20/12/13

Nieva ceniza, son recuerdos quemados


Tengo mis fotografías guardadas en cajones, bajo llave -perdida-... que ya bastante me pesan los recuerdos en la espalda, y si me ciegan no hay avance, con la mirada empañada podría estar andando en círculos eternamente.

Recordar debería ser un privilegio, no una obligación. Para algunas personas es un consuelo, una sonrisa, eternidad sin vértigo... Y para mí son nudillos agrietados, uñas rotas, ecos desafinados... Que los recuerdos son despedidas, adictivas, y no hay finales felices ni melancolía alegre, solo masoquistas alcoholizados en lágrimas.

... recuerdos bonitos...
... recuerdos dolorosos...
... todos aprietan el corazón un poco...

No quiero recordar algo porque eso significa haberlo perdido y, posiblemente, nunca más volver a tenerlo. No quiero suspirar por el pasado y quedarme sin aliento para recorrer el presente. No quiero caminar mirando hacia atrás, sin intentar tocar el horizonte. No quiero de paisaje un camino embarrado de huellas y charcos de sangre.

Pero cuando intento escapar solo corro hacia atrás, entre tormentas de arena, sin tiempo al que sujetarme.