23/12/13

Odio la Navidad


Será porque no me gusta la gente, los excesos de gente, las multitudes de gente como si fueran una horda de zombis hambrientos de regalos y alcohol y comida, pero por encima de todo, lo que más odio, es a la gente que escupe felicidad a través de una sonrisa deformando su rostro. Que da igual todo, en navidad hay que ser feliz, y sonreír hasta resquebrajarse los labios, y abrazar hasta a los enemigos, y ser amable, y divertirse mucho -haciendo el ridículo, normalmente- con cualquier cosa, pero no dejar de pasarlo bien en ningún momento (o mueres, intuyo)

Odio tener que mostrar espíritu navideño ante una decoración que no puede ser más hortera. Odio la simbología religiosa, y la religión, y a los religiosos. Y yo es que cuando veo tantas luces brillando por las calles solo pienso que ya ha subido la luz (otra vez) y que tenemos que estar pagando además esta gilipollez, con la crisis que tenemos encima, solo porque es navidad y hay que ser navideños. Y me cago en los putos villancicos, me sangran los oídos cada vez que escucho uno, y en los petardos que me provocan mini-infartos, y en todo el ruido que hace la gente fingiendo ser feliz y divertida.

Y claro, ¿que hago yo en navidad? No puedo disfrutarla porque todo lo referente a ella me molesta, tanta extravagancia desesperada me abruma, así que me pongo como una cerda comiendo, es el único lado positivo que encuentro, aunque tenga que soportar a la familia, en las grandes comilonas, por convencionalismo social. Y otro puntazo son los regalos, que soy una niña mimada y malcriada y caprichosa y me encanta que me hagan regalos, también soy un poco zorra, si no fuera por los regalos mandaba a todos a tomar por culo, pero oye, es navidad, hay que fingir ser feliz y amigable y buena persona y yo tengo una sonrisa falsa horrible pero convincente.

... Qué ganas de volver al día a día normal y corriente, joder.
Mientras tanto sujeto el cuchillo en mi mano, contemplo las venas azuladas de mis muñecas, salivando por los ojos, pero en el último momento desvío la caída del brazo, mortal, y corto otro trozo de turrón de chocolate -es el único que me gusta-

Así que... bueno, Feliz Navidad :)