2/4/18

Resumen Marzo

Libros

4. Cartas a un joven poeta - Rainer Maria Rilke  cartas  - nota: 5

5. Los abismos - Iban Petit  novela  - nota: 5  - reseña -

6. Conversaciones con Kafka - Gustav Janouch  - nota: 3

7. El día que dejó de nevar en Alaska - Alice Kellen  novela  - nota: 3
Es una novela romántica entretenida de lectura rápida, aunque tiene mucho drama que para mí ha sido excesivo, la protagonista se regodea mucho en su dolor y resulta pesada, dos de los secundarios más importantes también cargan con mucho drama que les ensombrece el carácter y para rebajar el ambiente sólo hay un perrete adorable que enamora pero no sirve como contrapeso de tanto drama por todos lados. Aun así es una novela ligera que se lee muy rápido y entretiene, así que cumple su función. Es ligera porque la autora no consigue la intensidad que busca porque usa una prosa demasiado juvenil. Y el final me ha gustado mucho.

8. 33 razones para volver a verte - Alice Kellen  novela  - nota: 4
Esta novela me gustado mucho más (comparándola con Alaska) porque no es pretenciosa, es una historia romántica juvenil sencilla y ligera que me ha enganchado mucho, y compensa el drama de los personajes principales con situaciones divertidas y personalidades carismáticas y atractivas, hay equilibrio tanto en la prosa que es acorde al tipo de novela como en los momentos buenos y malos que viven los personajes y cómo los van resolviendo. He disfrutado mucho leyéndolo y me ha enamorado el final.


- Chiken Club (manga - tomo único) - Asumiko Nakamura  - nota: 3

- Death Note (manga - black edition tomo 1) - Takeshi Obata y Tsugumi Ohba  - nota: 5


Películas 

- Aniquilación  - nota: 5 - Brillante, impresionante, sorprendente.

- Perfectos desconocidos  - nota: 4 - Divertida, teatral, entretenida.

- Ready Player One  nota: 4 - Divertida, espectacular visualmente, palomitera.

Series

- Jessica Jones - 2 temporada  - nota: 2

La primera temporada de Jessica Jones me encantó y tenía muchas ganas de más pero esta ha sido una decepción tan absoluta que ya no quiero ni seguir viendo la serie, no creo que vea la tercera temporada si llega a hacerse. Sólo me gusta Jessica, mantengo que es un gran personaje, el problema es que le han dado una trama aburrida de telenovela, un villano que ni siquiera es villano, y los personajes secundarios se han vueltos locos y han perdido el norte, al menos el más importante, su mejor amiga a quien odio con todas mis fuerzas, llegó un momento en que era verla en pantalla y sufrir, no la soporto, y tal y como han dejado ver el cambio para ella en la próxima temporada yo me bajo ya de este tren. La primera mitad de la temporada se deja ver, aunque a cada capítulo vas frunciendo más el ceño, y cuando entras en la segunda mitad va cuesta abajo y sin frenos, es un despropósito, me costó muchísimo soportar los últimos capítulos, qué aburrimiento. Pobre Jessica Jones, qué le han hecho...


- Cómo defender a un asesino - 1 temporada  - nota: 4

Esta serie ha sido un gran descubrimiento pero cuidado, es peligrosa, engancha como la droga, es muy adictiva porque casi todos los capítulos terminan dejándote con la miel en los labios, yo la estoy viendo de tres en tres capítulos y controlándome para que me dure porque bien podría verla en dos o tres días y son quince capítulos. Ahora mismo estoy en la mitad de la segunda temporada. Me encanta, la trama principal de cada temporada, los casos secundarios en cada capítulo, todos los personajes, la narración empezando por el final mostrando un asesinato y en cada capítulo desvelando escenas nuevas que sólo confunden más mientras el presente se acerca a ese futuro. Tiene un ritmo frenético, es maravillosa para pasar un buen rato, vuelvo a repetir que los personajes son geniales pero la protagonista Annalise Keating (Viola Davis) es impresionante, una diosa sin ética, capaz de todo, y con muchos secretos.


- The Sinner - 1 temporada  (miniserie) - nota: 4

No sabía muy bien qué esperar de esta serie porque a todo el mundo le había encantado, he dejado pasar algo de tiempo pero al final me he decidido a verla y la he disfrutado mucho. Es una miniserie policíaca que parte de una premisa muy interesante, la protagonista (que muestra evidentes problemas emocionales) asesina a un hombre al que no recuerda conocer y no sabe por qué lo ha hecho, un detective se interesa por su caso y juntos descubrirán qué la unía a ese hombre y por qué lo ha matado. La serie se toma su tiempo, te confunde, juega contigo, profundiza lentamente en el pasado de la protagonista creando una atmósfera muy sombría, tensa y asfixiante, los actores son fascinantes y dan vida a personajes traumatizados que tendrán que enfrentarse a sus pesadillas y a la verdad, en conjunto es una serie de diez, y el final ha conseguido sorprenderme aunque no es lo importante sino el camino hacia esos últimos dos capítulos.


* Podéis ver las tres series en Netflix.

22/3/18

Sobre la capacidad de afrontar el dolor


Mi incapacidad

Soy un lienzo de laberintos
Un mural abstracto del dolor
Que se expande
Como el estertor de una estrella
Mis heridas no cicatrizan
Nunca
Las colecciono como una devota
De la infección
Como una mártir encomendada
Al llanto
Soy un mar de sangre
Que se desborda
Gota a gota a
Gota
Y las palabras que no puedo pronunciar
Se ahogan
En la garganta de mis fantasmas
En los labios de mis dedos
Y las camas de los moribundos
Se derrumban
Como manos flácidas
Que pesan como abismos entre mis manos
De plegarias
De nudillos fieros
Y las raíces se pudrirán
Como esta lengua maldita
Desde lo profundo
Pero no morirán las palabras
No morirá la enfermedad
Sólo yo
Sola
Y la luz de la estrella
Como un puñal atravesando la oscuridad
Será mi grito.



11/3/18

Los abismos - Iban Petit


Sé que un libro tiene alma cuando conmueve mi alma literaria, cuando me provoca la necesidad incontrolable de escribir, no sobre sí mismo necesariamente, de escribir sobre cualquier cosa, de escribir tal y como respiro, de dejar de contener el aliento, y puedo sentirlo anidando en mi interior, creándose un hogar acogedor y cálido que a la vez será un refugio para mí. 

En la contraportada: “Los abismos nos presenta la historia de tres generaciones de mujeres, de tres vidas de descubrimiento y de retos diarios, de sobresaltos que irrumpen y lo cambian todo. Una historia en la que la soledad, la incertidumbre y la pérdida se entremezclan con la tenacidad, con el amor y, sobre todo, con el asombro…”


En Los abismos me he encontrado a mí misma, me he enfrentado a mis miedos, mis deseos, mis pasiones, mis ilusiones, mis añoranzas, y me he sentido una más en la historia de estas mujeres que encaja lentamente como un puzzle perfecto y armonioso. He sido ellas, las he sentido, y también he estado a su lado, como igual y como lectora. Las he acompañado a lo largo de la historia de sus vidas y al profundizar en ellas han profundizado en mí. Dos de ellas viven por y para la literatura y junto a ellas descubrimos la ardua pasión por la escritura, podríamos ser la misma persona, porque las tres compartimos el alma de la literatura, como una solitaria que nos devora desde dentro, o como una semilla que crece y sus raíces nos colman y es un árbol y en cada hoja hay una historia descubierta o por descubrir. 

Yo también estoy buscando mi propia historia mientras escribo.

Las protagonistas consiguen traspasar el papel y conmover con intensa belleza y un realismo palpable, respirable; creo que no importa que escribas o no, que compartas la profundidad del alma con ellas o no, sólo que leas, que las leas y te dejes atrapar, te emocionarán inevitablemente.

Debo resaltar la narración de esta novela porque es impresionante, el trabajo que ha hecho Iban Petit al entrelazar las diferentes historias de cada protagonista es sublime, cambia la narración intercambiando a las protagonistas no por capítulos –que es lo habitual– sino por párrafos –cada uno o dos párrafos te cambia de perspectiva– y es algo que me ha maravillado a cada página porque consigue que sea perfecto, cómo fluye la historia, cómo intimas con los personajes, cómo cada párrafo va creando un todo poco a poco… es la primera vez que leo algo así y me ha parecido brillante, la idea y cómo ha conseguido escribirla, no sobra ni un párrafo, ni una palabra, ni una coma, es una novela redonda y perfectamente creada, igual que sus personajes, he sentido una conexión con ellas no sólo por la parte literaria que nos une sino también como mujer y me parece muy admirable que un escritor haya podido meterse así en la piel de personajes femeninos. He sentido que la novela creaba un aura de conexión entre mujeres que abarcaba todo, a mí, al autor, y a los personajes, incluso llegando al final tiene mucha importancia la sororidad y el feminismo y es maravilloso. 

Esta es la segunda novela que leo de Iban Petit (su segunda novela) y me ha complacido descubrir que tiene un estilo muy marcado, hay pautas que repite en sus personajes, como el amor por la literatura y la necesidad de cuestionarse su mundo de forma filosófica y melancólica. Si su primer libro me gustó y me sorprendió (Anotaciones circulares) en este se ha superado a sí mismo en todo y ya estoy deseando leer su siguiente novela. 

Iban Petit es un escritor con mayúsculas, leedlo si no lo habéis hecho ya.


“Ahora estoy vacía y todo lo que me rodea es inmenso.”

“Supe en aquel instante que de nuevo me enfrentaría a una soledad que ya conocía. Y, de nuevo, pensé en ponerme a escribir.”   Escribir para apaciguar la soledad, para convertir la soledad en un hogar cálido y acogedor, en un hogar con fotografías enmarcadas. 

“¿Por qué me dedico a escribir? No me pregunto por qué escribo, sino por qué decidí dedicarme a ello. Mario Vargas Llosa compara la definición de un escritor con la solitaria. Dice que la vocación de un escritor es como un parásito que al instalarse en el cuerpo hace que todo lo tengamos que compartir con él. “La vocación literaria es una dedicación exclusiva y excluyente, una prioridad a la que nada puede anteponerse, una servidumbre libremente elegida que hace de sus víctimas –de sus dichosas víctimas– unos esclavos.”
Me dedico a escribir para estar inmersa en todo momento en una actividad lúcida, me digo. Para dejar el espacio necesario a la fantasía y permitir que esta se expanda por completo, y así yo acabar generando, por fin, una historia compleja y completa. Para enfrentarme al abismo de una vocación que ha sido constante a lo largo de mi vida. Para sentir vértigo. Porque para esconderme de mi primer yo y abrazar el segundo es necesario dar libertad al tercero. Para aprender un oficio. Para llegar al precipicio. Para crear criaturas. Para publicar y ser juzgada. Porque hay algo dentro de mi cuerpo, un aura interior que implosiona –o quizá una solitaria que se mueve– que me dice que esto es lo auténtico, lo verdadero.