe a sangre. Mi amor deja de aplastarme y puedo recuperar el aliento. Su semen se escurre entre mis piernas y deja una mancha en las sábanas arrugadas, sudadas. Huelo a él. Huele a sexo. Echo de menos el cigarro de después. No nos abrazamos después de follar, cada uno se recupera a su lado de la cama, pero nuestros dedos siempre se rozan. Nos duchamos juntos con un poco de prisa o no le dará tiempo a llegar al trabajo. Recogemos la ropa del suelo. Nos vestimos. Sonreímos. Nos damos un beso por cada prenda de ropa puesta. Y tenemos que ir cada uno a nuestro infierno personal, cualquier sitio donde no estemos juntos. Una hora hasta llegar a mi casa. Trasbordo en Atocha. Compro horchata y chocolate en el chino antes de subir. Enciendo el ordenador. Spotify. Lana del Rey. Leo un rato a Pizarnik. Es dura, complicada, compleja, maravillosa, genia. Tengo en la mesa también a Panero, Bukowski, Plath, Sexton, Dickinson. Quiero aprender. Abro blogger. Suelo escribir desde aquí y luego lo guardo en word. Empiezo. Lo único que pienso en mi casa es en el tiempo que queda para volver a verle. El lunes. Cuento los segundos entre letras mías y ajenas.


Estoy demasiado muerta para esta vida


El aire se me ahoga
en los pulmones
náufrago en mi abismo
y el azul
se convierte
en furia
negro horizonte
donde el eco se extingue.

Mis manos
bañadas en tinta
me matan de sed.

Hay mucha calma en el silencio
Yo grito en silencio
No hay paz.


11/9/14

Hay primeras veces que no deben llegar nunca

El primer amor. La adolescencia. El primer para siempre. Descubrir tu cuerpo y tu corazón. El primer te quiero de tus labios vírgenes mientras vas perdiendo la virginidad por cada centímetro de tu cuerpo, recorrido por él, colonizado por él. Esas cosquillas en el estómago que dan vida a los besos. Todas lo recordamos y sonreímos, es cierto que el primer amor es para siempre, que la primera vez nunca se olvida, que es dueño de un trocito de nuestro corazón eternamente. Ir de la mano con los dedos entrelazados, los abrazos más fuertes del mundo, besos con lengua hasta atragantarnos, las manos por dentro de la ropa interior descubriéndonos a escondidas, el mejor secreto del mundo.

Yo tenía quince años cuando conocí al mío, le recuerdo como si estuviera aquí mismo, esos ojos verdes, un pendiente en la ceja, labios carnosos, sus músculos bajo la ropa, era tres años mayor que yo y me volvía loca, la primera vez que me dejó desnuda... Todo un mundo por descubrir. Tantísimos recuerdos. La primera vez que me hizo llorar. El primer insulto porque me había puesto una camiseta con demasiado escote. La primera hostia, estaba borracho, yo no, y me negué a follar. Y hubo segundas y terceras y cuartas y quintas y docenas de veces después. Mi primer amor, mi primer maldito amor. He perdonado tantos imperdonables. Me besaba con ternura, me hacía el amor en su cama, y cuando se enfadaba me utilizaba como saco de boxeo, jodido amor. ¿Amor? No, alguien que te quiere nunca te hará llorar ni dejará moratones en tu cuerpo y heridas incurables en tu corazón. Pero yo ya estaba enamorada, luego asustada, y tardé mucho tiempo en poder escapar.

Cuando eres joven aprendes lo que es el amor, oh, sí, yo lo he aprendido muy bien.

Cuidado, chicas, no os enamoréis nunca.


7/9/14

Mis lágrimas rojas no gotean de los ojos azules (II)

Que me ponga cachonda que me follen duro y con violencia no creo que sorprenda a nadie. Siempre se relaciona con la sumisión y el masoquismo pero yo no soy sumisa y no soy masoquista: 1. Perversión sexual del que encuentra placer en verse maltratado y humillado. 2.Disfrutar considerándose maltratado,disminuido,etc.,en cualquier suceso o actividad. Que tenga conductas autolesivas no me convierte en masoquista, ni que me guste el sexo duro, salvaje, violento, simplemente disfruto de los límites y de las sensaciones intensas.

Me preguntaron hace poco que por qué o cómo es que me gusta el sexo violento si yo no he llegado a ello gradualmente, y mi teoría es que como me corto desde los catorce años y el dolor físico para mí no es algo de lo que huir sino algo a lo que recurrir para estar bien, lo he desfigurado hasta convertir lo malo en bueno por necesidad, pues por qué no llevarlo también al ámbito sexual y disfrutar del dolor en el sexo, o más bien de la brutalidad.

El dolor físico, como ya he comentado en la entrada anterior, no cualquier persona puede tolerarlo y muchísimo menos disfrutar de ello y querer, hasta casi necesitar, utilizarlo sexualmente. Todas mis amigas han probado la violencia sexual en alguna ocasión e incluso la autolesión cuando eran adolescentes y ninguna lo ha soportado, excepto yo. No todo el mundo disfruta con el bondage, con los azotes o bofetadas, con la asfixia, con latigazos o fustazos... es imposible. La aceptación del dolor físico es algo que algunas personas pueden desarrollar y acaban convirtiéndolo en algo que les gusta, para mí se convirtió en algo tan normal que para qué estar sufriendo constantemente si puedes transformarlo en algo placentero. Esa es mi experiencia.

Hay una teoría, hasta ahora solo la he escuchado de hombres, y es que con el tiempo te aburres del sexo normal y cada vez vas aderezándolo más con fantasías y fetiches y juegos y juguetes nuevos e igualmente cada vez necesitas más dureza sexual, incluso la pornografía nos embrutece, para estar cachondo y echar un buen polvo, hasta que pasas por todas las "fases sexuales" gradualmente y llegas a la última: el bdsm (por nombrarlo de alguna forma que englobe todo, hay muchas maneras de hacer sexo duro). Estoy de acuerdo, aunque me parece más fácil para el rol dominante que para el rol sumiso que tiene que aprender a jugar con el dolor, y puede no conseguirlo, hay personas que no cambian nunca.

También he estado discutiendo con un amigo si la primera vez que haces algo doloroso, violento, puede gustarte y como ejemplo teníamos las mamadas con arcada y asfixia. Yo digo que una parte muy importante para sentir placer, lo principal me atrevo a decir, es la mente, es quererlo, es fantasear con ello, si no tienes eso no te gustará cualquier cosa que hagas sea dolorosa o no, pero si lo tienes creo que la experiencia sí te gustará aunque no sea físicamente agradable, si te pone cachonda hacerlo lo disfrutarás en alguna medida, no será horrible ni un peaje hacia el futuro. Él dice que es imposible que te guste una mamada la primera vez si te la mete hasta la arcada. Que un hombre hetero me dé lecciones sobre mamadas me parece muy divertido, pero poniendo otro ejemplo más personal puedo echar sus creencias por tierra: la primera vez que me azotaron me dolió, al día siguiente tenía moratones en el culo, y lo disfruté muchísimo, me puso muy cachonda porque llevaba mucho tiempo esperándolo. Así que, ¿a todo el mundo? No, ¿a quien lo desea? Sí, ¿se puede aprender? Sí y no.

Lo mismo pasa con el lenguaje sucio, no a todas las mujeres les gusta, algunas creen que si les llaman puta durante el sexo es un insulto, no van a ponerse más cachondas con las obscenidades, como que te diga que eres una guarra y que vas a follarte a todos sus amigos cuando termine contigo, que van a llenar todos tus agujeros, mientras te sujeta del cuello y te taladra con su polla. No todas pueden correrse en ese escenario, yo sí.

"Oh, cariño, soy tu puta, hazme todo lo que quieras."
"Hazme daño, amor, por favor."

5/9/14

Mis lágrimas rojas no gotean de los ojos azules (I)

Esta noche he tenido una araña paseándose por mi brazo, dejando un sendero de picaduras rojas, una justo en una cicatriz, otra en medio de un tatuaje. Me he despertado al sentirla en el cuello y ha escapado antes de que pudiera matarla. Qué asco. Me dan pánico las arañas, solo con verlas hacen que me pique todo el cuerpo, que sienta sus patas por todas partes, con esa paranoia dormir es imposible.

Prendo un cigarro y me siento al borde de la cama, no puedo ver las estrellas por la ventana pero escucho los grillos del patio y eso me relaja. Enciendo otra vez el mechero y miro la llama, me da miedo el fuego desde una vez que estuve a punto de quemar la cocina - conmigo dentro - con una gran llamarada que salió de una sartén, pude controlarlo pero me dejó durante horas temblando de miedo. Apago la llama, doy una calada, estiro el brazo y pongo el metal del mechero contra mi piel, durante unos segundo es insoportable y dan ganas de gritar, tengo que morderme la lengua para no hacerlo, pero cuando se va atenuando el dolor, el calor, solo queda el placer, hasta apagarse y volver al dolor de la quemadura.

Me tienen controlada los brazos para que no vuelva a cortarme pero una quemadura de vez en cuando es justificable, puedo llegar a ser muy torpe. Es mi novio quien me vigila el cuerpo entero, me conoce muy bien, y me tiene bajo amenaza de abandono si vuelvo a hacerme daño, pero también es el primer morboso que quiere saberlo todo sobre el dolor, a través de mí, y le gusta acariciar mis cicatrices. No me importa ser un monstruo de circo para él, si es capaz de adorarme por ello.

A él le gustan
las cicatrices
de mis brazos
en verano.
A mí me gustan más
las heridas
y la escarcha
en las aceras.

¿Por qué hacerse daño? Porque tu vida es tan jodida que solo puedes combatir dolor con dolor. Encuentras la idea en un película, por ejemplo, y cuando no puedes más la llevas a la práctica, porque en la película parecía horrible y doloroso pero luego la protagonista sonreía, entre lágrimas, y tú las lágrimas y el dolor ya los tienes, te falta la sonrisa. Por qué no. Qué podría ir peor. Lo haces y te duele y te ayuda, te calma, te saca esa deforme sonrisa, y puedes volver a respirar, secarte las lágrimas y aguantar un día más. La cuchilla se convierte en tu mejor amiga, la guardas entre paños y gasas como un tesoro. Y no solo ayuda el momento de la herida, que es el éxtasis, como si las gotas de sangre compensaran a las lágrimas, sino también mientras los cortes se curan escuecen y pican y tiran de la piel, son incómodos, y puedes arrancarte la costra en un momento de necesidad. Lo sé, es asqueroso, así es el sufrimiento.

La piel regenerada
blanquecina
no cura las heridas
solo cubre la sangre.

¿Por qué hacerse daño? Porque nada más funciona, porque tienes el dolor tan arraigado en tu interior que solo distorsionándolo; dolor contra dolor convertido en placer, puedes estar en paz. Porque el dolor físico acalla el dolor emocional, y tu corazón puede seguir latiendo, bombeando sangre fuera de tu cuerpo, llevas demasiada carga; hay que aligerar.

Lo único que no puedo esclarecer es si en todas las personas puede funcionar igual, no quiero ponerme pedante, pero creo que no. Creo que todos estamos hechos para soportar el dolor emocional, forma parte de estar vivos, siempre sufrimos por algo y no podemos dejar que eso nos desmorone, luego cada persona lucha contra sus demonios a su manera. Y no creo que cualquiera pueda soportar y utilizar a su favor el dolor físico, no es algo que tengamos que aprender a tolerar, es algo de lo que aprendemos a huir o a defendernos, es un enemigo natural de la vida, y hay que ser un poco "diferente" para poder modificarlo, para ir contra nuestro instinto.

Cuando tengo un ataque de ansiedad, de pánico, y me corto, puedo volver a respirar poco a poco, el dolor no es doloroso, es la única forma de tranquilizarme cuando he pasado el límite: el dolor, sea como sea, cuanto más mejor.

Autodestruirse no es una forma bonita de vivir, aunque está mejor visto si lo haces siendo un alcohólico o incluso un drogadicto que necesita una raya para sentirse bien, o un fumador que se asfixia lentamente día a día, todos tenemos vicios, todos tenemos comportamientos destructivos para aguantar hasta el día siguiente, yo tengo el peor. Y aunque ahora he tenido que aparcarlo y cambiar la cuchilla de escondite porque tengo a alguien a mi lado a quien hago daño con mi dolor, sé que cuando me quede sola otra vez volveré a mis viejos hábitos, sé que volveré a hacerlo en cuanto pueda. ¿Cómo huimos de nosotros mismos?


1/9/14

Nuestros corazones rotos no encajan para recomponerse

No estoy enamorado de ti, me dice, con cruel sinceridad.
Y digo yo, si después de cinco meses no ha pasado, ya es una causa perdida.
Pero te quiero, un poquito, sino no estaría contigo, me contesta, como si fuera un consuelo.
Porque no has encontrado nada mejor, le digo con malicia autodestructiva. Un poquito, que hijo de puta insensible, un poquito… Siempre bromea sobre los sentimientos y sospechaba que era porque no los sentía de verdad, porque solo eran un juego para él. Ahora lo sé.
Te conformas, apuntillo.
Eso me ofende, es ofensivo para ambos. No me conformo contigo, tienes cosas buenas que me gustan, pese a las malas que pueden arreglarse, creo, espero, eres como una inversión de futuro...
Una inversión emocional, qué cosas tan bonitas me dices, cabronazo, sonrío mientras por dentro lloro. -No muestres debilidad, me digo a mí misma.-
... Apareciste en mi vida, sin buscarte, y ahora me veo aquí inmerso, y ya que estamos aquí, que estamos creando esto juntos, intentado sacar algo de nosotros, no nos rindamos, puede salir algo bueno de todo esto, si nos esforzamos, si nos damos una oportunidad.
No tengo nada que contestar. Me da miedo hablar y que la voz me tiemble, empezar a llorar y no poder parar, y entre lágrimas suplicarle que me quiera, de verdad, totalmente, y humillarme por un imposible.
Estoy teniendo mucha paciencia contigo, me dice como si tuviera que agradecérselo, y cuando estamos (estás) bien disfruto a tu lado, por eso sigo aquí, por eso no me rindo, pero tú también tienes que esforzarte.
Y cómo le digo que me está rompiendo el corazón con su frialdad, que siento que no merece mi esfuerzo porque no quiero entregarme por un amor desinflado, y solo le miro, y no soy capaz de decirlo porque eso significaría el fin, y puedo soportar el dolor de tenerle a medias pero no el de perderle del todo.
Es cierto que soy un gilipollas, que no soy romántico, ni cariñoso, ni detallista...
No pidas lo que tú mismo no puedes ofrecer, le replico.
Si queremos que esto funcione, y yo lo quiero...
Dejo de escucharle. Si solo "me quiere un poco" no voy a forzar lo que no existe. Si solo tengo el amor de su polla le abrazaré con mis piernas. Si tengo que cambiar y ser otra para que me quiera de verdad nunca funcionará.

Cuando esto termine, que lo hará, seré libre de su horrible y perpetuo desamor pero yo no voy a dejarle, aunque me duela, porque yo sí le quiero y le necesito, aunque me haya roto el corazón con su inhumanidad, aunque ya no esté enamorada porque no sé amar imposibles, aunque mi amor ahora también sea odio porque me ha enganchado a él con mentiras, con su disfraz de príncipe azul desteñido. Y la verdad siempre estuvo ahí, acariciándome con sus garras, pero la ignoraba y ahora me abraza, asfixiándome, hasta que muera entre sus brazos.

Me vas a hacer daño cuando me la metas porque sin amor no me pongo cachonda.
Duele entregarse si no eres correspondido, entregarte a la Nada de un obsceno e intrascendente movimiento de caderas. Yo siento cosquillas cuando me besas, tú solo sientes humedad. 
Ojalá fuera más fuerte, independiente ... libre...
Sola soy como una brújula sin Norte.
Deberías quererme. ¿Qué hay de malo en mí para que no te hayas enamorado?
Deberías amar mi caos, mi locura, mis torpes caricias, mis hambrientos besos, mis fríos abrazos...
Toda yo, con defectos y virtudes, con luces y sombras. Necesitándome.
Deberías, tantas cosas...
Y yo... poder enamorarte o abandonarte.
Pero estamos atrapados en nuestros imposibles.

30/8/14

16


A veces dudo
de lo que quiero conseguir con esto
de lo que quiero hacer con tanto
intento
fallo
reintento
mejora
y nunca ser
suficiente.

De lo que busco
o espero encontrar.

Si aprender y crear
grandes historias
que hasta puedan caber
en un micropoema

O clavarme una pluma en el corazón
abrirme el pecho
y reconstruir mis ruinas.
Pero...
Y luego qué...

Mejor empezar por rehacerme
para luego poder reinventarme.

Seré una fortaleza de escombros.


26/8/14

15


Después de pérdidas
tan catastróficas
que parecen haber vaciado
el mundo entero,
que me han dejado despoblada
en el ruido de la soledad...

Después de traiciones
que han avasallado
mi razón
hasta aturdirme
y desolarme
en una guerra
que es masacre
que jamás podía ganar...

Después de perder
una vez tras otra
contra todo
contra todos,
de convertirme
en mi propia piedra,
de ser derrota y decepción
y fénix

Me queda tan poco amor
para regalar
que debo elegir
a una sola persona
en el mundo
para dárselo,
a todos los demás
os odio.


25/8/14

14


Hay que sobrevivir
a la muerte
dejando algo
nuestro
en esta tierra
que dure para siempre
más allá de nuestros huesos
de nuestro polvo
de nuestro último recuerdo
vívido
en otras mentes.

Hay que sobrevivir
a la vida
y a la muerte
como sea
yo
lo hago
escribiendo.



24/8/14

Dogville no es un lugar agradable ni para darte un paseo

"Quiero hacer de este mundo un lugar mejor" dice ella.
La única forma de hacer limpieza es destruyendo la basura.
¿Lo entendéis?
¿De verdad?


Lars von Trier me provoca
insomnios
a sueño vivo.
Hablo sola
en voz alta
doy vueltas en la cama
como si yo también
estuviera atrapada
como si en algún momento
al girarme
fuera a encontrarte
ahí, conmigo.

Dogville me muerde
las lágrimas
y la furia.
Con los ojos cerrados
solo tengo pesadillas
en las que siempre pierdo
yo
menos cuando te tengo
a mi lado
para susurrarme
que la realidad somos
nosotros
aquí
ahora.
Pero no siempre
estás.

Sé todo lo que no quiero
y mientras huyo
encuentro
en esquinas
pecados que deseo, él
en caricias infinitas,
pero no sé lo que necesito
para sobrevivir
nosotros
siempre
es
finito.


Las personas podemos vivir solo con lo que necesitamos y creer ser felices con cualquier miseria, mientras tengamos algo diminuto a lo que agarrarnos. Pero si a una persona que no necesita nada le das algo que quiere lo convertirá en una necesidad egoísta e incurable.


20/8/14

13


Podría olvidarte
naufragando en mares
de distancia entre nosotros
con los párpados deshidratados
de recuerdos agonizando
hacia el futuro
borroso
en el que tú no existes

Podría vivir sin ti
dentro de este cuerpo
afónico
y acostarme cada noche
hueca
en nuestra cama
y ver las estrellas fugaces caer
solo es un funeral astronómico
sin sueños

Podría dejar de cocinar para dos
pero beberme la segunda copa siempre, a tu salud
y cazar a todas las perdices
para crear un altar con sus huesos
y rezar con tu nombre colgando en las pestañas

No necesito encontrarme en tu mirada
ni tus manos para levantarme cuando tropiezo
- con mis propios pies -

Podría...

                      Pero no quiero

                                                           Porque te quiero


18/8/14

La mente es nuestro peor enemigo cuando perdemos el control sobre ella

Tengo miedo de cerrar los ojos. Cuatro noches seguidas teniendo pesadillas es demasiado para mí. Acurrucada en la cama, con el cuerpo en tensión, mientras mi mente sádica juega conmigo, hasta que el miedo es tan terrorífico que consigo despertar sobresaltada. Ya parezco un fantasma más con estas ojeras y la piel gris cansada, moribunda. Todos los cigarros de más que me fumo por el estrés pasan factura en poco tiempo. No puedo ni leer, escribo esto de milagro, parezco un jodido cadáver andante. Pero si no respiro humo no puedo respirar.

Mi cabeza es como un puzzle agitado, con piezas perdidas, que muestra una imagen grotesca. Soy deforme por dentro, tras esta máscara de piel y huesos. Soy una cárcel de pesadillas que intentan derruirme, las emociones que me hacen sentir son tan fuertes que me acompañan durante todo el día, la angustia, la desesperación, el miedo, las ganas de llorar, de correr, de gritar. Al despertar tengo heridas en el labio de mordérmelo o arañazos en cualquier parte del cuerpo.

Otro cigarro. A veces enciendo el siguiente con la colilla del anterior, uno tras otro, como si quisiera asfixiarme, como si fuera un pequeño suicidio. Soy una pequeña suicida, siempre lo he sido. Toso. Bebo agua. Doy otra calada. Saboreo el humo en la lengua. Me acaricio los brazos para relajarme. Soy una historia ya contada, ya vieja, soy mi propio recuerdo, en secreto entre cicatrices está la verdad que me salva de la locura, de perderme a mí misma, en mí misma.

Las pesadillas solo significan que estás podrido por dentro. Tengo el horror agarrado en mis entrañas como una garrapata que me devora, estoy llena de miedos que sangran.

Ni siquiera el cigarro de después de masturbarme consigue que olvide las pesadillas, no puedo volver a cerrar los ojos, espero a que amanezca.

17/8/14

12


Nos enseñan a soñar para luego obligarnos a vivir insomnes...


En un mundo que avanza
sin prosperar
sin compasión
el futuro nos deja atrás
abandonados
como tiempo perdido
entre los dedos
como intentar sujetar un suspiro
entre pestañeos

Nos perdemos
entre horas y horas
                             de nada
sin segundos
sin tiempo
para vivir

Nos cansamos sufriendo
para los demás
sin quedarnos fuerzas
para nosotros mismos


15/8/14

Me repito pero... pero...

Me repito pero... pero... me asombra cómo ensalzamos a personas normales solo por ser famosas, solo por tener un trabajo público, solo por saber sonreír y vestir y ser quienes nos gustaría ser, y que cuando muere una actriz (por ejemplo) -"una gran actriz"- aparezca en el periódico como si fuera noticia, y sea el tema del día, y plague todo internet con su nombre y rostro, y lloren por ella como si su muerte importara más que la de todos a los que nadie recuerda cuando desaparecen. Asesinan a niños, masacran pueblos enteros en guerras, explotan aviones con cientos de personas dentro, uno lleno de científicos que podrían hacer más por el mundo que cualquier actriz en una pantalla, y nadie se inmuta, nadie grita, nadie llora, nadie le presta más de un segundo de su atención a la noticia, a la tragedia, a la estadística. Y no me creo que estéis tan ciegos, tan huecos...

Y si vamos a ser justos lloremos a todos por igual,
pero no hay nada justo en la vida ni en la muerte.
Somos invisibles hasta para nosotros mismos.

Una vez hubo sobre este mundo una mujer que fue su propia heroína y la de todos los que la rodeaban. Que luchó por sí misma a pesar de toda la mala suerte del mundo. Que intentó robarle tiempo al tiempo y disfrutó de cada aliento extra. Que fue madre de dos hijos, ama de casa, mujer divorciada, traicionada, abandonada, fuerte, luchadora, independiente, de sonrisa sempiterna y tacones de vértigo, trabajadora en una gasolinera, con turnos dobles, con turnos de noche que terminaban desayunando con sus hijos antes de irse a dormir y ellos al colegio. Enferma de cáncer, superviviente. Que volvió a enamorarse, que volvió a casarse, que volvió a enfermar, que luchó con todas sus fuerzas, por ella y por todos, sin rendirse ni una sola vez, hasta perder -con 36 años-. Y el universo no rugió por ella, no apareció en las noticias todo lo que una mujer luchó y sufrió para mantener su mundo sobre los hombros y seguir avanzando, a nadie le importó que muriera, nadie se enteró ni siquiera de su existencia, maravillosa y trascendental en la nada. Habrá miles de millones de grandes vidas y trágicas muertes como la suya, invisibles. Y ahí estáis tan tranquilos, ahí seguís respirando y desperdiciando lágrimas en Don Nadies, porque no sabéis llorar de verdad

todavía no habéis aprendido

y no queráis.
* Batania Neorrabioso (modificado)*

14/8/14

11


La cuenta hacia atrás
también es infinita
no puedes esconderte
hasta que se acabe el juego
solo te queda una vida
en la recámara

Las letras se emborronan
y en un instante
suspendido en el tiempo
efiterno
gritas
sin rimar los ecos
no eres una buena compañía
para la soledad

Las musas se suicidan
a tus pies
y te inunda la tinta
hasta el cuello

Pero puedes conseguir una tregua
para encontrarte
- o terminar de morir -
si te quedas muy quieta
y en silencio
entre tus huesos
y te conviertes en su muñeca
de trapos sucios


13/8/14

Ah, ¿pero es que seguís vivos?

Dicen que cuando muere un gran número de personas no nos afecta tanto como si es solo una con rostro e historia, que una es triste, muchas son estadística; solo números. Parece que es cierto, muere un actor o cantante o... famoso y todo el mundo llora por las redes sociales, como si le conocieran, como si el mundo tuviera que detenerse un segundo en silencio, como si fuera trascendental, como si importara, pero solo es uno menos entre todos, y lo único que hacéis realmente es usar su muerte para alimentar vuestras almas vacías, cuerpos huecos, corazones que hacen eco tras los ojos. Dais más pena vosotros que el muerto.

Pero es que yo ya he llorado todo lo humanamente posible a la muerte. No me queda ni una sola gota de tristeza para los demás. Me importan menos que aquella estrella que brilla agónica. Me importa tan poco quién muera ayer, hoy o mañana, que ya doy a todos por muertos. Porque cuando has perdido a la persona más importante de tu vida, todos los demás no son ni un suspiro entrecortado.

"Ah, ¿pero es que seguís vivos?"

Y vosotros seguid así, llorando por cualquiera, luchando contra la naturaleza de la vida: que es morir, de la forma que sea, cuando sea, nunca justamente pero siempre, y no hagáis caso a lo único que de verdad debería conmoveros, esa estadística que rompe la norma, como esos cientos de niños asesinados en Gaza, que no murieron, que les mataron, y nadie ha llorado por ellos.

Felicidades por vuestra gran sensibilidad, por vuestro gran corazón, pero os aviso de que cada segundo mueren personas en el mundo, espero que tengáis lágrimas suficientes para todos -para los que no sean números en el telediario-.

11/8/14

10


Suena el camión de la basura
Y sonrío.

Recuerdo cuando era pequeña
Y feliz
Tumbada en este mismo sofá
Con mis piernas sobre las suyas
Y sus uñas acariciándome
Haciéndome cosquillas
En los pies.

Veíamos nuestra serie favorita
A las tantas de la madrugada
Royendo mazorcas de maíz
Asadas
En verano.

Nunca parábamos de gruñir
Cuando pasaba el camión de la basura
Tan lento
Tan lento
Hasta desaparecer.

Ahora se me hace corto
Su paseo por los recuerdos
Y siempre que lo escucho
Me hace sonreír
Hasta desaparecer.


9/8/14

RECITANDO Poema - Pesadilla



A veces me da miedo quedarme vacía
Con los ojos en blanco
Que se me caigan los dedos
En las cenizas de la memoria
Y tener voz pero nada que contar
Sin ecos
Sueños oscuros
Y no escribir nunca más
Ni una sola palabra
Porque mi risa se ha quedado muda
Y mis lágrimas secas
Y ya no queda nada de mí
En mí
Mente
Alma
Y ya no soy
Ni lo que fui
Y solo quedarán voces robóticas
Verborrea banal
Cerebros muertos

Sin letras
               No somos
                              Más que animales

7/8/14

Las peores pesadillas se viven con los ojos abiertos

He tenido una pesadilla. Siempre me acuerdo de lo que sueño, detalles, una escena que dice todo o nada, una loca historia de principio a fin, y por eso me encanta dormir, porque adoro soñar, incluso cuando es una pesadilla... siempre que estoy nerviosa y preocupada por algo tengo pesadillas sobre ello.

He hecho un fanzine con textos míos, repasándolo una y mil veces y cuando por fin lo tengo en las manos descubro una maldita errata que se me ha colado, una N en vez de una M... cuanto más lees un texto menos te fijas de verdad en las letras, joder, me tiene desesperada, tengo 30 ejemplares inútiles. Ya sé - me lo han dicho - que no puedo ser perfecta y mucho menos a la primera, que tal y como decía en unas entradas atrás, todo se basa en ensayo y error hasta acertar. La noche después de recoger las fotocopias soñé que lo doblaba y grapaba todo para tenerlos preparados, después cogía un ejemplar y lo leía para hacer una última comprobación, entonces empezaba a encontrar una falta de ortografía tras otra, eran palabras gigantes mal escritas, horas sin H, labios con V, havismo (abismo) y así todo, página tras página, todas las palabras mal, todo horrible, y cuando empecé a gritar me desperté. Quise tirar los fanzines, destrozarlos, hacerlos añicos, porque odio equivocarme, pero no fui capaz, aunque tampoco sé si seré capaz de hacer algo con ellos...

Pero es que toda mi infancia me educaron para ser perfecta, para no cometer ni un mínimo error. Al estudiar, al hacer los deberes, al hacer los trabajos, con la caligrafía, con la ortografía, ni un sólo fallo, si me equivocaba tenía que empezar de cero, si escribía mal una palabra en el cuaderno me arrancaban la página entera y tenía que transcribir todo lo perdido y seguir hasta terminar perfectos los ejercicios. Era la mejor de la clase, la mejor del curso, la mejor de todo el maldito colegio, y la perfección se convirtió en una obsesión, hacerlo mal no era/no es una opción, tal vez por eso simplemente dejé de hacer-lo-todo, y ya nunca termino nada de lo que empiezo si es que me atrevo a empezar algún proyecto.

Pero escribir... es algo que de verdad me gusta y me apasiona, es algo que no quiero dejar de hacer nunca, es mi forma de expresarme y no conozco otra, casi lo necesito y no quiero que los errores - inevitables - destruyan esta parte de mí, aunque nunca consiga sacar nada más de esto, no es solo un proyecto o un entretenimiento, es yo, es lo único que llevo haciendo toda la vida y es lo único que tengo seguro que quiero seguir haciendo.


6/8/14

- Una utopía -

He visto absorta un documental de dos horas sobre Bukowski y en una entrevista le preguntan: ¿Cuándo te das cuenta de que eres escritor? Y él responde algo así: Nadie sabe que es escritor, te crees escritor o no. Él desde los trece años. Yo tenía quince años cuando escribí mi primer relato, cuando gané un concurso sorpresa de escritura rápida en el instituto. Mi vida era dramática en aquel momento (y el momento sigue durando) y me vomité sobre la hoja en blanco que me dio mi profesora.

Si conseguí algo bueno de aquello, a pesar de tener que leer en público con las piernas y la voz temblando (no pude continuar más de un párrafo, con un nudo en la garganta y los ojos borrosos, con los sentimientos a flor de piel, y el pánico, tuvo que leerlo una profesora por mí, conmigo al lado cabizbaja) y un cheque regalo de diez euros para no sé qué tienda que nunca usé, fue el inicio de mi enamoramiento por las letras, de su uso para darle forma a mis sentimientos, de su uso como mi mejor espejo y reflejo, y desde entonces no he parado de escribir, ni de sufrir, en prosa y en verso, en ficción y más real que mi propio cuerpo, y aunque todavía no he creado mi estilo propio nunca he dejado ni dejaré de creerme escritora, y poeta, hasta llegar a serlo de verdad. Gracias a esa hora de lengua en la que me obligaron a escribir una utopía descubrí lo que significa ser escritora y la mejor tirita para mis heridas.


Os dejo aquí el texto que escribí:

Las utopías son como vivir una ilusión, es un sueño inalcanzable por ahora, por lo menos para mí. Yo desearía ser feliz, pero todo es muy difícil, esa es mi gran utopía.

Antes vivía en una ilusión, como en una burbuja, deseaba y pensaba que todo saldría bien, pero los daños y enfermedades son más fuertes que los deseos y te lo pueden arrebatar todo sin darte cuenta, sin que te dé tiempo a reaccionar. Desearía volver atrás y cambiar muchas cosas, como por ejemplo mi conducta con mis seres queridos, demostrarles que les quiero y no darles tantos disgustos, porque el día en que te los arrebatan te sientes muy mal y, a veces, no puedes ni despedirte de ellos. Eso es algo que nunca olvidas, esa rabia siempre te queda dentro.

Ojalá que encuentren cura para todas las enfermedades, ojalá viviéramos en un mundo donde cada uno tiene lo que se merece, porque ahora todo es muy injusto. La verdad es que todo parece imposible, pero a veces es bueno soñar, aunque también tienes que saber estar al margen de tus sueños, no puedes vivir siempre en una burbuja. La realidad hay que afrontarla y la mayoría de las veces es muy dura. Solo espero que todo cambie algún día, y que aunque para mí ya no pueda mejorar o arreglar los daños causados, para otros muchos seguro que sí. Y para quien ya lo haya perdido todo, espero que más allá de la muerte exista algo, algo bonito… aunque también pienso que es imposible, no sé, todo es tan dudoso y complicado…

Ojalá viviéramos en un mundo perfecto, todo sería maravilloso, sin guerras, dolores, enfermedades, injusticias… todos felices y contentos. Yo creo que la gran utopía de la vida es encontrar la felicidad.



Bukowski. Poemas de la última noche de la Tierra.

5/8/14

9


Con todas las caricias
de sangre
que has diseminado
desde mi útero
acongojado
hasta mis pupilas
contraídas
hay un camino
de larvas
moribundas
agonizantes
un reguero de sangre
de mariposas
que nunca serán
bellas.
Como tu recuerdo
pudriendo mis labios
azules.
Como el eco
de tus carcajadas
distorsionadas en súplicas
vacuas.
Como todos los pétalos
marchitos
sobre los que descansan
mis pesadillas.
Y amortiguan mis gritos
asfixiándome.
Y contraen mis latidos
estrangulándome.
Gota a gota
te enterraré
bajo mi sangre
y mi cuerpo inerte
y conseguiré olvidarte.

3/8/14

8


Soy
todo ese dolor
que a lágrimas
me ha limpiado
los ojos
de legañas
y ha trazado mapas
en mi cuerpo
con miles de universos
donde nunca querría volver.

No todos los locos
escriben poemas
como notas de suicidio
Ni todos los suicidas
somos poetas
sobreviviendo a nosotros mismos
Pero hace falta tener mil infiernos
en cada aliento
y estar jodidamente
trastornado
perturbado
ensangrentado
desvivido
para crear arte
es imprescindible
porque conoces algo mucho peor:
la vida
el dolor
real.

Sigue
quien seas
hablando de desamor
de corazones y bragas rotas
de eternidades detenidas
en un adiós
tras el humo de un cigarro
Sigue
quien seas
siendo tu todo
con esas letras llenas de nada
que yo seré
los fragmentos de ese corazón
las bragas en la basura -la basura-
y todo ese humo
que ciega
que asfixia
que mata, remata 
y reanima.



Lo siento, solo escribo gilipolleces, pero tengo que hacerlo, para algún día escribir algo bueno de verdad, ensayo y error, ensayo y error, hasta el acierto. Soy un millón de errores seguidos, continuando...

Bah!

Cómo explico
que el dolor
desgarra las entrañas
y las pesadillas
pueden ser arte.
Que soy pesadilla
y algún día poesía muerta.


2/8/14

Con los pies hacia el cielo soy más libre


Estamos tumbados en la hierba, rodeados de patos, cuando él decide que está empezando a aburrirse, porque él siempre se aburre si está más de dos segundos sin hacer nada, y quiere ir al parque que tenemos delante a columpiarse. Yo me escandalizo mientras él se pone los zapatos. Vas a romper los columpios. Se ríe. Pero mira que hay niños y están sus madres, te dirán algo. Me dice que deje de preocuparme por todo y que vaya con él pero me quedo sentada mientras se levanta y le veo alejarse. Si hay algo que odio con todas mis fuerzas es llamar la atención de los demás, extraño porque siempre llevo el pelo teñido de algún color nada discreto, pero siento como si tuviera que moverme despacio y en silencio por el mundo, entre las demás personas, como un fantasma, como si temiera respirar demasiado fuerte, existir.

Pero al final cedo, aunque siento un nudo en el estómago pero me da más rabia quedarme sola mirando que hacer el ridículo con él, solo porque es con él, y me siento en el columpio de al lado, y poco a poco me impulso hasta balancearme sin tocar el suelo, y sonrío, aunque siento vértigo y hasta me mareo un poco, aunque tengo las cadenas clavadas en las palmas de las manos. Me impulso un poco más fuerte, me suelto el pelo y me relajo hacia atrás para sentir el viento, para despeinarme, el vértigo me sube hasta el pecho, tengo que cerrar los ojos, y sonrío.

- ¿Sabes? Tiene gracia. Cuando empecé con la psicóloga y tenía que salir todos los días a la calle a dar un pequeño paseo, para acostumbrarme a estar fuera otra vez, primero daba una vuelta a la manzana y cada vez más lejos, muy poco a poco, hasta que empecé a ir por las mañanas al parque que hay cerca de mi casa, donde iba a jugar de pequeña, donde hacía castillos de arena con mi abuelo y jugaba al escondite con mis amigas después de clase. Iba para pasear tranquilamente, con una agradable nostalgia, y un día que me encontraba cómodamente sola, en invierno solo iban gente con perros y viejos, no veía a nadie cerca, me subí a los columpios y estuve como media hora sin parar de balancearme, me sentía tan bien, tan libre, incluso por un segundo tan inocente como antes, aunque también muy muy sola. Pero volví, en momentos de tristeza para arrancarme una sonrisa, más de una vez, no recuerdo por qué lo dejé... si nunca he terminado de estar triste.


1/8/14

7


Me pongo nostálgica
a ver vídeos de mi infancia
en vacaciones
y en uno se escucha
a mi hermano pequeño decir:
papá 
a ti no te esperamos
porque siempre vas detrás
grabando
mamá
¿por qué papá siempre se queda atrás
y no viene con nosotros?
dile que venga

Pero papá
seguía grabando
desde lejos

Así era
nuestro padre
siempre lejano
distante
esquivo
escapista profesional
huyendo hacia atrás
a cámara lenta
con más interés por cualquier planta
animal o paisaje
que por nosotros

yo miro hacia atrás
en el vídeo
y saludo
sin darme cuenta
de que estoy
despidiendo


30/7/14

6


Hay personas
por llamarlos de alguna forma
monstruos, carroñeros, bellos engendros
que te dejan lisiada
para siempre
con una sola mentira
implacable

Te quiero
distorsionan unos labios miserables
y el puñetazo de su amor
enfermizo
destruye todo a su paso
y deja errores eternos
morados
grisáceos
podridos
en tu cuerpo
en tus entrañas
en tu mente
a fuego y escupitajos
de veneno

Perdonar mil veces
el mismo error
no cambia a nadie
no sirve para nada
solo te destruye a ti
y da más fuerza al monstruo